Archivo de la categoría: Webs

Frases que nunca deberías decirle a un informático

Hoy toca hacer una pequeña guía pasivo-agresiva sobre las frases que nunca deberías decirle a un informático, sea cual sea el área en la que trabaje… porque no, no todos los informáticos nos dedicamos a lo mismo.

Al tema:

No funciona”

Así, sin más. Apelando a la ciencia infusa. Algún motivo te ha inducido a pensar que hay algo fallando en tu ordenador pero por alguna extraña razón no puedes describir el problema.

Informático en los momentos previos a ‘obtener’ información de un usuario en apuros.

En ese momento, la tensión se apodera de la situación porque las dos partes sabemos que sólo queda recurrir a un tercer grado para obtener algo de información. Los bates de béisbol, las baterías de coche y, en casos extremos, los discos de Maná son nuestras mejores herramientas.

No sé lo que he hecho”

Usuario exponiendo su problema informático detalladamente.

Pueden pasar dos cosas: que hayas hecho algo sin querer o que nos la estés tratando de colar. Es bastante más fácil mentirle al médico que a un informático, porque podemos saber qué, cómo y cuándo has hecho muchas de las cosas que haces, así que ni lo intentes.

Si tu alma es pura y has actuado de buena fe, lo más probable es que lo único que hayas hecho sea presionar sin querer alguna tecla, como F11 (por eso no te sale la barra de arriba en el navegador) o la del logotipo de Windows (por eso te sale una pantalla con todos los programas).

¿Y cuál es mi contraseña?”

Sería bastante preocupante que yo me supiese tu contraseña.

De todos modos, prueba con tu fecha de nacimiento o 12345.

De nada.

Sí, me he enterado”

Por favor, no le digas eso a un informático mirándole a los ojos. A la cuarta palabra ya estabas pensando si habías apagado la luz del baño antes de salir de casa y ambos sabéis que vas a preguntar lo mismo dentro de dos horas, con idéntico resultado.

¿Tienes un momento?”

Informático manteniendo la entereza a pesar de las contrariedades.

Nos la diga en la calle una extraña pareja de hombres con corbata y camisa blanca de manga corta o nos la suelte en la oficina un usuario con la mirada perdida, en ambos casos sabemos que no nos va a traer nada bueno.

Si hay una regla no escrita es esta: un informático nunca está haciendo nada lo suficientemente importante como para no poder detenerse a solucionar algo que “no funciona” porque “no sabes lo que has hecho”, a deducir tu contraseña o a explicarte algo por tercera vez en ese día.

¿Dónde pongo la dirección de la página?”

En la barra de arriba. Pones la dirección y le das al Enter. Pero no busques la dirección de una página en Google. No, en serio, para. PARA. PARA YA. PARA YA, POR DIOS. NO LE DES A ‘VOY A TENER SUERTE’.

Qué frikis sois los informáticos”

¡Que estamos en el año 2018! El cliché de informático ‘rarito’ es denigrante para un sector que en apenas unas pocas décadas ha cambiado totalmente la sociedad tal y como la conocemos. Como profesionales nos merecemos un respeto, ganado a base de talento y dedicación. Ya basta.

Por cierto, soy Batman.

¿Sabes cómo se hace esto en Excel?”

NADIE sabe cómo hacer eso con Excel.

Anuncios

Día Mundial de Internet

Eduardo Martínez Cristóbal. Desarrollador web/mobile

¡Ay, Red de Redes! Con la tontería ya van unos cuantos años. Quién nos lo iba a decir cuando una página tardaba lo suyo en cargar. Esos sitios en Geocities llenos de GIFs animados puestos con gran gusto. ¡Buah! de aquella hasta Yahoo lo petaba.

La Comic Sans en azul y rosa campaba a sus anchas en un Messenger que, entre zumbido y zumbido, vio pasar a muchos el pavo. Con Napster agonizando entre demandas y eDonkey cogiendo el testigo, desarrollábamos un Síndrome de Diógenes digital que nos hacía descargar música y películas sin filtro alguno y con una calidad más que dudosa.

