Archivos Mensuales: marzo 2018

Frases que nunca deberías decirle a un informático

Hoy toca hacer una pequeña guía pasivo-agresiva sobre las frases que nunca deberías decirle a un informático, sea cual sea el área en la que trabaje… porque no, no todos los informáticos nos dedicamos a lo mismo.

Al tema:

No funciona”

Así, sin más. Apelando a la ciencia infusa. Algún motivo te ha inducido a pensar que hay algo fallando en tu ordenador pero por alguna extraña razón no puedes describir el problema.

Informático en los momentos previos a ‘obtener’ información de un usuario en apuros.

En ese momento, la tensión se apodera de la situación porque las dos partes sabemos que sólo queda recurrir a un tercer grado para obtener algo de información. Los bates de béisbol, las baterías de coche y, en casos extremos, los discos de Maná son nuestras mejores herramientas.

No sé lo que he hecho”

Usuario exponiendo su problema informático detalladamente.

Pueden pasar dos cosas: que hayas hecho algo sin querer o que nos la estés tratando de colar. Es bastante más fácil mentirle al médico que a un informático, porque podemos saber qué, cómo y cuándo has hecho muchas de las cosas que haces, así que ni lo intentes.

Si tu alma es pura y has actuado de buena fe, lo más probable es que lo único que hayas hecho sea presionar sin querer alguna tecla, como F11 (por eso no te sale la barra de arriba en el navegador) o la del logotipo de Windows (por eso te sale una pantalla con todos los programas).

¿Y cuál es mi contraseña?”

Sería bastante preocupante que yo me supiese tu contraseña.

De todos modos, prueba con tu fecha de nacimiento o 12345.

De nada.

Sí, me he enterado”

Por favor, no le digas eso a un informático mirándole a los ojos. A la cuarta palabra ya estabas pensando si habías apagado la luz del baño antes de salir de casa y ambos sabéis que vas a preguntar lo mismo dentro de dos horas, con idéntico resultado.

¿Tienes un momento?”

Informático manteniendo la entereza a pesar de las contrariedades.

Nos la diga en la calle una extraña pareja de hombres con corbata y camisa blanca de manga corta o nos la suelte en la oficina un usuario con la mirada perdida, en ambos casos sabemos que no nos va a traer nada bueno.

Si hay una regla no escrita es esta: un informático nunca está haciendo nada lo suficientemente importante como para no poder detenerse a solucionar algo que “no funciona” porque “no sabes lo que has hecho”, a deducir tu contraseña o a explicarte algo por tercera vez en ese día.

¿Dónde pongo la dirección de la página?”

En la barra de arriba. Pones la dirección y le das al Enter. Pero no busques la dirección de una página en Google. No, en serio, para. PARA. PARA YA. PARA YA, POR DIOS. NO LE DES A ‘VOY A TENER SUERTE’.

Qué frikis sois los informáticos”

¡Que estamos en el año 2018! El cliché de informático ‘rarito’ es denigrante para un sector que en apenas unas pocas décadas ha cambiado totalmente la sociedad tal y como la conocemos. Como profesionales nos merecemos un respeto, ganado a base de talento y dedicación. Ya basta.

Por cierto, soy Batman.

¿Sabes cómo se hace esto en Excel?”

NADIE sabe cómo hacer eso con Excel.

Anuncios