Archivo de la categoría: Opinión

¿Pero qué es lo que hace sufrir (y disfrutar) tanto a la gente creativa?

A través de Yorokobu por GONZALO TOCA

Enlace directo al artículo en Yorokobu 

15 MARZO 2016

Todos decimos admirar la creatividad y, sin embargo, todos la castigamos de forma implacable cuando cuestiona nuestras creencias. Odiamos la incertidumbre cuando no la provocamos nosotros. Por eso, la sociedad da tantas veces con la puerta en la cara a los creativos y los obliga a superar una educación donde se premian la imitación, la uniformidad y la memorización, y se penalizan la intuición, la individualidad y la diferencia. Los comportamientos distintos y dispersos deben ser corregidos.  Ellos deben ser corregidos. Y pronto.

A los psicólogos estadounidenses Valina Dawson y Erik Westby se les ocurrió en 1995 la genial idea de cruzar los datos de los alumnos creativos de una clase y los de los favoritos de los profesores. Entonces descubrieron que los maestros dicen admirar la creatividad, pero prefieren a los niños obedientes. Se comportan como los jefes que esos mismos niños encontrarán cuando tengan que trabajar. El mensaje que reciben desde la infancia es claro: el reconocimiento y la estima de la autoridad dependen de la habilidad con la que ejecutemos sus órdenes. Nos pagan para pensar, no para discrepar.

creatividad1-e1418248074748

A pesar de eso, los adultos innovadores son, por lo general, unos niños crecidos que, aunque pasan los años y las décadas, nunca han dejado de jugar e imaginar muchas veces de forma completamente estrambótica colores, objetos, ideas, sabores y hasta sus propias vidas. En el libroWired to Create, los autores destacan este juego perpetuo como una de las diez grandes características de las personas creativas —en las que está inspirado este reportaje— y dan la voz de alarma. ¿Por qué?

Los colegios han limitado progresivamente el tiempo dedicado a jugar y los padres, cada vez más ocupados, les han añadido actividades extraescolares a los niños donde no hay espacio para fantasear con otros mundos posibles, que es el germen del pensamiento crítico. La vida, y sobre todo el trabajo, es algo muy serio, se dicen los padres, y la fantasía y el placer se reservan únicamente para el ocio (donde, en realidad, les esperan nuevas obligaciones). Nunca tienen tiempo para jugar; por eso nunca tienen tiempo para crear.

 

Ensimismados

Existe otro aspecto con el que los creativos disfrutan y que también pone en guardia a padres, jefes y profesores: su inagotable capacidad para soñar despiertos. Hablamos de una especie de conexión con el monólogo interior de sus pensamientos y emociones que les permite, sin prisa y sin presión, asociar libremente ideas, buscar enfoques distintos para sus problemas, dar sentido a sus vidas (necesitan imaginar una narrativa que les ayude a explicar quiénes son y qué han venido a hacer a este mundo), planificar el futuro o asimilar experiencias y sensaciones nuevas.

Todo ello se produce en soledad, un aspecto de sus vidas que cultivan en medio de una sociedad híperconectada y obsesionada con la pertenencia al grupo. No tardarán en levantar sospechas y escuchar diversas variaciones de «¿Te crees mejor que los demás?», «¿Tiene su hijo problemas de integración? » o «¿Por qué le das tantas vueltas a todo?».

CREATIVIDAD 1

El peculiar monólogo interior al que nos referimos no tiene por qué ser siempre placentero. Es perfectamente posible que la solución a un problema resulte traumática, que fantasear sobre sus vidas los lleve a la frustración cuando regresan a la realidad o que las experiencias y las sensaciones con las que conecten les provoquen dolor y angustia.

También es importante tener en cuenta que este ensimismamiento se parece al despiste o la falta de atención, y que está muy lejos de serlo. De hecho, las narrativas sobre quiénes son y qué están destinados a conseguir son estímulos fundamentales para que los creativos no pierdan la confianza en sí mismos, venzan a la adversidad e intenten hacer realidad ese destino imaginario.

Los creativos se enfrentan a un mundo que, por lo general, les niega su reconocimiento y a veces también el cariño durante años (¿Te crees especial? ¡Tú no eres especial! ¡Todos somos especiales!). En estas circunstancias, no es extraño que se instalen, como un ruido intermitente en sus vidas, las dudas sobre su talento y originalidad, el miedo a no obtener nada a cambio de su esfuerzo y la angustia que les produce que sus seres queridos vivan preocupados por ellos o que ellos mismos estén exponiendo a sus familias a sacrificios innecesarios por puro narcisismo (¿Tengo derecho a vivir de mi vocación si me impide pagar una buena educación a mis hijos?).

Poner orden en sus emociones, experiencias e ideas es una función igual de importante que la de construir narrativas estimulantes. Los creativos suelen ser personas hipersensibles y especialmente abiertas a probar cosas distintas y eso quiere decir que perciben con más matices e intensidad las situaciones cotidianas, que suelen empatizar más con el resto (o proyectarse sobre ellos inventándose historias y creyendo que los entienden) y que buscan experiencias nuevas que les descubran sensaciones desconocidas. Dicho de otra forma, necesitan mucho tiempo para ordenar sus emociones, experiencias e ideas, porque tienen muchísimas emociones, experiencias e ideas que ordenar.