En el cambio de siglo supimos sobreponernos al Efecto 2000 y a la amplia selección de discos de Nu Metal que teníamos en el KaZaA que, sí, como todo en la época se escribía alternando mayúsculas y minúsculas. Los foros de discusión lo petaban casi tanto como lo había hecho Yahoo años atrás y las grandes mentes de este país comenzaban a dar sus distinguidas opiniones en Internet.

efecto-2000

Mientras Fotolog disfrutaba de su minuto de gloria, alguien en Galicia fundaba rojadirecta y la acabaría liando casi tan parda como los dos del Napster. Sin casi ni habernos enterado ya teníamos cuenta en Facebook y Tuenti, que eran iguales pero no eran lo mismo. Como teníamos Wi-Fi en el teléfono móvil, también nos dimos de alta en eso de Twitter, que primero molaba pero luego resultaba que no. No había challenges ni tags en YouTube porque por no haber casi ni había vídeos. De hecho, ¿qué era YouTube?

Tantos años de estudio, de Rincón del Vago y Wikipedia (R.I.P. Encarta) no podían acabar con nuestras florecientes carreras laborales y eso nos hizo renegar de la cuenta ese_xico_sexy69hotmail.com, que para el Messenger estaba bien pero no era la mejor para labrarse un futuro en InfoJobs y LinkedIn: Tocaba darse de alta en Gmail.

Pasó el tiempo y llegaron los utilísimos teléfonos de 600 a 800 euros que venían con unas cámaras del copón y claro, como a algún sitio había que subir el menos malo de los 200 selfies y la foto de la ensalada de quinoa que comíamos antes de apretarnos una caja entera de Phoskitos, nos hicimos una cuenta en Instagram y otra en Snapchat (los más rápidos) porque con las redes sociales pasa como con los megapíxeles y los filtros de imagen, que cuantos más mejor.

Durante todo este tiempo, no hemos dejado nunca de utilizar MAL el correo electrónico.

Y así estamos, Internet. Feliz en tu día. Día Mundial nada más y nada menos. Muchas felicidades a todos los compañeros que hacen Internet posible a todos los niveles, transmitiendo información, acercando familias separadas por miles de kilómetros… cualquier cosa que haga del Mundo, tanto el real como el digital, un sitio mejor.

Cómo se vende ‘software’ libre y por qué deberías comprarlo

redhat_ad_authentication_sssd

Por Álvaro Hernández. A través de Hoja de Router

“Libre” no es “gratis” y estas empresas luchan día a día por demostrarlo

Aunque en inglés ‘free’ tenga ambas acepciones, que algo sea “libre” no quiere decir que sea “gratis”. Richard Stallman, el padre del movimiento por el ‘software’ libre,  lo ha repetido hasta la saciedad, y algunas compañías se han empeñado en demostrarlo: desarrollar una herramienta ‘open source’ no implica una renuncia a ingresar dinero por el trabajo realizado.

Aunque el código de las herramientas se comparte libremente y cualquiera puede hacer uso de él, hay empresas que persiguen lo que podría parecer una utopía: vender ‘software’ libre y hacer de él un negocio. Siguiendo la estela del gigante Red Hat, firmas españolas como Bitnami o Bitergia han logrado hacerse un hueco en este sector que quiere dejar claro que “libre” no tiene por qué ser “gratis”.

A día de hoy, el mejor ejemplo de lo que podría parecer la gran paradoja del ‘software’ libre es la empresa estadounidense Red Hat. Nacida en 1993, se autoproclama “líder mundial del código abierto” y tiene motivos para ello. No en vano, la compañía  está valorada ya en más de 2.000 millones de dólares, cerca de 1.800 millones de euros al cambio actual.

En realidad, Red Hat y compañías similares no se dedican simplemente a vender ‘software’ libre, sino que van un paso más allá para ofrecer un soporte de calidad por el que los clientes sí están dispuestos a pagar. Al fin y al cabo, el código fuente está disponible, y en función de la licencia cualquiera puede hacer uso de él o incluso mejorarlo libremente. Nadie en su sano juicio pagaría por algo que puede obtener de forma gratuita, a menos que se ofrezca junto a un servicio de mantenimiento y de actualizaciones por el que sí merezca la pena pasar por caja.

