Archivo del Autor: edumartinezcristobal

Día Mundial de Internet

Eduardo Martínez Cristóbal. Desarrollador web/mobile

¡Ay, Red de Redes! Con la tontería ya van unos cuantos años. Quién nos lo iba a decir cuando una página tardaba lo suyo en cargar. Esos sitios en Geocities llenos de GIFs animados puestos con gran gusto. ¡Buah! de aquella hasta Yahoo lo petaba.

La Comic Sans en azul y rosa campaba a sus anchas en un Messenger que, entre zumbido y zumbido, vio pasar a muchos el pavo. Con Napster agonizando entre demandas y eDonkey cogiendo el testigo, desarrollábamos un Síndrome de Diógenes digital que nos hacía descargar música y películas sin filtro alguno y con una calidad más que dudosa.

En el cambio de siglo supimos sobreponernos al Efecto 2000 y a la amplia selección de discos de Nu Metal que teníamos en el KaZaA que, sí, como todo en la época se escribía alternando mayúsculas y minúsculas. Los foros de discusión lo petaban casi tanto como lo había hecho Yahoo años atrás y las grandes mentes de este país comenzaban a dar sus distinguidas opiniones en Internet.

efecto-2000

Mientras Fotolog disfrutaba de su minuto de gloria, alguien en Galicia fundaba rojadirecta y la acabaría liando casi tan parda como los dos del Napster. Sin casi ni habernos enterado ya teníamos cuenta en Facebook y Tuenti, que eran iguales pero no eran lo mismo. Como teníamos Wi-Fi en el teléfono móvil, también nos dimos de alta en eso de Twitter, que primero molaba pero luego resultaba que no. No había challenges ni tags en YouTube porque por no haber casi ni había vídeos. De hecho, ¿qué era YouTube?

Tantos años de estudio, de Rincón del Vago y Wikipedia (R.I.P. Encarta) no podían acabar con nuestras florecientes carreras laborales y eso nos hizo renegar de la cuenta ese_xico_sexy69hotmail.com, que para el Messenger estaba bien pero no era la mejor para labrarse un futuro en InfoJobs y LinkedIn: Tocaba darse de alta en Gmail.

Pasó el tiempo y llegaron los utilísimos teléfonos de 600 a 800 euros que venían con unas cámaras del copón y claro, como a algún sitio había que subir el menos malo de los 200 selfies y la foto de la ensalada de quinoa que comíamos antes de apretarnos una caja entera de Phoskitos, nos hicimos una cuenta en Instagram y otra en Snapchat (los más rápidos) porque con las redes sociales pasa como con los megapíxeles y los filtros de imagen, que cuantos más mejor.

Durante todo este tiempo, no hemos dejado nunca de utilizar MAL el correo electrónico.

Y así estamos, Internet. Feliz en tu día. Día Mundial nada más y nada menos. Muchas felicidades a todos los compañeros que hacen Internet posible a todos los niveles, transmitiendo información, acercando familias separadas por miles de kilómetros… cualquier cosa que haga del Mundo, tanto el real como el digital, un sitio mejor.