Archivo de la etiqueta: Publicidad Asturias

¿Qué ver en YouTube?

En el último año he aumentado bastante mi consumo de contenidos en YouTube. Como mucha gente, solía entrar a la plataforma para ver virales, vídeos musicales y alguna web serie, pero poco más (¡el canal de Bittia, por supuesto!).

Apenas estaba suscrito a ningún canal. Esto era debido principalmente a la influencia de los medios tradicionales, obsesionados con un perfil concreto de youtuber (denominación que reciben los autores que suben vídeos a la plataforma) y sus ingresos, un tema recurrente en las noticias relacionadas con YouTube. La idea del chaval haciendo el tonto mientras juega a algún videojuego (gamers) me espantaba y apenas perdía tiempo en ver qué me podían ofrecer

.youtube-logo-full_color

Tratando de superar este cliché comencé a ver contenido de varios de los autores más populares en España y, si bien es cierto que me sorprendió ver una mayor variedad de lo que yo esperaba (no todo son gamers), no dejaba de tener la sensación de que muchos eran esclavos de su público. Si veías sus vídeos más populares y luego los más recientes, observabas como los contenidos de canales completamente distintos en origen comenzaban a asemejarse entre sí, dando la sensación de que habían dado con la tecla para rentabilizar cada uno de sus vídeos, imponiéndose incluso cierta autocensura. Si alguien hacía un vídeo de preguntas de suscriptores, a la semana había otros 100 en otros canales y la originalidad caía en picado.

Evidentemente, esta primera inmersión no fue especialmente satisfactoria pero conseguí mediante búsquedas, vídeos relacionados y artículos en Internet dar con contenidos de interés para mí. Aunque la mayor parte de los vídeos que veo son de humor, he ampliado bastante la variedad de canales a los que estoy suscrito. Aquí dejo algunas (que podrían ser muchas más) de mis recomendaciones:

Nekojitablog

Seguramente sea el canal al que esté más enganchado ahora mismo. Un matrimonio formado por una japonesa y un español afincado en el País del Sol Naciente explica cómo es la vida en Japón, desmontando todo tipo de estereotipos occidentales sobre sus gentes y tradiciones.

nekojitablogLOGO

axelcasas

Llegué hace años a su canal a través de su web serie VHS, llevada más tarde al canal de televisión TNT por la productora El Terrat. La serie, situada en un videoclub, partía de la crítica a una película de serie B como punto de partida de las andanzas del propio Áxel Casas y su amigo Ronquete (habitual en sus producciones). Tanto VHS como sus posteriores proyectos son una fuente inagotable de risas.

Fortfast WTF

Autodenominado “el Iñaki Gabilondo de la botellonada” este youtuber se hizo muy popular por los vídeos donde, micrófono en mano, hacía todo tipo de cuestiones en botellones universitarios. Siguiendo el mismo formato, ha puesto en más de un apuro a jóvenes, mayores, extranjeros o incluso políticos en todo tipo de eventos.

Around The Corner

Aunque no soy muy de maquillarme y no me acabo de combinar bien un body, muchos de sus contenidos (más allá de los típicos vídeos de preguntas y respuestas, tags o challenges de YouTube) me parecen bastante entretenidos y bien editados. Mención especial para los vídeos de DIY (Do It Yourself, Hazlo tú mismo), que me encantan.

Entrena con Sergio Peinado

Sergio Peinado es entrenador personal y sube mucho material para que todos nos pongamos como burros mediante consejos prácticos y una gran de rutinas de pocos minutos que él mismo hace en sus propios vídeos.

Ecce-Loulogio

Loulogio

Aunque Loulogio ganó mucha notoriedad ya hace años en YouTube gracias a sus cómicos doblajes de productos de teletienda (Telemierda Entertaiment) su pasión por el cine y cómics es lo que me ha enganchado a su canal.

Rodrigo Fáez

El periodista asturiano de beIN Sports tiene un vídeo blog de lo más interesante para los amantes del fútbol. Trabajar cubriendo la Copa de Europa durante el pasado curso le ha permitido crear el ‘Diario de Champions’ relatando las experiencias de sus viajes por el Viejo Continente.

rodrigo faez

andro4all

¿No sabes qué móvil Android comprarte? andro4all es famoso por sus completas reviews de terminales con el sistema operativo de Google exponiendo de forma clara y sencilla los pros y contras de cada teléfono.

aNDRO4CILL

Tastemade

Si te gusta la cocina en este canal encontrarás un filón. Existen versiones en inglés y español con recetas y otros contenidos diferentes entre sí.