Una pregunta interesante es cómo, con esta orgía perpetua de excitación, curiosidad y depresión que les despierta la vida, consiguen llevar a cabo un proyecto innovador de principio a fin. La respuesta sencilla es que muchos no lo consiguen y que algunos dejan de poder hacerlo. Un ejemplo de lo primero es esos escritores que nunca terminan de publicar su primer libro, y un ejemplo de lo segundo lo encontramos en esos grupos de música que se echan a perder. Es discutible que tanto en un caso como en el otro se les pueda seguir considerando creativos, porque la creatividad es una actividad, no una capacidad. Los alpinistas son los que suben montañas, no los que pueden subirlas ni los que sueñan con subirlas.

creativity-70192_960_720

Los que tienen éxito

Las personas que consiguen materializar los proyectos que soñaron lo hacen por tres habilidades distintas: visión estratégica, pasión y capacidad para convertir los estacazos de la adversidad en motivación para seguir adelante.

Se necesita visión estratégica para diseñar un plan ordenado y lo suficientemente flexible para que su voraz curiosidad y vaivenes emocionales no les impidan concretar sus ideas. Si tiene en la cabezael embrión de una novela o una aplicación móvil novedosa, lo primero que hace una persona creativa es acariciar su belleza, obsesionarse con ella, chapotear en su talento y buena suerte, asustarse con la posibilidad de que alguien se la quite y buscar una estrategia que le permita desarrollarla y darla a conocer antes que nadie. Cada vez son más los que utilizan dos técnicas: la meditación, para concentrarse mejor y reducir su implacable autocrítica; y el cultivo del placer no solo por la creación sino por el —mucho menos emocionante— proceso creativo.

La pasión es la furia que arrastra a los innovadores a obsesionarse con dominar la técnica en la que quieren aportar algo original, la que genera el estado orgásmico de flow que aflora en sus pechos cuando dan a luz la idea, la que impide que se desenamoren de ella en los momentos de tedio y frustración que exige la ejecución de cualquier novedad que merezca la pena y la que los empuja a que la principal vara de medir no sea lo que consiguen los demás, sino la meta que ellos se habían marcado.

La tercera habilidad es, como decíamos, convertir los estacazos de la adversidad en motivación para seguir adelante. Los que no dejan de crear durante toda la vida lo hacen no solo porque las dudas que albergan sobre sí mismos, los portazos en la cara o la intensidad de las emociones extremas no han podido con ellos, sino también porque han utilizado esas dudas, esos portazos y esas emociones traumáticas para convencerse de que han venido a aportar algo único, algo importante, algo que merece ser tenido en cuenta y que, tarde o temprano, se terminará apreciando.

Quizás lo más misterioso de las personas creativas no sea ni la fuente de su inspiración ni su manera de surfear —o de ahogarse ocasionalmente— en la adversidad, los grandes planes o las pasiones extremas. Lo más fascinante es la forma en la que resurgen y sienten sus pensamientos y sus emociones, por dolorosas o alegres que sean, como un continente por explorar, por imaginar, por intuir. Son los exploradores de un pequeño planeta… y ese planeta no es otro que su mirada. Una mirada de infinita curiosidad.

Manifiesto para una publicidad sostenible

A través de Teads TV

El uso cada vez más habitual y extendido de la tecnología de bloqueo de anuncios debe servir de llamada de atención para el sector. Cada vez hay una mayor preocupación entre los usuarios por la privacidad en Internet, los anuncios que se perciben como intrusivos y molestos son el principal motivo para adoptar un bloqueador de anuncios. Esta tendencia, unida a la reducción del rendimiento del sitio web debido a la saturación de anuncios, está dando lugar a un enorme incremento del uso de bloqueadores de anuncios en el mercado. El 25% de los usuarios de Internet de Alemania y el 21% de los del Reino Unido utilizan actualmente la tecnología de bloqueo de anuncios. 

Cronología del bloqueo de anuncios
2002:  Adblock Plus organiza un proyecto de código abierto creado por una comunidad dedesarrolladores dentro del proyecto Mozilla

2006: Adblock Plus empieza a utilizarse en Firefox

Dic 2010: Adblock Plus empieza a utilizarse en Google Chrome 2011: Eyeo es fundada por Till Faida y Wladimir Palant en Colonia, Alemania

Nov 2012: AdTrap acude a Kickstarter para obtener financiación para comercializar su dispositivo en el mercado 

Julio 2013: Se rumorea que Google paga para ser incluida en la “lista blanca” de AdBlock Plus

Oct 2013: Adblock Plus envía una carta abierta a Twitter[ii] Feb 2015:  Financial Times informa de que Adblock Plus incluye a Google, Microsoft, Amazon y Taboola en su lista blanca

Mayo 2015: Los canales de televisión alemanes RTL y ProSiebenSat1 pierden una demanda legal    contra Adblock Plus

Junio 2015: Apple revela que iOS 9 permitirá el bloqueo de anuncios en el navegador Safari de    iPhone

 

REPARTO BLOQUEADORES DE IMÁGENES

La amenaza del bloqueo de anuncios no se limita solo a los formatos display. La publicidad en vídeo se enfrenta también a unas pérdidas de ingresos potenciales enormes. En EE. UU., el 25% del tiempo dedicado a visualizar vídeos en dispositivos de sobremesa quedaba fuera de la posibilidad de monetizarlo con publicidad, según un estudio reciente realizado por Secret Media2. Esta cifra se incrementa hasta el 62% en Alemania, el país de origen de Adblock Plus, el bloqueador de anuncios más popular con un 51% de cuota de mercado.