Bitnami_logo

“Casi el 95 % de las aplicaciones que tenemos nosotros son ‘software’ libre”, explica a HojaDeRouter.com Daniel López, cofundador y CEO de Bitnami, una compañía española con sede en San Francisco que sigue los pasos de Red Hat en lo que a hacer dinero con el ‘software’ libre se refiere.

La empresa, creada por el sevillano junto a  Erica Brescia en 2004, ofrece  aplicaciones de servidor para desarrollar servicios y plataformas en la nube. El peso de Bitnami es cada vez mayor: más del 50% de las aplicaciones disponibles  en el mercado de Amazon Web Services las han desarrollado ellos, tal y como explica López. Eso sí, todas son completamente gratuitas.

“El 99 % de la gente no nos paga ni nos pagará nunca, y nos parece perfecto”, reconoce el CEO de la compañía. “Pero hay un porcentaje a los que les ofrecemos como servicio la posibilidad de monitorizar su aplicación, de hacer copia de seguridad y de administrarla de una forma sencilla”. Y es ahí donde toca hacer caja.

Bitnami ya cuenta con más de 70 empleados (un tercio en España, otro en San Francisco y otro repartido por lugares como Gran Bretaña, Polonia o India) y López vaticina que, antes de final de año, serán más de un centenar. La empresa lleva tres años duplicando su facturación y en 2013 consiguió cerrar una ronda de financiación de más de un millón de euros que dicen no haber utilizado. “Fue simplemente para tener dentro de la compañía a algunos inversores con los que teníamos ganas de trabajar. Entre ellos, Eric Hahn, uno de los primeros inversores de Red Hat”, cuenta López.

 

Pero no es necesario cruzar el charco para encontrar empresas que hayan hecho de la venta de ‘software’ libre un negocio. Según explica el presidente de la Federación de Asociaciones de Software Libre ( ASOLIF),  David Olmos, se estima que “los ingresos provenientes directa o indirectamente de las tecnologías abiertas suponen más de un 30 % de la facturación del sector TIC” en España.

Sin embargo, la mayoría de los clientes de pago de este tipo de servicios se encuentran en Estados Unidos y en el norte de Europa. Nuestro país no parece haberse acostumbrado aún a pagar por ‘software’ libre. Irónicamente, desde ASOLIF afirman conocer casos de grandes grupos empresariales españoles que acuden a Estados Unidos en busca de una solución de código abierto “porque dicen que no lo encuentran en España, cuando sí que existen empresas que prestan ese servicio”.

El CEO de Bitnami llega a asegurar que su compañía apenas tiene clientes en España. “Ni queremos tenerlos”, sentencia, “porque el modelo que hay aquí en realidad no es el de vender ‘software’ libre, sino que se venden consultorías: en muchísimos casos la Administración o los clientes lo que quieren es que sea gratis”. La situación es distinta en Estados Unidos.

De los 14 clientes de Bitergia, 12 son estadounidenses. Desde Leganés, la compañía ofrece analíticas de los procesos de ‘software’, sobre todo de los relacionados con el ‘software’ libre. Trabajan para instituciones como Wikimedia Foundation o la propia Red Hat y  las herramientas con las que realizan sus métricas son también de código abierto. A pesar de ello, Bitergia ya factura en su cuarto año de vida cerca de 400.000 euros.

bitergia-logo

“Ellos pueden repetir el análisis y eso es un valor añadido”, explica el responsable de desarrollo de negocio y ‘marketing’ de Bitergia, José Manrique. “Por eso creemos que debemos seguir diferenciándonos en el servicio y no en el código”.

Desde la compañía señalan que la principal diferencia entre los contratos estadounidenses y los potenciales clientes españoles es la velocidad de adopción de la tecnología. Mientras que en América todo se reduce a que el precio del servicio se ajuste al presupuesto y a probar su utilidad durante los primeros meses, en España “el proceso es mucho más burocrático”, comenta Manrique.