TASTEMADE

Manifiesto para una publicidad sostenible

A través de Teads TV

El uso cada vez más habitual y extendido de la tecnología de bloqueo de anuncios debe servir de llamada de atención para el sector. Cada vez hay una mayor preocupación entre los usuarios por la privacidad en Internet, los anuncios que se perciben como intrusivos y molestos son el principal motivo para adoptar un bloqueador de anuncios. Esta tendencia, unida a la reducción del rendimiento del sitio web debido a la saturación de anuncios, está dando lugar a un enorme incremento del uso de bloqueadores de anuncios en el mercado. El 25% de los usuarios de Internet de Alemania y el 21% de los del Reino Unido utilizan actualmente la tecnología de bloqueo de anuncios. 

Cronología del bloqueo de anuncios
2002:  Adblock Plus organiza un proyecto de código abierto creado por una comunidad dedesarrolladores dentro del proyecto Mozilla

2006: Adblock Plus empieza a utilizarse en Firefox

Dic 2010: Adblock Plus empieza a utilizarse en Google Chrome 2011: Eyeo es fundada por Till Faida y Wladimir Palant en Colonia, Alemania

Nov 2012: AdTrap acude a Kickstarter para obtener financiación para comercializar su dispositivo en el mercado 

Julio 2013: Se rumorea que Google paga para ser incluida en la “lista blanca” de AdBlock Plus

Oct 2013: Adblock Plus envía una carta abierta a Twitter[ii] Feb 2015:  Financial Times informa de que Adblock Plus incluye a Google, Microsoft, Amazon y Taboola en su lista blanca

Mayo 2015: Los canales de televisión alemanes RTL y ProSiebenSat1 pierden una demanda legal    contra Adblock Plus

Junio 2015: Apple revela que iOS 9 permitirá el bloqueo de anuncios en el navegador Safari de    iPhone

 

REPARTO BLOQUEADORES DE IMÁGENES

La amenaza del bloqueo de anuncios no se limita solo a los formatos display. La publicidad en vídeo se enfrenta también a unas pérdidas de ingresos potenciales enormes. En EE. UU., el 25% del tiempo dedicado a visualizar vídeos en dispositivos de sobremesa quedaba fuera de la posibilidad de monetizarlo con publicidad, según un estudio reciente realizado por Secret Media2. Esta cifra se incrementa hasta el 62% en Alemania, el país de origen de Adblock Plus, el bloqueador de anuncios más popular con un 51% de cuota de mercado.

 

Mapa anuncios bloqueados

Los publishers de medios impresos han ido incorporando cada vez más publicidad digital en sus páginas para compensar las pérdidas en el formato impreso. Los publishers no pueden permitirse perder el 25% de su tiempo de visionado de vídeo sin ingresos publicitarios.

Caída de facturación

Los publishers contraatacan
Los publishers han puesto a prueba tres planteamientos para hacer frente a la adopción de bloqueadores de anuncios:
1) Adoptar medidas legales 2) Educar al usuario 3) Hacer frente a los bloqueadores de anuncios mediante la tecnología Los dos primeros planteamientos han tenido un éxito escaso, y en algunos casos han sido más dañinos que útiles
para los publishers. En Alemania, por ejemplo, se adoptaron medidas legales para disuadir a los usuarios del uso de bloqueadores de anuncios, pero el Tribunal falló en favor del bloqueo de anuncios.

Imagen cuota global de bloqueo

PageFair optó por un enfoque educativo apelando a la conciencia de los usuarios al pedirles que permitieran los anuncios o realizaran una pequeña donación a los publishers. En respuesta, un exiguo 0,33 % de los usuarios de bloqueadores volvieron a habilitar los anuncios y solo 3 usuarios por cada millón optaron por realizar una donación4.
Por otra parte, empresas de tecnología desarrollan y distribuyen métodos para inhibir la tecnología de bloqueo de anuncios, permitiendo que estos vuelvan a aparecer. Estos avances aún no se han puesto en práctica a gran escala y requieren un acuerdo para el reparto de beneficios entre los publishers y los creadores de esta tecnología.
Los publishers son plenamente conscientes de la necesidad de actuar para impedir el incremento de pérdidas a gran escala; sin embargo, su enfoque debe tener en cuenta la causa raíz de la adopción de los bloqueadores de anuncios.

¿Por qué bloquean los usuarios los anuncios?

Los usuarios adquieren la tecnología de bloqueo de anuncios por diversas razones de importancia. Tradicionalmente, la privacidad en el uso y recopilación de datos personales ha sido una de las grandes preocupaciones de los consumidores. Alemania, país de origen de Eyeo, la compañía creadora de Adblock Plus, ha sido siempre un mercado muy sensibilizado con respecto a  la privacidad.
Con la proliferación de anuncios a escala global, evitarlos se ha convertido en el motivo principal para adoptar bloqueadores. Según un estudio realizado por IAB U.K., el 73% de los bloqueadores de anuncios se descargaron porque los usuarios afirmaban que no les gustaban los anuncios que interrumpían su navegación y el 55 % aludieron al diseño molesto de los anuncios como motivo. Más de la mitad de los encuestados (54 %) mencionaron la ralentización del navegador y casi la mitad (46 %) indicaron que el motivo eran los anuncios irrelevantes.