 

Mapa anuncios bloqueados

Los publishers de medios impresos han ido incorporando cada vez más publicidad digital en sus páginas para compensar las pérdidas en el formato impreso. Los publishers no pueden permitirse perder el 25% de su tiempo de visionado de vídeo sin ingresos publicitarios.

Caída de facturación

Los publishers contraatacan
Los publishers han puesto a prueba tres planteamientos para hacer frente a la adopción de bloqueadores de anuncios:
1) Adoptar medidas legales 2) Educar al usuario 3) Hacer frente a los bloqueadores de anuncios mediante la tecnología Los dos primeros planteamientos han tenido un éxito escaso, y en algunos casos han sido más dañinos que útiles
para los publishers. En Alemania, por ejemplo, se adoptaron medidas legales para disuadir a los usuarios del uso de bloqueadores de anuncios, pero el Tribunal falló en favor del bloqueo de anuncios.

Imagen cuota global de bloqueo

PageFair optó por un enfoque educativo apelando a la conciencia de los usuarios al pedirles que permitieran los anuncios o realizaran una pequeña donación a los publishers. En respuesta, un exiguo 0,33 % de los usuarios de bloqueadores volvieron a habilitar los anuncios y solo 3 usuarios por cada millón optaron por realizar una donación4.
Por otra parte, empresas de tecnología desarrollan y distribuyen métodos para inhibir la tecnología de bloqueo de anuncios, permitiendo que estos vuelvan a aparecer. Estos avances aún no se han puesto en práctica a gran escala y requieren un acuerdo para el reparto de beneficios entre los publishers y los creadores de esta tecnología.
Los publishers son plenamente conscientes de la necesidad de actuar para impedir el incremento de pérdidas a gran escala; sin embargo, su enfoque debe tener en cuenta la causa raíz de la adopción de los bloqueadores de anuncios.

¿Por qué bloquean los usuarios los anuncios?

Los usuarios adquieren la tecnología de bloqueo de anuncios por diversas razones de importancia. Tradicionalmente, la privacidad en el uso y recopilación de datos personales ha sido una de las grandes preocupaciones de los consumidores. Alemania, país de origen de Eyeo, la compañía creadora de Adblock Plus, ha sido siempre un mercado muy sensibilizado con respecto a  la privacidad.
Con la proliferación de anuncios a escala global, evitarlos se ha convertido en el motivo principal para adoptar bloqueadores. Según un estudio realizado por IAB U.K., el 73% de los bloqueadores de anuncios se descargaron porque los usuarios afirmaban que no les gustaban los anuncios que interrumpían su navegación y el 55 % aludieron al diseño molesto de los anuncios como motivo. Más de la mitad de los encuestados (54 %) mencionaron la ralentización del navegador y casi la mitad (46 %) indicaron que el motivo eran los anuncios irrelevantes.

MOTIVOS PARA BLOQUEAR ANUNCIOS

Atraer, en vez de molestar al usuario

Los usuarios adquieren la tecnología de bloqueo de anuncios por diversas razones de importancia. Tradicionalmente, la privacidad en el uso y recopilación de datos personales ha sido una de las grandes preocupaciones de los consumidores. Alemania, país de origen de Eyeo, la compañía creadora de Adblock Plus, ha sido siempre un mercado muy sensibilizado con respecto a  la privacidad.
Con la proliferación de anuncios a escala global, evitarlos se ha convertido en el motivo principal para adoptar bloqueadores. Según un estudio realizado por IAB U.K., el 73% de los bloqueadores de anuncios se descargaron porque los usuarios afirmaban que no les gustaban los anuncios que interrumpían su navegación y el 55 % aludieron al diseño molesto de los anuncios como motivo. Más de la mitad de los encuestados (54 %) mencionaron la ralentización del navegador y casi la mitad (46 %) indicaron que el motivo eran los anuncios irrelevantes5.

El 74 % de los usuarios afirman que la obligación de ver anuncios antes del contenido perjudica su experiencia en Internet6. Ahora que la atención de los usuarios se divide en una ecosfera cada vez más diversificada de contenidos, plataformas y dispositivos, se hace más necesario crear una experiencia publicitaria gratificante.
Hay una línea muy fina entre llamar la atención de manera efectiva y crear experiencias publicitarias excesivamente intrusivas. La solución se encuentra en formatos diseñados para optimizar la experiencia del usuario, que sean efectivos para los anunciantes y lucrativos para los publishers. En lugar de empeorar la experiencia en Internet, deben dejar de utilizarse los sistemas actuales para dar entrada a formatos no intrusivos que promuevan una industria sostenible.