 

INDEPENDENCIA

 

Más allá de las dificultades del mercado patrio a la hora de hacer dinero con el ‘software’ libre, cabe preguntarse qué ganan los clientes que deciden poner su dinero en el ‘open source’. “Las empresas son conscientes de que contratar licencias de ‘software’ sin servicio asociado no les aporta valor añadido”, corrobora David Olmos. Además, contar con herramientas de código abierto les permite disfrutar de algo más:  la independencia.

“Básicamente, el mejor argumento viene relacionado con que no tienes ninguna atadura tecnológica con el proveedor”, cuenta Manrique. “Si dentro de dos años Bitergia no existe, la tecnología que hemos hecho estará ahí para que la gente la use”.

 

Así, quienes hayan pagado por las métricas de la empresa española no se encontrarán con una herramienta obsoleta y desprovista de actualizaciones, sino que tendrán entre sus manos un código gratuito que podrán utilizar siempre que quieran y mejorar a su antojo. “Es un doble riesgo, pero también es una baza con la que juegas: alguien muy bueno puede llegar y mejorar lo tuyo. Es una ventaja que tiene el comprador: no está atado a nadie en concreto”, concluye el portavoz de Bitergia.

Mirando al futuro, todo apunta hacia un prometedor panorama en el que el ‘open source’ no solo no sea un bicho raro (desde ASOLIF Olmos explica que “más del 90 % de las ‘startups’ tecnológicas que se crean lo hacen en torno a tecnologías abiertas”), sino en el que pagar por él sea habitual. “Eso a lo mejor era un problema hace una década”, rememora Daniel López. “A día de hoy, yo lo veo al revés: la gente a nivel de infraestructuras quiere ‘software’ libre”.

¿Una tienda online? Lo que hay que saber

Eduardo Martínez Cristóbal. Desarrollador web/mobile

Una de las especialidades de Bittia es el desarrollo de tiendas online. Muchos son los clientes que han confiado en nuestro trabajo y que han implementado este servicio en sus páginas web. Sin embargo, y sin dudar de los beneficios que reporta este modelo de comercio, es importante llegar al punto de tomar la decisión de crear una tienda online con unas cuantas ideas claras. Aquí se resumen algunas que pueden ser utilidad.

Antes de empezar

Existen varios puntos fundamentales a tener en cuenta antes de iniciar el desarrollo de una tienda en línea que sirvan para asentar las bases del proyecto.

Actualmente, existe un error muy extendido al pensar que una tienda en línea requiere menos tiempo y esfuerzo que una tienda física, cuando más bien es lo contrario, ya que hay que tener en cuenta aspectos como los horarios, los envíos o la asistencia.

Los pilares fundamentales sobre los que sostener una tienda en línea son, además de la calidad del producto (obviamente), la transparencia de cara al cliente, la facilidad para comprar y la presencia en Internet de nuestra tienda.

Competencia

Evidentemente, el primer paso debe ser conocer si hay alguien que ya vende a través de Internet nuestro producto. Comprobar quién (recurriendo a su asistencia técnica o contacto comercial, por ejemplo) y cómo lo hace (leyendo sus condiciones de venta, viendo sus promociones, añadiendo productos al carrito o realizando una pequeña compra, por ejemplo) es una buena forma de saber con qué encontrarnos, encontrar ideas y buscar puntos fuertes y débiles en los que basar nuestra página.

TIENDA ON LINE 1

Métodos de envío

El envío de los artículos es un punto fundamental a tener en cuenta en una tienda en línea. El cliente siempre espera un servicio rápido y seguro por lo que es indispensable definir muy claramente los métodos y tiempos de envío, así como las condiciones de devolución.

Hoy en día muchas agencias de transporte ofrecen servicios express de 24/48 horas a precios asequibles con precios que varían según destino y peso.

Es recomendable escoger el transportista antes de comenzar a desarrollar la página a fin de poder escoger la mejor solución para la web que vayamos a crear.

Métodos de pago

Del mismo modo que una página requiere de un buen servicio de envíos, ésta debe ofrecer al cliente la posibilidad de pagar a través de los métodos más habituales.