MOTIVOS PARA BLOQUEAR ANUNCIOS

Atraer, en vez de molestar al usuario

Los usuarios adquieren la tecnología de bloqueo de anuncios por diversas razones de importancia. Tradicionalmente, la privacidad en el uso y recopilación de datos personales ha sido una de las grandes preocupaciones de los consumidores. Alemania, país de origen de Eyeo, la compañía creadora de Adblock Plus, ha sido siempre un mercado muy sensibilizado con respecto a  la privacidad.
Con la proliferación de anuncios a escala global, evitarlos se ha convertido en el motivo principal para adoptar bloqueadores. Según un estudio realizado por IAB U.K., el 73% de los bloqueadores de anuncios se descargaron porque los usuarios afirmaban que no les gustaban los anuncios que interrumpían su navegación y el 55 % aludieron al diseño molesto de los anuncios como motivo. Más de la mitad de los encuestados (54 %) mencionaron la ralentización del navegador y casi la mitad (46 %) indicaron que el motivo eran los anuncios irrelevantes5.

El 74 % de los usuarios afirman que la obligación de ver anuncios antes del contenido perjudica su experiencia en Internet6. Ahora que la atención de los usuarios se divide en una ecosfera cada vez más diversificada de contenidos, plataformas y dispositivos, se hace más necesario crear una experiencia publicitaria gratificante.
Hay una línea muy fina entre llamar la atención de manera efectiva y crear experiencias publicitarias excesivamente intrusivas. La solución se encuentra en formatos diseñados para optimizar la experiencia del usuario, que sean efectivos para los anunciantes y lucrativos para los publishers. En lugar de empeorar la experiencia en Internet, deben dejar de utilizarse los sistemas actuales para dar entrada a formatos no intrusivos que promuevan una industria sostenible.

 

La lucha por el usuario: Directrices para atraer, no molestar

  1. Evitar los interstitials y las ventanas emergentes
    Los formatos interstitials y emergentes no deben implementarse en dispositivos móviles, ni tampoco de sobremesa. Estos formatos impiden que el usuario acceda al contenido de los sitios de los publishers. Los usuarios se han acostumbrado a evitar o salir de los anuncios antes de que se pueda crear impacto e internalizar la marca y el mensaje.
    2. Hacer uso de formatos para publicidad en vídeo que se puedan omitir
    La mayoría de los usuarios prefieren los anuncios que se puedan omitir. Datos recientes de Integral Ad Science7 demuestran que menos del 40% de los anuncios de vídeo se ven más allá del umbral de visibilidad de 2 segundos marcado por el MRC. Esto se debe a que los anuncios de vídeo forzosos y que no se puedan omitir (también denominados pre-roll) motivan que los usuarios salgan al encontrarse estos formatos. En muchas ocasiones, quien acaba pagando es el publisher, ya que el usuario prefiere abandonar el contenido antes que verse obligado a consumir el anuncio.
    3. Buscar la posición estratégica de los anuncios y limitar el número de anuncios por usuario
    El exceso de anuncios afecta negativamente al rendimiento de un sitio, lo que se ve agravado por el consumo continuado de contenido por parte de los usuarios en dispositivos móviles. El exceso de anuncios también perjudica a los publishers, pues la atención del usuario se desvía del contenido.
    Los formatos que se integran en el entorno activo, como el outstream (publicidad en vídeo que se integra en un feed de noticias o en un artículo), pueden crear una mejor experiencia para los usuarios.
  2. Utilizar la segmentación contextual para mejorar la relevancia de los anuncios
    Es más probable que los usuarios disfruten de un anuncio de vídeo si está de alguna forma relacionado con el contenido que se está consumiendo. La publicidad contextual es una publicidad en la que la forma y la función del anuncio guardan una estrecha relación con el contenido en el que se integra.
    Los anuncios relevantes con respecto al contexto optimizan el impacto de la marca y el recuerdo del mensaje. También gustan a los publishers, pues los anuncios relevantes no distraen la atención del contenido y los usuarios permanecen vinculados al site.
    5. Adaptar la duración de su vídeo al dispositivo
    El impacto de marca puede ser muy grande en los primeros 10 segundos de un vídeo en los dispositivos móviles, lo cual sugiere que los anuncios cortos para móviles son más efectivos e interrumpen menos al usuario que los de mayor duración9. En los anuncios de 30 segundos, el índice de visualización completa es más de un ⅓ inferior en móviles que en dispositivos de sobremesa10.
    Los usuarios tienen distintas expectativas dependiendo del dispositivo; por lo tanto, los anunciantes verdaderamente sensibles a la experiencia del usuario deben tener en cuenta la diferencia en el comportamiento de consumo entre los dispositivos móviles y de sobremesa.
  3. Optimizar primero para móvil
    El 60% del tiempo dedicado a medios digitales transcurre en dispositivos móviles frente a un 40% en dispositivos de sobremesa11, asimismo los usuarios en dispositivos móviles son más sensibles a la intrusión publicitaria. Solo un 24% de los usuarios tienen una opinión favorable sobre los anuncios en dispositivos móviles12.
    Tanto anunciantes como publishers deben adoptar una estrategia multiplataforma, centrándose primero en el móvil. Esta estrategia no solo optimizará la efectividad, el alcance y la frecuencia de una campaña publicitaria, sino que también garantizará la optimización de los anuncios en las diferentes plataformas para mejorar la experiencia del usuario.
  4. Permitir que el usuario controle el audio en los anuncios de vídeo
    El audio, cuando se usa de manera incorrecta, puede afectar muy negativamente a la experiencia del usuario. El audio opcional es una funcionalidad de los formatos publicitarios que permite a los usuarios controlar el audio al pasar el ratón, hacer clic o hacer tapping en el anuncio. Permitir que los usuarios tomen el control sobre el sonido del anuncio evita que les perturben los formatos de audio intrusivos.
    8. Recopilar los datos del usuario de manera responsable
    El 92% de los usuarios de EE. UU. y el Reino Unido se preocupan por su privacidad en Internet13. Esta preocupación creciente por la privacidad hace necesario que los publishers y los anunciantes recopilen los datos de manera responsable y permitan que los usuarios puedan fácilmente rechazar ser traqueados.
    9.  Tener precaución al introducir anuncios móviles en mercados donde las tarifas de datos son limitadas.