 

La lucha por el usuario: Directrices para atraer, no molestar

  1. Evitar los interstitials y las ventanas emergentes
    Los formatos interstitials y emergentes no deben implementarse en dispositivos móviles, ni tampoco de sobremesa. Estos formatos impiden que el usuario acceda al contenido de los sitios de los publishers. Los usuarios se han acostumbrado a evitar o salir de los anuncios antes de que se pueda crear impacto e internalizar la marca y el mensaje.
    2. Hacer uso de formatos para publicidad en vídeo que se puedan omitir
    La mayoría de los usuarios prefieren los anuncios que se puedan omitir. Datos recientes de Integral Ad Science7 demuestran que menos del 40% de los anuncios de vídeo se ven más allá del umbral de visibilidad de 2 segundos marcado por el MRC. Esto se debe a que los anuncios de vídeo forzosos y que no se puedan omitir (también denominados pre-roll) motivan que los usuarios salgan al encontrarse estos formatos. En muchas ocasiones, quien acaba pagando es el publisher, ya que el usuario prefiere abandonar el contenido antes que verse obligado a consumir el anuncio.
    3. Buscar la posición estratégica de los anuncios y limitar el número de anuncios por usuario
    El exceso de anuncios afecta negativamente al rendimiento de un sitio, lo que se ve agravado por el consumo continuado de contenido por parte de los usuarios en dispositivos móviles. El exceso de anuncios también perjudica a los publishers, pues la atención del usuario se desvía del contenido.
    Los formatos que se integran en el entorno activo, como el outstream (publicidad en vídeo que se integra en un feed de noticias o en un artículo), pueden crear una mejor experiencia para los usuarios.
  2. Utilizar la segmentación contextual para mejorar la relevancia de los anuncios
    Es más probable que los usuarios disfruten de un anuncio de vídeo si está de alguna forma relacionado con el contenido que se está consumiendo. La publicidad contextual es una publicidad en la que la forma y la función del anuncio guardan una estrecha relación con el contenido en el que se integra.
    Los anuncios relevantes con respecto al contexto optimizan el impacto de la marca y el recuerdo del mensaje. También gustan a los publishers, pues los anuncios relevantes no distraen la atención del contenido y los usuarios permanecen vinculados al site.
    5. Adaptar la duración de su vídeo al dispositivo
    El impacto de marca puede ser muy grande en los primeros 10 segundos de un vídeo en los dispositivos móviles, lo cual sugiere que los anuncios cortos para móviles son más efectivos e interrumpen menos al usuario que los de mayor duración9. En los anuncios de 30 segundos, el índice de visualización completa es más de un ⅓ inferior en móviles que en dispositivos de sobremesa10.
    Los usuarios tienen distintas expectativas dependiendo del dispositivo; por lo tanto, los anunciantes verdaderamente sensibles a la experiencia del usuario deben tener en cuenta la diferencia en el comportamiento de consumo entre los dispositivos móviles y de sobremesa.
  3. Optimizar primero para móvil
    El 60% del tiempo dedicado a medios digitales transcurre en dispositivos móviles frente a un 40% en dispositivos de sobremesa11, asimismo los usuarios en dispositivos móviles son más sensibles a la intrusión publicitaria. Solo un 24% de los usuarios tienen una opinión favorable sobre los anuncios en dispositivos móviles12.
    Tanto anunciantes como publishers deben adoptar una estrategia multiplataforma, centrándose primero en el móvil. Esta estrategia no solo optimizará la efectividad, el alcance y la frecuencia de una campaña publicitaria, sino que también garantizará la optimización de los anuncios en las diferentes plataformas para mejorar la experiencia del usuario.
  4. Permitir que el usuario controle el audio en los anuncios de vídeo
    El audio, cuando se usa de manera incorrecta, puede afectar muy negativamente a la experiencia del usuario. El audio opcional es una funcionalidad de los formatos publicitarios que permite a los usuarios controlar el audio al pasar el ratón, hacer clic o hacer tapping en el anuncio. Permitir que los usuarios tomen el control sobre el sonido del anuncio evita que les perturben los formatos de audio intrusivos.
    8. Recopilar los datos del usuario de manera responsable
    El 92% de los usuarios de EE. UU. y el Reino Unido se preocupan por su privacidad en Internet13. Esta preocupación creciente por la privacidad hace necesario que los publishers y los anunciantes recopilen los datos de manera responsable y permitan que los usuarios puedan fácilmente rechazar ser traqueados.
    9.  Tener precaución al introducir anuncios móviles en mercados donde las tarifas de datos son limitadas.

En determinados mercados, como el de Alemania o España, muchos consumidores tienen tarifas de datos limitadas. Los anuncios que consumen gran cantidad de datos pueden hacer que los usuarios se queden sin datos rápidamente. Esto es otro motivo para instalar bloqueadores de anuncios. La segmentación por WiFi puede enmendar este problema, ya que el consumo móvil por WiFi no afecta a sus tarifas de datos.
10. Optimizar la publicidad de vídeo para que atraiga y sea visible
Poner el foco en obtener resultados y rendimientos a corto plazo hace que la industria acabe despreocupándose por la calidad de la publicidad. El tiempo que se dedica a ver anuncios, los parámetros de visibilidad y la medición de engagement deberían ser factores más decisivos a la hora de valorar una campaña. Este enfoque optimizaría el valor para los anunciantes.

 

Venta on line. Una experiencia personal y empresarial.

Por Codés Labra

Cada vez más personas optamos por comprar a través de Internet, y no es que lo diga yo; según el “Informe sobre el comercio electrónico en España a través de identidades de pago” esta actividad ha crecido un 24,1% con 56,6 millones de compras realizadas.