PayPal y una pasarela de pagos (Terminal de Punto de Venta, TPV) contratada a través de nuestra entidad bancaria son las formas más habituales de recibir cobros.

Si bien darse de alta en PayPal es relativamente fácil y rápido, la solicitud y alta de un TPV virtual se puede demorar días o incluso semanas dependiendo de la entidad bancaria, por lo que es recomendable realizar los trámites a la mayor brevedad posible.

Cada entidad bancaria utiliza una pasarela de pagos distinta, por lo que la programación del TPV variará en función de con quién contratemos el servicio. Así, al igual que con los métodos de envío, es importante definir previamente quién nos da el servicio de cara a escoger la mejor solución para nuestra web.

Otros métodos de pago podrían ser el pago contra reembolso, el cual se gestionaría a través de la agencia de transportes, o la transferencia bancaria, facilitando al usuario un número de cuenta donde realizar el pago del pedido.

En cualquier caso, es importante que el método de pago resulte reconocible y fiable para el usuario para evitar que éste recele ante una posible página de fraude.

TIENDA ON LINE 2

Condiciones de compra y Condiciones de envío y devolución

Definir muy claramente cuáles son las condiciones en las que el cliente compra y recibe el pedido ahorrará muchos conflictos con él y ayudará a afianzar una imagen de transparencia a nuestro negocio en Internet.

Contacto

Muchos clientes potenciales tienen como práctica habitual ponerse en contacto con la tienda en línea simplemente para ver que hay alguien ‘detrás’.

Facilitar varios métodos de contacto y dar una respuesta rápida a través de ellos permitirá a los clientes resolver sus dudas. Facilitar un teléfono y una cuenta de Skype (indicando en ambos casos unos horarios de atención para evitar malos entendidos)  así como una dirección de correo electrónico son las mejores vías de comunicación.

Facilitar también datos como el CIF o la dirección fiscal de la empresa puede ser importante para aumentar la seguridad del cliente en nuestra empresa.

TIENDA ON LINE 3

Puesta en marcha

Una vez que ya hemos sentado las bases de nuestra tienda en línea, comienza el proceso de desarrollo y puesta en marcha.

Catálogo

La presentación de nuestros productos es fundamental. Un buen nombre y una buena descripción pueden ayudarnos a posicionar mejor nuestra tienda en Internet. Múltiples imágenes de buena calidad permitirán al cliente comprobar mejor la calidad del producto. Facilitar datos técnicos, en el caso de que los hubiera, o incluir productos relacionados con el que se esté consultando en ese momento son otros puntos favorables.

Presencia en Internet

Que nuestra tienda esté en Internet no implica que la gente sepa que nuestra tienda exista. A fin de llegar a un buen número de clientes potencias sin fiarlo todo a las búsquedas que éstos hagan en los buscadores; podemos darnos de alta en comparadores de precio.

Los comparadores de precio dan servicios, por lo general gratuitos, a tiendas en línea. Sincronizando nuestro catálogo con el suyo, facilitándoles periódicamente los productos, descripciones y precios de éstos, podremos conseguir accesos a nuestra página desde otras páginas.

Otra opción es recurrir a pagar por publicitarse en buscadores, siendo la opción más extendida Google Adwords. Google nos cobrará un importe por cada clic que hagan en nuestra publicidad, dependiendo el coste de los términos de búsqueda por los que queramos aparecer.

Las redes sociales nos sirven tanto para promocionarnos como para conseguir un feedback de forma rápida y barata. Facebook, Twitter o Instagram son las plataformas más populares y otras con Pinterest también pueden resultar interesantes para darnos a conocer.

Dado que cada red cuenta con su propia idiosincrasia, es recomendable adaptar el lenguaje y los contenidos a cada una de ellas, evitando en la medida de lo posible duplicar contenidos.

Llevar a cabo acciones promocionales (ofertas, descuentos, regalos, concursos, etc.) tanto en nuestra web como en nuestras cuentas en redes sociales debe ser siempre una opción a tener en cuenta.