En determinados mercados, como el de Alemania o España, muchos consumidores tienen tarifas de datos limitadas. Los anuncios que consumen gran cantidad de datos pueden hacer que los usuarios se queden sin datos rápidamente. Esto es otro motivo para instalar bloqueadores de anuncios. La segmentación por WiFi puede enmendar este problema, ya que el consumo móvil por WiFi no afecta a sus tarifas de datos.
10. Optimizar la publicidad de vídeo para que atraiga y sea visible
Poner el foco en obtener resultados y rendimientos a corto plazo hace que la industria acabe despreocupándose por la calidad de la publicidad. El tiempo que se dedica a ver anuncios, los parámetros de visibilidad y la medición de engagement deberían ser factores más decisivos a la hora de valorar una campaña. Este enfoque optimizaría el valor para los anunciantes.

 

Demasiadas notas

Por Jaime Poncela

mentecreat

Todos tenemos creatividad, al igual que tenemos un coche, un ojo del culo y diversas opiniones. Pensamos además que nuestras ideas, nuestras opiniones y nuestros coches son mejores que los del resto y que nuestro ojete está más limpio y huele mejor que el de los demás. Pero, claro, eso no es así y hace falta experiencia vital, práctica y algo de modestia para ser capaces de calibrar si todas esas cosas que nosotros tenemos son realmente mejores que las de los demás. Este es en esencia el problema del creativo: dedica cientos de horas a una idea que es como de su familia. La teje, la pule, la limpia, la fija, la defiende y cuando ya cree que esa cosa creada es el no va más de su talento, viene un público en general, un cliente en particular o un un envidioso profesional y le echa por tierra el invento.

La creatividad es un trabajo duro y oscuro que empieza dando palos de ciego con mil intuiciones propias, otras tantas peticiones inconexas del cliente que cree saber lo que quiere pero que no sabe explicarlo, comentarios bobochorras de los compañeros de la oficina y, sobre todo, una férrea determinación de conseguir un producto final original, que cumpla las expectativas del cliente y que sea comercial además de artístico. ¿Siempre se consigue? No. Rara vez el creativo ve como coincide al 100% su idea con la del cliente. El ego de creador se doblega a las necesidades del negocio y trata de hacer de la necesidad virtud consolándose con lo de “pudo haber sido peor”.

Tal vez esta somera descripción de lo que es el trabajo creativo, hecha por alguien ajeno parcialmente a ese trabajo, permita comprender el carácter de los creativos, seres que pueden oscilar entre declaraciones grandonistas y numantinas en defensa de su obra para, a los cinco minutos, quedar desarbolados por un escueto “no lo veo” salido de la boca del cliente que, como es lógico, también piensa que es un gran creativo.

amadeus11

Hay una escena de la película “Amadeus”, de Milos Forman, en la que el emperador sube al escenario a felicitar a Mozart tras el estreno de una de sus óperas. Pero el emperador, que además de representar el poder por antonomasia también se cree en el derecho de juzgar el trabajo de un genio y de bajarle los humos por si se lo tiene demasiado creído, se ve en la obligación de poner su “toque” y le dice a Mozart que a la ópera “le sobran notas”, dejando al compositor entre perplejo e indignado ante una boutade de esas dimensiones proferida desde la regia frivolidad. ¿Demasiadas notas? ¿Se atreve alguien a decirle al mecánico que acaba de reparar su coche que el arreglo tiene “demasiados tornillos”? No. ¿Por qué entonces todo el mundo se cree con derecho a opinar sobre el trabajo creativo y a exigir al autor obras buenas, bonitas y, ojo, baratas, pero que, además, acierten en toda la diana con el gusto de la mayoría ¿Explica todo esto el carácter algo rarito de creadores y diseñadores? ¿Explica su ego superlativo o su inseguridad enfermiza? ¿Explica que casi todos tengan barba? (esto último no cuenta). ¿Explica que no se fíen de nadie pero a la vez tengan la necesidad de la aprobación de todos?