En mi último año de carrera me busqué mis primeras prácticas y, gracias a una beca del Banco Santander, las pude realizar en una empresa de mi elección que fue MALBAC, una tienda online de ropa y complementos para mujer. Por diferentes motivos y con muy poca experiencia laboral me vi “casi” al frente de una tienda online durante un verano. Me lo tomé como un training donde a base de “googlear” fui sobreviviendo.

Estaba realizando un curso de “Desarrollo de  productos editoriales multimedia” con vistas a irme al extranjero pero por motivos que no vienen al caso, no era un buen momento para salir de España y yo necesitaba algo más que un curso de formación para el empleo. MALBAC se traspasaba, así que lo vi claro y compré la tienda online.

No os puedo hablar de cómo empezar desde cero porque cuando me hice con el traspaso la tienda ya estaba en marcha. Ya tenía una imagen corporativa, la página web funcionaba a la perfección, existía un contrato con una empresa de mensajería para realizar los envíos y ya tenía una “comunidad” creada con dos mil seguidores en Facebook, mil seguidores en Twitter y una clientela. Así que intentaré explicar algunos elementos importantes que creo que os pueden ayudar si estáis pensando en crear un comercio electrónico.

MALBAC LOGO

MALBAC está creada con Prestashop, un gestor de contenidos cms gratuito pero que se compone de servicios –o módulos – que sí hay que pagar. La instalación y puesta en marcha no es demasiado sencilla así que tendréis que contratar estos servicios a una empresa externa a no ser que seáis unos cracks de la informática. También es conveniente que trabajéis con un informático de confianza para que os solucione los problemas que os puedan surgir una vez que la tienda esté en marcha.

Además para poder instalar vuestra tienda online necesitaréis contratar también los servicios de hosting o almacenamiento así como registrar vuestros dominios. Empresas como 1and1, Dinahosting o Hostalia ofrecen este tipo de servicios.

Os recomiendo que uno de vuestros pasos iniciales sea crear un plan de empresa en el que debéis realizar un análisis de vuestro tipo de negocio, así como del mercado y de vuestros competidores estableciendo un modelo organizativo para conseguir vuestros objetivos. Este puede que sea uno de los pasos más pesados pero a la vez más importantes porque será vuestra guía, necesitáis planificar. No os agobiéis si no sabéis cómo se hace, en Internet podéis encontrar un montón de información al respecto.

La planificación es muy importante así como la gestión de vuestros recursos para aprovechar al máximo vuestro tiempo y dinero. Esto es válido para cualquier cosa, pero arrancar un comercio desde cero requiere mucho esfuerzo y sobre todo mucho tiempo.

Una vez cogí el traspaso lo primero que hice fue actualizar la pasarela de pago, vincularla a una nueva cuenta bancaria. Este es un servicio que ofrecen los bancos a todos los comercios y por el que cobran una pequeña cantidad de dinero, dependiendo el banco pueden ser unos 20 o 50 céntimos

El Quino de mi vida

Ángel Heredia, director creativo de BITTIA

Esta historia ya la conté otra vez –uno acaba contando siempre las mismas historias–, con algunas variaciones, hará diez años, a propósito de un libro que editó el Ayuntamiento de Gijón sobre el genial dibujante Alfredo Truán (1895-1964).

A mediados de los años 80 un servidor solía bajar tres o cuatro veces por semana desde el barrio de Pumarín hasta la vetusta –y única, por entonces– Biblioteca Pública de Gijón, con la firme intención de estudiar allí lo que no estudiaba en casa, una casa con demasiados hermanos, demasiado ruido y demasiada tele. Demasiadas distracciones.

Normalmente empezaba bien, con ganas. Cogía mi tocho de papeles, ponía la cabeza entre las manos, a modo de orejeras, e intentaba sumergirme en mi particular océano de sabiduría, ayudado por aquel silencio monacal. Así las primeras dos horas. Luego, inexorablemente, las distracciones venían a mí: además de chicas con apuntes, en una biblioteca hay libros. Y los libros tienen algo, un no sé qué, que distrae mucho. Total, que más tarde o, casi siempre, más temprano, me levantaba y me ponía a recorrer anaqueles al azar, deteniéndome sobre todo en libros gordos con fotos o ilustraciones, que exigían menos esfuerzo intelectual.

Fue así como aprendí a distinguir entre dinosaurios saurisquios y ornistiquios por la forma de su cadera y como conocí los hitos fundamentales de la historia del motociclismo hasta Freddie Spencer. También recuerdo una vez que, después de ojear con excesiva atención a los detalles un manual de cirugía plástica y reparadora, me puse pálido y tuve que salir a que me diera el aire. Hubo otra vez que igualmente tuve que salir de la Biblioteca, pero en este caso porque me dio la risa y la gente empezó a mirarme raro, como cuando te da la risa en un funeral. Bueno, en realidad esto de la risa en la biblioteca me pasó al menos dos veces: la última, que recuerde, repasando “Los forrenta años” de Forges. La primera, eso seguro, fue ojeando la antología “Gente en su sitio” (Lumen) de Quino, hoy flamante Premio Príncipe de Asturias 2014 en la categoría de Comunicación y Humanidades.