Cinco cosas que me gustan de ser desarrollador web

Por Eduardo M. Cristobal. Desarrollador web de Bittia.

Allá por el año 1998 hice mi primera web: tenía el fondo naranja y muchos, muchos GIFs animados. Era horrible pero me encantó hacerla porque resultó un reto buscar los recursos necesarios, aprender HTML y subir el resultado a Internet (¡cómo costó esto último!).

Pasaron unos años hasta que decidí ser desarrollador web, pero hoy puedo decir que tengo el privilegio de dedicarme a lo que me gusta. Estas son algunas de las razones, ilustradas todas ellas con GIFs en pequeño homenaje a aquella página exageradamente naranja:

Tu trabajo llega a muchísima gente

Es una perogrullada, pero cada vez que subes un proyecto a Internet estás expuesto a la crítica (buena y mala) de mucha gente. Luchas contra el síndrome del impostor (http://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%Adndrome_del_impostor): Cada trabajo es un termómetro de lo bien o lo mal que lo estás haciendo, hay una exigencia detrás, un listón que superar.

No te puedes quedar atrás

Seguir día a día la actualidad, tecnologías, tendencias, etc. es una máxima del sector. Aprendes o te quedas atrás. La evolución de Internet es brutal y existen grandes fuentes de información de profesionales de alto nivel. Es de agradecer que trabajadores de BBC expliquen cómo trabajan, por poner un ejemplo. Admiro el talento que tiene la mucha gente que pone a disposición de todo el mundo sus trabajos en Internet, herramientas de gran ayuda para el resto de la comunidad de desarrolladores.

Me gusta dedicar unos minutos al día a revisar todas estas novedades y probarlas: Nunca falta una carpeta de ‘test’ en el ordenador donde poder probar un estilo CSS, un script de jQuery o una clase PHP.

Lo que aprendes de los clientes

Salvo que te dediques a publicar contenidos única y exclusivamente relacionados con el diseño y desarrollo web, la gran mayoría de nosotros solemos trabajar para todo tipo de clientes: particulares,  autónomos, empresas, fundaciones, etc.

Eso te permite conocer mucho mejor la actividad de profesionales ajenos a tu sector y valorar aún más lo que hacen: cuando menos lo esperas te das cuenta de que aquel trabajo, como todo, requiere talento y esfuerzo.

Lo que aprendes de tus compañeros

En Bittia trabajas con un jefe de proyecto que osa ponerle precio en forma de horas a tus preciadas “obras de arte”, un diseñador gráfico que te descoloca aquel dichoso formulario, un responsable de comunicación que te pone pingando en redes sociales, una ejecutiva de cuentas que te pregunta cuándo estará la web que te encargaron esa misma mañana, una responsable de medios que te pide un banner interactivo para ayer… incluso algún comercial del equipo de fútbol rival.

Como ocurre cuando tratas con un cliente, acabas aprendiendo mucho de ellos viéndoles desarrollar su trabajo día a día: para que yo entre en acción alguien tuvo que buscar el cliente, reunirse con él, presentar una propuesta, etc. Hay mucho trabajo colectivo detrás de cada proyecto.

Y por supuesto, también están otros desarrolladores web (¡se os quiere!) con los que trabajas codo a codo (o código con código) y que te ayudan a mejorar compartiendo trucos, opiniones, recursos, etc.

También trabajas solo

Muchas veces ese proyecto en el que estás metido se convierte en “tu” proyecto. Vuelves al primer punto: tu trabajo llega mucha gente. Se convierte casi en una cuestión de orgullo. Quieres asumir la responsabilidad de hacerlo bien y la sensación cuando esto ocurre es magnífica porque nadie más que tú (salvo que vociferes por la oficina, como es mi caso) sabe lo que te ha costado rehacer ese código o maquetar esa página. ¡Bien por uno mismo!