Captura de pantalla 2015-04-14 a la(s) 13.06.32

Bueno, pues todas estas cosas y alguna más nos las cuenta Ángel Heredia, veterano diseñador y creativo, director creativo de Bittia, que contará en la Librería La Buena Letra algunos secretos de la vida del creativo. Ángel responde fielmente al esquema del creativo, es un pura sangre que sufre y disfruta a partes iguales con un trabajo que forma parte de la historia de Bittia.

El día a día en Bittia

Sonia Vázquez Hevia 

Trabajar en una agencia de publicidad es simplemente ¡genial! No hay tiempo para aburrirse y el trabajo nunca es monótono.
Cuando llegas a la oficina por la mañana no sabes si vas a tener que programar una página web, retocar unas imágenes, salir en un spot publicitario o escribir un artículo para el blog…
Aunque soy informática, también he estudiado diseño gráfico, y siempre me ha apasionado el mundo de la publicidad.
Trabajar con profesionales de perfiles tan distintos es muy enriquecedor, sobre todo a la hora de aportar ideas.
El proceso desde que el cliente viene con unas necesidades concretas, nace la idea, se le da forma y, finalmente, se materializa, es muy complejo e intervienen muchas personas:
Desde los creativos, que tienen las ideas, hasta el copy que da forma a los textos, pasando por las ejecutivas de cuentas, que hacen de nexo entre el cliente y la agencia, y las planificadoras de medios, que pactan con los medios de comunicación dónde, cuándo y cómo se publicará la campaña.

about-01

 

No podemos olvidarnos de los comerciales, quienes se encargan de establecer, fomentar y mantener la relación con el cliente, ni de la directora, quien tiene la ardua labor de coordinar a tantos y tan dispares perfiles.
No menos importante es la labor de nuestra administrativa, quien atiende a todo aquel que cruza nuestra puerta o nos contacta por teléfono.
Luego estamos los informáticos… Nosotros nos dedicamos a maquetar y programar (sí, ese montón de líneas de código aparentemente sin sentido, pero eso os lo contaré otro día) las páginas web y las aplicaciones móviles.
Y entre una cosa y otra aún nos queda tiempo para arreglar el mundo, estar al día de la actualidad, defender a los animales y al trigo sarraceno, discutir (esto nos gusta mucho), aprender, ver anuncios (desde que trabajo en Bittia… ¡ya no hago zapping!), comer regaliz, intentar enseñar a programar a nuestro copy (debo decir que con muy poco éxito), fomentar la adopción de gatitos abandonados y beber mucho café para sobrellevar este ritmo tan ajetreado.
Pero, sobre todo, nos queda tiempo para disfrutar de nuestro trabajo y de nuestro día a día. Y eso, se nota.

 

Cinco cosas que me gustan de ser desarrollador web

Por Eduardo M. Cristobal. Desarrollador web de Bittia.

Allá por el año 1998 hice mi primera web: tenía el fondo naranja y muchos, muchos GIFs animados. Era horrible pero me encantó hacerla porque resultó un reto buscar los recursos necesarios, aprender HTML y subir el resultado a Internet (¡cómo costó esto último!).

Pasaron unos años hasta que decidí ser desarrollador web, pero hoy puedo decir que tengo el privilegio de dedicarme a lo que me gusta. Estas son algunas de las razones, ilustradas todas ellas con GIFs en pequeño homenaje a aquella página exageradamente naranja:

Tu trabajo llega a muchísima gente

Es una perogrullada, pero cada vez que subes un proyecto a Internet estás expuesto a la crítica (buena y mala) de mucha gente. Luchas contra el síndrome del impostor (http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%Adndrome_del_impostor): Cada trabajo es un termómetro de lo bien o lo mal que lo estás haciendo, hay una exigencia detrás, un listón que superar.

No te puedes quedar atrás

Seguir día a día la actualidad, tecnologías, tendencias, etc. es una máxima del sector. Aprendes o te quedas atrás. La evolución de Internet es brutal y existen grandes fuentes de información de profesionales de alto nivel. Es de agradecer que trabajadores de BBC expliquen cómo trabajan, por poner un ejemplo. Admiro el talento que tiene la mucha gente que pone a disposición de todo el mundo sus trabajos en Internet, herramientas de gran ayuda para el resto de la comunidad de desarrolladores.