Siempre quise ser dibujante, aunque apenas lo he conseguido. En aquella época dibujaba a todas horas y en todas partes, compulsivamente. Era bastante malo y sufría de una inseguridad atroz. Al ser necesariamente autodidacta –lo de las clases y los profesores particulares fue un invento del maligno y de la sociedad del bienestar en los 90– aprendía a golpe de ensayo y error. Me negaba a copiar (algo que muchos años después descubrí, por boca de dibujantes profesionales, que es el mejor camino –el único, quizá– para aprender a dibujar) y me preguntaba cosas como si, cuando empiezas a dibujar, por ejemplo, un tigre, tiene que notarse desde el principio que va a ser un tigre y no, por ejemplo, una vaca. Y, como todos los dibujantes imberbes, sufría mucho dibujando manos.

Me deprimía ver lo buenos que eran –que habían llegado a ser– artistas del bocadillo tan diferentes en todo como Moebius-Giraud (dios por encima de todos, aún hoy), Hal Foster, Hugo Pratt… o Quino.

Mafalda, los inicios

Mafalda, los inicios

Lo de Quino fue un caso especial. Aquel Quino rápido y minimalista de Mafalda (ver imagen 1), me daba esperanzas. A ver: aunque era evidente que andaba sobrado de soltura y expresividad –y yo no– los suyos eran unos trazos rápidos, funcionales, muy subordinados al texto (escribir como los ángeles es “el otro” talento inigualable del argentino, como ocurre con todos los grandes humoristas gráficos que en la historia han sido)… Parecía un objetivo, no sé, asequible llegar a dibujar, al menos, como el Quino de Mafalda, el primer Quino que conocí. Nunca –eso sí lo supe, ay, muy pronto– sería Moebius, pero Quino (el de Mafalda)… bueno, podía intentarse. Aún guardo en alguna parte unas cartulinas con unas tiras cómicas que empecé a escribir y dibujar bajo el “síndrome Quino”, aunque justo es aclarar en este punto que tal síndrome resultó ser escasamente contagioso por falta de talento en el cultivo.

Eso, ya digo, fue cuando Mafalda. Con Mafalda me pasa como a mucha gente: la niña en sí me resulta algo repolluda y marisabidilla para sus escasos ocho o diez años, supongo que porque está interpretada por un señor de veinte o treinta años más, los que tuviese Quino entonces. Pero la genialidad –y la necesidad, tal vez hoy más que nunca– de las ideas que expresa, y la forma hilarante y puntiaguda en que lo hace, acabaron dejando su huella en varias generaciones de jóvenes ilusos. Y yo fui uno de aquéllos, a mucha honra.

vida-y-muerte-quino-600x737

Pero eso fue cuando Mafalda. Años después, en la Biblioteca Pública de Gijón, descubriría que Quino el de Mafalda no solo dibujaba a Mafalda. Resulta que, cuando se ponía, cuando no estaba constreñido por el rígido cajón horizontal de las tres o cuatro viñetas para el periódico, el jodío Quino dibujaba como el jodío Leonardo da Vinci (ver imagen 2). Y lo que era aún más asombroso: ese considerable esfuerzo añadido no menguaba ni una ápice la agudeza y gracia de sus textos. ¿Ves cuando vas a dar un paseo en bici con Lance Armstrong (igual tendría que buscar otro ejemplo) y, en una cuesta larga, justo cuando tienes la sensación de que estás consiguiendo apretarle un poco las tuercas, va él y te dice “Taluego”? Pues eso.

No resulta muy original, tal día como hoy, declarar que uno ha disfrutado mucho y durante mucho tiempo con Quino. Es don Joaquín Salvador Lavado Tejón una referencia artística, intelectual y ética necesaria, universal y, seguramente, eterna. Del mismo modo que uno puede recordar, sin esforzarse, escenas y diálogos de pelis de Woody Allen o de Pajares y Esteso, es oír “Quino” y venirse a la memoria un torrente de trazos, escenas y frases, cada una más genial que la anterior. Por eso mismo sufrí tanto, también, con Quino. Porque cuando empezaba a pensar –ya, ya lo sé: qué ingenuo– que algún día podría alcanzarlo dibujando, una sola palabra, una sola perspectiva suya en un dibujo de un libro de la editorial Lumen, como una revelación, me mostró que la distancia era, en realidad, astronómica y que igual debería imponerme objetivos profesionales más humildes, como diseñador gráfico o así.

Imaginaos la distancia ahora, que es Príncipe…

 

 

¿Por qué está de moda “Man men”?

hombre-madmen-07-a

Extracto del libro “La Publicidad me gusta”

Autor: José Carlos León Delgado

Editado por: El Viso Media, S.L.U. www.elvisomedia.com

La serie ambientada en una agencia de publicidad de los años sesenta, en la famosa Madison Avenue en la que genios como David Ogilvy llevaron la profesión a todo lo alto, es una de las sorpresas televisivas de los últimos años. ¿Y por qué logra tanto éxito en un momento en el que las voces en la red proclaman la muerte de la publicidad. Especialmente en la primera temporada, la trama desgranaba los secretos de la creatividad publicitaria, de la negociación, de la creación de mercados y productos. Era veraz, y algunos viejos rockeros lo hemos vivido tal cual se presenta. Pero no es prehistoria.