¿Una nueva web? (Por qué Flash está quedando en desuso)

imagesCA1UDRVW

Eduardo Martínez Cristobal. Desarrollador web en BITTIA

Todos los cambios se nos ponen cuesta arriba, aunque hay unos que nos resultan más difíciles de asumir que otros. Nos puede costar más o menos cambiar de coche, de televisor, de ordenador, de teléfono móvil… pero ya hemos asumido que los aparatos  tienen esa “obsolescencia programada” de la que tanto se habla y que nos obliga a cambiarlos. Y ya que este concepto ha entrado en nuestra forma de vida ¿por qué no asumimos también que las páginas web se quedan anticuadas?

Cada vez que en una agencia de publicidad sugerimos a un cliente que renueve su web cumplimos la misma función que cuando  el mecánico recomienda a su cliente que cambio los neumáticos: por seguridad, ahorro y comodidad. Una web anticuada y poco atractiva es la peor carta de presentación para cualquier empresa. Las webs envejecen mal, sobre todo  las que han sido creadas con Flash, una herramienta en desuso que es un lastre para nuestra página y nuestra empresa.

Estas son algunas razones para cambiar de web.

El auge de HTML5 y otros estándares Web, unido a las desventajas hace que, paulatinamente, la caída del número de sitios Web desarrollados en Flash vaya cayendo año a año.

Compatibilidad con dispositivos móviles

iOS, el sistema operativo que utiliza Apple en sus iPhone, iPad y iPod, y Android, el otro sistema utilizado por una amplia mayoría de los principales fabricantes de tablets y móviles, no dan soporte a Flash.

Esto implica que, salvo que el usuario haya instalado un programa de terceros en su teléfono o tableta, no podrá ver una Web o película en Flash.

Peores búsquedas

La gran mayoría de las visitas a una Web se realizan a través de un buscador (Google, Bing, Yahoo!, etc.).

Cuando un buscador entra en nuestros sitio Web trata de leer y recopilar la información que contiene (noticias, secciones, imágenes…)

Si una Web es creada en Flash, los buscadores leen mucha menos información, perdiéndose gran parte de ella por el camino, lo que acaba redundando en peores resultados de búsqueda y en la caída de potenciales visitas.

Estadísticas

Del mismo modo que los buscadores no pueden acceder a toda la información del sitio, las aplicaciones que recopilan estadísticas de nuestro sitio Web tampoco pueden ofrecernos información precisa sobre lo que nuestros visitantes hacen en nuestra Web.

Velocidad de carga

Las páginas en Flash son, en general, más pesadas que otro tipo de páginas. Algunos buscadores como Google valoran la velocidad de carga de una Web con el fin de mostrarla en una mejor o peor posición en los resultados de búsqueda.

Mantenimiento

Generalmente, actualizar una página en Flash lleva más tiempo que otro tipo de páginas: A más tiempo mayores costes.

Otros  temas técnicos que no le interesan a (casi) nadie…

Flash  no es un formato estándar

Flash pertenece a una empresa llamada Adobe, que es quién toma las decisiones respecto al producto. Cualquier decisión sensible que tomase la compañía tendría consecuencias en todas las páginas desarrolladas en Flash.

Flash necesita ser instalado

Si queremos visualizar una Web en Flash debemos instalar un plugin, que es, básicamente, un añadido que se instala en nuestro navegador (Internet Explorer, Firefox, Opera, Safari, etc.).

Google Chrome ya cuenta con una versión preinstalada.

Flash hace sudar al ordenador

El consumo de memoria y procesador que hace es bastante grande. Los dispositivos más antiguos, con menos prestaciones o menos cuidados podrían ralentizarse cargando páginas en Flash.

Informar sobre los éxitos

Contar lo que se ha hecho bien y que esa narración sea ajustada a la realidad, es uno de los valores de la comunicación. En este caso nos referimos al trabajo realizado por BITTIA para 360 Rango Digital, la empresa que desarrolla desde hace tres años un proyecto tan innovador como Esquelas de Asturias, una web centrada en los servicios funerarios y cuyo éxito se basa en la sencillez de su uso, el valor añadido de los servicios que ofrece y el hecho de haber abierto un nicho de mercado arriesgado, pero innovador. Esquelas de Asturias permite obtener información rápido y fiable de las esquelas y eventos funerarios que se producen en toda Asturias pero, además, ofrece al usuario la posibilidad de enviar condolencias a la familia del difunto en tiempo real, además de un detalle floral sin necesidad de salir de su casa. Los familiares del finado reciben esos pésames en un formato digno y que puede ser conservado para siempre en un libro de condolencias. Además, la empresa envía a quienes lo deseen un correo electrónico en el que avisa con tiempo de la proximidad del aniversario del fallecmiento.