Me gusta dedicar unos minutos al día a revisar todas estas novedades y probarlas: Nunca falta una carpeta de ‘test’ en el ordenador donde poder probar un estilo CSS, un script de jQuery o una clase PHP.

Lo que aprendes de los clientes

Salvo que te dediques a publicar contenidos única y exclusivamente relacionados con el diseño y desarrollo web, la gran mayoría de nosotros solemos trabajar para todo tipo de clientes: particulares,  autónomos, empresas, fundaciones, etc.

Eso te permite conocer mucho mejor la actividad de profesionales ajenos a tu sector y valorar aún más lo que hacen: cuando menos lo esperas te das cuenta de que aquel trabajo, como todo, requiere talento y esfuerzo.

Lo que aprendes de tus compañeros

En Bittia trabajas con un jefe de proyecto que osa ponerle precio en forma de horas a tus preciadas “obras de arte”, un diseñador gráfico que te descoloca aquel dichoso formulario, un responsable de comunicación que te pone pingando en redes sociales, una ejecutiva de cuentas que te pregunta cuándo estará la web que te encargaron esa misma mañana, una responsable de medios que te pide un banner interactivo para ayer… incluso algún comercial del equipo de fútbol rival.

Como ocurre cuando tratas con un cliente, acabas aprendiendo mucho de ellos viéndoles desarrollar su trabajo día a día: para que yo entre en acción alguien tuvo que buscar el cliente, reunirse con él, presentar una propuesta, etc. Hay mucho trabajo colectivo detrás de cada proyecto.

Y por supuesto, también están otros desarrolladores web (¡se os quiere!) con los que trabajas codo a codo (o código con código) y que te ayudan a mejorar compartiendo trucos, opiniones, recursos, etc.

También trabajas solo

Muchas veces ese proyecto en el que estás metido se convierte en “tu” proyecto. Vuelves al primer punto: tu trabajo llega mucha gente. Se convierte casi en una cuestión de orgullo. Quieres asumir la responsabilidad de hacerlo bien y la sensación cuando esto ocurre es magnífica porque nadie más que tú (salvo que vociferes por la oficina, como es mi caso) sabe lo que te ha costado rehacer ese código o maquetar esa página. ¡Bien por uno mismo!

El abuso de tópicos y muletillas en las redes sociales

muletillas

 

A través de Yorokobu POR ISABEL GARZO ( @ISABELGARZO)

¿Quién sería el primero que escribió «un marco incomparable»? Seguro que le pareció una elección acertada, con buena sonoridad y un significado tajante. Cómo iba él a suponer que el abuso de esta expresión terminaría anulando su significado.

Utilizar un tópico, también llamado lugar común, al escribir o hablar equivale a no decir nada, o a decir muy poco en el mejor de los casos. Los ojos de los lectores y los oídos de los oyentes pasan de largo por estas construcciones demasiado trilladas.Frases como «solo se vive una vez» o «rectificar es de sabios» y asociaciones lingüísticas como «claro exponente», «oportunidad única» o «estrecha colaboración» demuestran la pobreza léxica de quien las utiliza.

En el lenguaje digital utilizado por las marcas y los particulares en las redes sociales y otros entornos web (blogs, foros…) podemos encontrar una gran cantidad de nuevos lugares comunes que se han sumado a los tradicionales.

TÓPICOS DE LAS MARCAS EN REDES SOCIALES

– Una marca comparte un evento en Facebook. ¿Qué frase no puede faltar al final de la descripción del mismo? ¡Bingo! El muy manido «¿te lo vas a perder?» o alguna de sus versiones («no te lo pierdas», «que no te lo cuenten»…)

– También es muy frecuente que las marcas apremien a sus seguidores con locuciones del tipo «¿a qué esperas para apuntarte?», «¡no esperes más!»,«¿todavía no te has apuntado?», «¿ya te has registrado?» ¡Qué estrés! Profesionales del marketing: ¿de verdad pensáis que a las personas les gusta sentirse presionadas?

– Sabemos lo que es un enlace y sabemos cómo funciona. Por lo tanto, sobran frases como «descúbrelo aquí» o «toda la información a solo un clic». Una frase pertinente y llamativa seguida del enlace sería más directo y eficaz.

TÓPICOS DE LOS USUARIOS PARTICULARES EN REDES SOCIALES

– Alguien sube una foto a Instagram en la que aparece descansando, y tiene la brillante idea de titularla «el descanso del guerrero». ¡Qué original! Casi tanto como los que, ante una foto en la que salen abrigados, recurren al siempre socorrido «winter is coming».

«El gran día» deja de ser grande cuando empieza a darse cada dos por tres.«Ya queda poco para el gran día», «llegó el gran día», «mañana es el gran día»… ¿Os suena?

– Algunas de las frases exponentes del postureo son «viviendo bien», «no me puedo quejar» o «qué bien me lo monto». También está la opción de, en un alarde de ironía, poner justo lo contario: «vivo fatal», «qué mal me lo monto»o «qué vida más dura».