No es casualidad que atraiga a los nativos digitales tanto como a los dinosaurios del marketing. Porque el marketing y la comunicación están de moda. Y en el mundo de la web social y de los prosumers, esos consumidores y productores a la vez de información de los que hablaremos más adelante, todos quieren ser publicistas o parecerlo. Sí. Se empieza escribiendo un blog y se acaba anunciando algo. O vendiendo espacios para la publicidad.

Nos hemos creído eso de que los consumidores son los apóstoles de las marcas, y más allá de la celebérrima frase “el medio es el mensaje” de McLuhan, ahora “el usuario es el medio, el mensaje y el producto al mismo tiempo“.

Y entonces, llega la curiosidad por saber cómo se hace, para hacerlo o para deshacerlo, porque siempre habrá quien insista en la teoría conspiranoica de que los publicitarios maquinamos para esclavizar a la sociedad al consumo y a las marcas. No importa que tengas inteligencia y sepas que no necesitas tres pares de zapatillas de deporte o cuatro relojes. No importa que te guste desayunar el pan de ayer tostado, si hago una buena campaña de publicidad, te haré comprar todo lo que yo diga y cambiarás el pan por los cereales multivitaminados con el envase de ‘Toy Story’, aunque cueste tres veces más.

¿Tenemos superpoderes, como ironizaba Carlos Dulanto en un fantástico post en el blog Roastbrief?

“Sí, quise ser publicista porque me di cuenta de que una sola palabra es más poderosa que todas las poses del mundo. Quise ser publicista porque podía ser invisible y hablar a través de las marcas, reflejándome a mí mismo en sus ideas, ocultándome detrás de cada slogan”

No somos Fu Manchú, pero sí tenemos un cierto poder. Y cuanto más crezca la cultura del on line, más poder tendremos. Porque en la red casi todo es gratis. Facebook, Google o Spotify. Es gratis, para el usuario, porque quien lo paga es la publicidad. Sin publicidad, adiós deporte, adiós información, adiós cultura… ¿Seguro que quieres que muera?

A finales de 2011, España vivió una revuelta de los usuarios en redes sociales para convencer a los anunciantes de que retiraran sus spots de un programa de “telebasura”, indignados porque pagaron una entrevista a la madre de un implicado en un asesinato. Y las marcas reaccionaron quitando sus anuncios, todas. Pero las redes sociales no amenazaron con un hashtag que llegara a Trending Topic durante años o con mil páginas de Facebook en contra del programa. No, pidieron a quien tiene el poder que lo ejerciera. Porque sin publicidad, no hay dinero para el programa.

No estamos locos. Somos ‘Mad Men’ porque estamos locos por nuestro trabajo, pero no porque no sepamos lo que hacemos. Lo sabemos muy bien. Somos quienes ponen en contacto a quienes quieren comprar algo con quien quiere vendérselo. Comunicamos y tratamos de convencer, pero si tú no estás loco, sabrás lo que quieres y lo que no quieres. Yo sólo te mostraré el camino y tú lo andarás.

Como en los años dorados de Madison Avenue, la publicidad tiene poder, pero el verdadero poder lo tiene el consumidor, que es quien abre su cartera y decide qué comprar, y como le dijo Winston Churchill a Roosevelt:

“La publicidad nutre la capacidad de consumo de los hombres. Presenta ante ellos la meta de un hogar mejor y una mejor alimentación y vestido para ellos y sus familias. Espolea el esfuerzo individual y la mayor producción”

Aunque si esto te parece demasiado capitalista en los tiempos que corren, mira lo que decía el ruso Anastás I. Mikoyán en la era comunista:

“La tarea de la publicidad soviética consiste en dar al pueblo la información exacta respecto a las mercancías que están en venta. La tarea primaria es dar una información verdadera y exacta, una descripción completa sobre la naturaleza, calidad, propiedades y forma de uso de las mercancías anunciadas”

La publicidad es información y, como tal, es necesaria y útil. Podemos y debemos plantearnos a quién le corresponde emitirla, cómo y dónde. Pero sea social o no, la vida es marketing.

Título original: La Publicidad me gusta

Autor: José Carlos León Delgado

Editado por: El Viso Media, S.L.U. www.elvisomedia.com

BRANDED CONTENT. Más emoción que marcas

(Fuentes: IPMark y PuroMarketing)