Todas estas aportaciones han dado como resultado un tercer aniversario de actividad con unas cifras de acogida entre los internautas que Rango Digital quiso dar a conocer ante los medios de comunicación asturianos con la ayuda del departamento de comunicación de BITTIA. Y como contar la verdad es la manera más efectiva de comunicar  y conseguir eco, la pequeña campaña de difusión realizada por nuestra empresa tuvo un enorme éxito con reflejo en la mayor parte de los medios de comunicación del Principado, así como en medios digitales de mayor alcance.

Nuestro trabajo consistió en enviar una nota de prensa en la que se glosaban los principales datos que avalan el crecimiento de la página:

Desde 2010, Esquelas de Asturias se mantiene de manera ininterrumpida entre las  cinco webs más buscadas de Asturias, llegando a alcanzar cifras en los buscadores que superan a las de Facebook. Las cifras apuntan que la web de Esquelas de Asturias experimentó  un aumento de las búsquedas de  un 1.500% desde enero de 2010 frente al 650% de Facebook. Ya en su primer año de actividad, Esquelas de Asturias fue la página más buscada en Asturias.

Esta dinámica se mantiene. Durante todo el año 2012 la página fue la tercera más buscada después de la información del tiempo y de Facebook. En los últimos tres meses se mantuvo esta misma clasificación. En los últimos 30 días, Esquelas de Asturias es la segunda más buscada y la primera en los últimos siete días

La buena acogida de la web ha sido una constante desde la puesta en marcha de esta herramienta que pretende aplicar las ventajas de Internet y las redes sociales a las necesidades de quienes se ven en la necesidad de recurrir a los  servicios funerarios. La traducción en cifras es la siguiente.

Visitas: 8.389.053 de 142 países,

Páginas vistas: 58.647.146 páginas,

Esquelas: se han publicado 31.000.

Pésames: se han entregado 185.047.

Flores: se han gestionado más de 3.800 encargos florales en las capillas ardientes de toda Asturias.

El servicio que presta www.esquelasdeasturias.com desde hace tres años se ha ido extendiendo a las principales funerarias del Principado, permitiendo que cualquier persona pueda, con el simple uso de un ordenador o un teléfono móvil, acceder de manera inmediata a toda la información que necesita sobre un deceso, enviar un pésame o un detalle floral.

En 2012 se creó un canal de comunicación directa con los visitantes gracias al chat de la página. Además, se ha dado respuesta a más de 1.000 mails enviados a través de la sección de contacto de la web y se han abierto cuentas en Facebook y  Twitter ampliando así la capacidad de comunicación e información entre redes de personas conocidas.

 Desde julio del año pasado la página cuenta con una versión reducida de la misma, www.esquelasdeasturias.mobi,  preparada para todos los sistemas operativos actuales del mercado y que facilita la consulta desde los móviles, tabletas o Ipads.

La información de las funerarias cuenta ya, en algún caso, con la posibilidad de visitas virtuales a las mismas. El sistema permite además el envío de avisos de aniversario, de agradecimientos y la posibilidad del Libro Digital para las familias que así lo deseen.

La nota se planteó en un lengua directo y respaldando todas sus afirmaciones con datos, un elemento que es fundamental a la hora de atrater la atención de los informadores. Es legítimo “vender” los éxitos de una iniciativa empresarial, pero debe hacerse con sinceridad, sencillez y datos. Los brindis al sol sin respaldo alguno no captan el interés de los medios de comunicación y suelen tener el efecto contrario del que se busca. en este caso han jugado a favor dos factores: la peculiaridad del servicio que se presta y la enorme aceptación pública que avalan las cifras de visitantes a la web.

El resultado final fue la aparición en los siguientes medios