– Si subes una foto en la que salgas con cualquier otra persona (ya sea amigo, familiar o celebrity) y no se te ocurre pie de foto, no te preocupes. Siempre te quedará la opción de escribir, simplemente, «en buena compañía». No serás el primero.

– ¿Quieres alardear de un detalle que alguien ha tenido contigo? Opta por«regalos que te alegran el día», que así das imagen de persona agradecida. Y nunca nadie lo ha puesto antes.

– A una construcción se le puede reconocer una cierta originalidad hasta que la repiten millones de personas antes. Eso ha pasado con aquello de «tonto no, lo siguiente» (cámbiese «tonto» por cualquier otra palabra). Si alguna vez fue ingenioso utilizarlo, ya no lo es.

– Hay otros muchos lugares comunes que deberíamos sustituir por otras expresiones siempre que podamos si queremos demostrar un léxico rico: «me parto», «darlo todo»…

COMODINES, REPETICIONES Y MULETILLAS

Las palabras comodín son aquellas que, por tener varias acepciones, utilizamos demasiado, a pesar de que en muchos contextos podrían ser sustituidas por otras más exactas. Un ejemplo es la palabra «cosa»: abarca demasiado, y casi siempre que la utilizamos en una frase podríamos en realidad usar otra más concreta.

Te tengo que hablar de una cosa. –> Te tengo que hablar de un asunto.

Han traído una cosa para ti. –> Han traído un paquete para ti.

En el curso nos enseñaron muchas cosas para gestionar mejor las redes sociales. –> En el curso nos enseñaron muchas técnicas para gestionar mejor las redes sociales.

Un verbo comodín es, por ejemplo, el verbo «poner». A menudo puede sustituirse por otro más exacto:

¿Me pones una copa? –> ¿Me sirves una copa?

Pon las pelucas en sus bolsas. –> Coloca/guarda las pelucas en sus bolsas.

Las repeticiones son a veces necesarias para que un texto se entienda, pero en el caso de los textos digitales, que se caracterizan por su brevedad, conviene evitarlas. Para ello, hay que repasar los textos y sustituir las palabras repetidas por sinónimos.

Por último, las muletillas son expresiones que nos sirven para apoyarnos en ellas a la hora de elaborar nuestro discurso. A veces son útiles, sobre todo en el lenguaje oral, pero deberíamos evitarlas en la medida de lo posible en el lenguaje escrito. Dos muy frecuentes son «¿sabes?» y «¿no?» Las muletillas varían según la época. Algunas que están muy de moda en la actualidad son«en plan» o «¿Soy yo, o…?»

– Me miró muy seria. En plan «como no me hagas caso, te enteras».

– ¿Soy yo, o esa actriz se ha hecho algo en la cara?

Hay una gran cantidad de marcadores textuales que podemos elegir para enlazar las ideas de nuestra narración (además, bueno, por tanto, claro, luego, es decir, mira, por otro lado…). Tienen distintos usos (adición, aprobación, llamada…) y, si los variamos en lugar de caer siempre en los mismos, no se convertirán en muletillas.

El Quino de mi vida

Ángel Heredia, director creativo de BITTIA

Esta historia ya la conté otra vez –uno acaba contando siempre las mismas historias–, con algunas variaciones, hará diez años, a propósito de un libro que editó el Ayuntamiento de Gijón sobre el genial dibujante Alfredo Truán (1895-1964).

A mediados de los años 80 un servidor solía bajar tres o cuatro veces por semana desde el barrio de Pumarín hasta la vetusta –y única, por entonces– Biblioteca Pública de Gijón, con la firme intención de estudiar allí lo que no estudiaba en casa, una casa con demasiados hermanos, demasiado ruido y demasiada tele. Demasiadas distracciones.

Normalmente empezaba bien, con ganas. Cogía mi tocho de papeles, ponía la cabeza entre las manos, a modo de orejeras, e intentaba sumergirme en mi particular océano de sabiduría, ayudado por aquel silencio monacal. Así las primeras dos horas. Luego, inexorablemente, las distracciones venían a mí: además de chicas con apuntes, en una biblioteca hay libros. Y los libros tienen algo, un no sé qué, que distrae mucho. Total, que más tarde o, casi siempre, más temprano, me levantaba y me ponía a recorrer anaqueles al azar, deteniéndome sobre todo en libros gordos con fotos o ilustraciones, que exigían menos esfuerzo intelectual.

Fue así como aprendí a distinguir entre dinosaurios saurisquios y ornistiquios por la forma de su cadera y como conocí los hitos fundamentales de la historia del motociclismo hasta Freddie Spencer. También recuerdo una vez que, después de ojear con excesiva atención a los detalles un manual de cirugía plástica y reparadora, me puse pálido y tuve que salir a que me diera el aire. Hubo otra vez que igualmente tuve que salir de la Biblioteca, pero en este caso porque me dio la risa y la gente empezó a mirarme raro, como cuando te da la risa en un funeral. Bueno, en realidad esto de la risa en la biblioteca me pasó al menos dos veces: la última, que recuerde, repasando “Los forrenta años” de Forges. La primera, eso seguro, fue ojeando la antología “Gente en su sitio” (Lumen) de Quino, hoy flamante Premio Príncipe de Asturias 2014 en la categoría de Comunicación y Humanidades.