El “branded content” es un término cada vez más popular entre los profesionales, aunque quienes realmente lo han puesto de moda son los consumidores. ¿Por qué? Porque los posibles clientes son quienes piden un valor añadido en la publicidad que les ofrezca algo más que productos. Quieren contenidos y experiencias, valores nuevos, que la marca se asocie a experiencias como el famosos “¿Te gusta conducir’”. Así se refleja en un estudio realizado por Yahoo en colaboración con The Cocktail Analysis. Las entrevistas realizadas a varios expertos en la materia y a grupos de usuarios señalan que en “branded content”.
Se trata de un paso adelante en la relación entre las marcas y los consumidores, que va más allá del contenido puramente comercial. De hecho, para los consumidores es clave que se aleje de la oferta comercial y que ofrezca contenidos nuevos que les proporcionen un beneficio claro.
Esta forma de abordar la publicidad es, a juicio de las agencias, muy novedosa ya que considera que el mensaje comercial es secundario, y la mejor solución cuando se trata de llegar a públicos objetivos distintos a los habituales. “Buscar impacto en la vida de los consumidores” es lo que se pretende con esta forma de hacer publicidad que es flexible porque se adapta a todos los contextos, pero que resulta especialmente adecuada y barata para su uso en entornos digitales. El citado estudio señala que “para que funcione, es necesario que la marca se implique y que los contenidos sean relevantes y atractivos”.
Según explica Carmen Santo en PuroMarketing. “En la actualidad, sufrimos una situación de saturación publicitaria, donde existe un rechazo por parte del consumidor hacia la publicidad convencional, ese mensaje de venta pura y dura que nos bombardea cuando estamos sentados frente al televisor, intentando disfrutar de nuestro programa favorito.
Ante este panorama se hace necesario a todas luces un cambio en la mentalidad publicitaria, un giro de 180 grados a la estrategia de comunicación de las marcas. Afortunadamente ya hemos sido testigos de los primeros avances en esta nueva dirección, donde las marcas ya no venden productos, sino que proporcionan experiencias. Ahora las empresas escuchan a los consumidores y se preocupan por conocerles; no centran su estrategia en vender, sino en emocionar, en seducir, en captar su atención. Buscan encandilar a los clientes con su mensaje, para, de este modo, hacerse un hueco en sus pensamientos y permanecer en el recuerdo. Son conscientes de que, si consiguen instalarse en su mente, tendrán muchas probabilidades de conseguir lo que es más importante, llegar hasta su corazón”.

Un supermercado en el smartphone

La estrecha relación de los usuarios con su teléfono convierte este soporte en un elemento clave para el marketing y las ventas. La clave: el engagement, o contar con usuarios “evangelizadores”

 El crecimiento de la venta de smartphones ha sido exponencial en los últimos tiempos. La venta de teléfonos inteligentes creció un 62,7%  en un año y superó con amplitud la de otros dispositivos como los ordenadores portátiles o las tablets. Un estudio recogido por la web Puromarketing señala que el teléfono inteligente es “un dispositivo central” en la vida de gran parte de los usuarios. La mayor parte de las personas encuestadas estarían dispuestas renunciar al ordenador o a la tablet, pero casi ninguna de ellas se resignaría a andar por la vida sin su smartphone. Y es que, según se explica en esta misma publicación, el rol que los ciudadanos dan a los teléfonos es similar al de un amante, alguien cercano, con quien se mantiene una relación estrecha y en cuya operatividad se confía. En otras palabras, los expertos sostienen que la relación de un usuario con la terminal inteligente de su teléfono tiene un alto contenido emocional. Según Puromarketing “el informe “Mobile in the Consumer Journey” realizado por Microsoft Advertising , indica que, hasta ahora, las aplicaciones y promociones desarrolladas a través del móvil se dirigen tan solo a la parte racional del consumidor. Según el estudio, el móvil es un dispositivo emocional, y por ello, se está perdiendo una oportunidad única para lograr engagement en ese sentido”.

¿Qué es engagement? Pues algo tan simple como el grado en el que un consumidor interactúa con una marca. El compromiso entre la marca y los usuarios es muy importante ya que, tal como sentencian los expertos en marketing  “tener usuarios engaged con tu marca es algo invaluable, ya que al pasar del tiempo se convertirán en evangelizadores de la marca. El éxito de tu negocio depende de los usuarios recurrentes”.

El sabio, el mago y el amante

Y ¿por qué la fidelización se puede conseguir mejor a través del smartphone? Porque es un dispositivo cercano y familiar que permite generar un tipo de compra emocional, no basada sólo en los precios o las marcas. Los estudiosos hacen una traslación “humana” del rol que desempeña cada aparato en nuestras vidas. El ordenador es “el sabio”, la tablet es “el mago”, pero el teléfono es el “amante”. Una encuesta realizada en el Reino Unido rebeló que un 61% renunciaría a su tableta, un 34% al ordenador y solo un 6% a su Smartphone. Además, comienza a ser cada vez más habitual realizar la lista de la compra en el propio teléfono, no en papel. En Japón o Corea ya han empresas que bonifican a sus clientes con cupones, bonos y descuentos en las compras que obtienen a través del teléfono. En estados Unidos o Europa este tipo de ofertas se alcanzan aún mayoritariamente a través de la prensa escrita. Hay, pues, un mercando potencial abierto a través de un dispositivo manejable, cercano y de uso constante, facilita la manera de comprar, localizar lugares, opiniones y precios. El móvil reconfigura nuestra forma de comprar por su versatilidad, cercanía y uso permanente. Estudios, como el último de MMA, hablan de que en España el marketing en teléfonos móviles creció en 2011 más de un 67%.

Según el estudio de Microsoft Advertising citado por Puromarketing, la relación que tiene el consumidor con su Smartphone supone una oportunidad única para dirigirse al lado emocional.  En su enfoque racional, anunciantes y distribuidores se dirigen, sobre todo, a las experiencias de precio. El enfoque emocional permitiría aportar un valor añadido y proporcionar experiencias de compra más ricas a través de una mayor conexión.

La meta, concluye el estudio de Microsoft Advertising, es que exista una cohesión entre el Head Shopping (lo que podríamos relacionar con la razón, la educación, la satisfacción o el enfoque), y el Heart Shopping(más unido al placer, la emoción y el sentimiento).