Siempre quise ser dibujante, aunque apenas lo he conseguido. En aquella época dibujaba a todas horas y en todas partes, compulsivamente. Era bastante malo y sufría de una inseguridad atroz. Al ser necesariamente autodidacta –lo de las clases y los profesores particulares fue un invento del maligno y de la sociedad del bienestar en los 90– aprendía a golpe de ensayo y error. Me negaba a copiar (algo que muchos años después descubrí, por boca de dibujantes profesionales, que es el mejor camino –el único, quizá– para aprender a dibujar) y me preguntaba cosas como si, cuando empiezas a dibujar, por ejemplo, un tigre, tiene que notarse desde el principio que va a ser un tigre y no, por ejemplo, una vaca. Y, como todos los dibujantes imberbes, sufría mucho dibujando manos.

Me deprimía ver lo buenos que eran –que habían llegado a ser– artistas del bocadillo tan diferentes en todo como Moebius-Giraud (dios por encima de todos, aún hoy), Hal Foster, Hugo Pratt… o Quino.

Mafalda, los inicios

Mafalda, los inicios

Lo de Quino fue un caso especial. Aquel Quino rápido y minimalista de Mafalda (ver imagen 1), me daba esperanzas. A ver: aunque era evidente que andaba sobrado de soltura y expresividad –y yo no– los suyos eran unos trazos rápidos, funcionales, muy subordinados al texto (escribir como los ángeles es “el otro” talento inigualable del argentino, como ocurre con todos los grandes humoristas gráficos que en la historia han sido)… Parecía un objetivo, no sé, asequible llegar a dibujar, al menos, como el Quino de Mafalda, el primer Quino que conocí. Nunca –eso sí lo supe, ay, muy pronto– sería Moebius, pero Quino (el de Mafalda)… bueno, podía intentarse. Aún guardo en alguna parte unas cartulinas con unas tiras cómicas que empecé a escribir y dibujar bajo el “síndrome Quino”, aunque justo es aclarar en este punto que tal síndrome resultó ser escasamente contagioso por falta de talento en el cultivo.

Eso, ya digo, fue cuando Mafalda. Con Mafalda me pasa como a mucha gente: la niña en sí me resulta algo repolluda y marisabidilla para sus escasos ocho o diez años, supongo que porque está interpretada por un señor de veinte o treinta años más, los que tuviese Quino entonces. Pero la genialidad –y la necesidad, tal vez hoy más que nunca– de las ideas que expresa, y la forma hilarante y puntiaguda en que lo hace, acabaron dejando su huella en varias generaciones de jóvenes ilusos. Y yo fui uno de aquéllos, a mucha honra.

vida-y-muerte-quino-600x737

Pero eso fue cuando Mafalda. Años después, en la Biblioteca Pública de Gijón, descubriría que Quino el de Mafalda no solo dibujaba a Mafalda. Resulta que, cuando se ponía, cuando no estaba constreñido por el rígido cajón horizontal de las tres o cuatro viñetas para el periódico, el jodío Quino dibujaba como el jodío Leonardo da Vinci (ver imagen 2). Y lo que era aún más asombroso: ese considerable esfuerzo añadido no menguaba ni una ápice la agudeza y gracia de sus textos. ¿Ves cuando vas a dar un paseo en bici con Lance Armstrong (igual tendría que buscar otro ejemplo) y, en una cuesta larga, justo cuando tienes la sensación de que estás consiguiendo apretarle un poco las tuercas, va él y te dice “Taluego”? Pues eso.

No resulta muy original, tal día como hoy, declarar que uno ha disfrutado mucho y durante mucho tiempo con Quino. Es don Joaquín Salvador Lavado Tejón una referencia artística, intelectual y ética necesaria, universal y, seguramente, eterna. Del mismo modo que uno puede recordar, sin esforzarse, escenas y diálogos de pelis de Woody Allen o de Pajares y Esteso, es oír “Quino” y venirse a la memoria un torrente de trazos, escenas y frases, cada una más genial que la anterior. Por eso mismo sufrí tanto, también, con Quino. Porque cuando empezaba a pensar –ya, ya lo sé: qué ingenuo– que algún día podría alcanzarlo dibujando, una sola palabra, una sola perspectiva suya en un dibujo de un libro de la editorial Lumen, como una revelación, me mostró que la distancia era, en realidad, astronómica y que igual debería imponerme objetivos profesionales más humildes, como diseñador gráfico o así.

Imaginaos la distancia ahora, que es Príncipe…