Archivos Mensuales: diciembre 2013

14 malos hábitos tecnológicos que deberíamos desechar de una vez por todas en 2014

maloshabitos

A través de Marketing Directo

2014 está como quien dice a la vuelta de la esquina y llega el momento de empezar a pensar en nuestra lista de propósitos de año nuevo. La mayor parte caerá probablemente en saco roto, pero por lo menos hay que intentarlo, ¿no cree?

Muchos de los propósitos de año nuevo tienen que ver con dejar de fumar, perder peso, aprender inglés… Se trata en definitiva de romper con los malos hábitos y asumir hábitos nuevos y más saludables.

Pero, ¿qué hay de los malos hábitos tecnológicos? Las nuevas tecnologías están muy bien, pero nos tienen también de alguna manera “esclavizados”. Forbes propone a continuación 14 malos hábitos tecnológicos que deberíamos desechar definitivamente en 2014:

1. Dejar de comprobar nuestra cuenta de correo electrónico antes incluso de levantarnos de la cama.

2. Apagar todas las notificaciones de correo electrónico en nuestro smartphone.

3. No utilizar nuestro smartphone cuando estamos en un contexto social en compañía de de otras personas.

4. Hablar más con la gente y utilizar menos Whatsapp.

5. Si una persona no responde a nuestra llamada de teléfono, no dejarle un mensaje de voz y enviarle un mensaje de texto en su lugar.

6. No utilizar el móvil en el gimnasio, en el ascensor, en los pasos de cebra, en las cajas de los supermercados, en el baño y al volante mientras conducimos.

7. No utilizar hashtags fuera de Twitter y, si lo hacemos, sólo para trending topics.

8. Limitar nuestros posts en Instagram a una foto por evento o lugar.

9. No mirar Facebook más de 3 veces al día.

10. No buscar información en Google en presencia de otras personas.

11. No mostrar “memes” a otras personas en público.

12. Desincronizar nuestras cuentas en Facebook, Twitter e Instagram: la gente no tiene necesidad de ver el mismo post en tres plataformas diferentes.

13. Borrar suficientes emails como para lograr que nuestra lista de correos no leídos en Gmail esté por debajo de las cinco cifras.

14. Dejar de escribir como si estuviéramos intentando convertir en un éxito viral todo lo que escribimos.

Y tras la Lotería de Navidad 2013… llega la polémica con Campofrío y #hazteextranjero

CAMPOFRIO
Author: Código Social
Dicen que las comparaciones son odiosas. Y lo son. Pero últimamente no nos dan más que motivos para demostrar que el anuncio de la Lotería de Navidad de este año ha resultado ser una campaña fallida, por mucha viralidad que haya obtenido y por mucho que se empeñen algunos en que se trata de un éxito.  Pero… ¡esperen! Parece que este no va a ser el único anuncio polémico de la temporada.

Seamos claros: acertar con una campaña navideña es difícil. Nunca se sabe cuándo se está cayendo en estereotipos o rozando el límite de “lo hortera”. Tras traeros el caso de WestJet como un buen ejemplo de viralidad, hoy os proponemos reflexionar sobre la campaña de #HazteExtranjero de Campofrío.

Hace unos días, Campofrío estrenaba su anuncio de Navidad “Hazte extranjero”. Para quienes no lo hayan visto aún, en el encabezado encontraréis el vídeo del spot.

En estas últimas horas el anuncio está recibiendo tanto menciones positivas como negativas por parte tanto de los Medios de Comunicación como de los usuarios, que lo han compartido en sus perfiles sociales.  La polémica está servida. Sin embargo,  si observamos bien, y a pesar de contar con muchos detractores,  el anuncio de Campofrío logra algo que ha quedado totalmente fuera del alcance de la campaña de Lotería 2013: emocionar y conectar, al menos, con un cierto sector del público.

Tanto el anuncio de la Lotería 2013 como el de Campofrío han recurrido a las caras conocidas de nuestro país para llamar la atención del público. Sin embargo, qué diferente es el resultado, ¿verdad? Aunque quisiéramos, nos resultaría muy difícil crear un GIF para hacer sorna de Chus Lampreave, incluso hasta de Chiquito de la Calzada. Todo ello gracias a un storytelling simple pero muy efectivo, y un montaje respetuoso con los personajes y las situaciones planteadas en la trama. Por no hablar de que la temática escogida para el anuncio está de rabiosa actualidad y conecta con el sentir y la realidad de muchos españoles. ¿Quién no ha pensado más de una vez en marcharse? ¿Cuántos lo han hecho ya? Campofrío ha sabido escoger un tema sensible y… llamadme cínica, pero claramente han conseguido lo que buscaban: emocionar a gran parte del público. Seguramente este también era el objetivo de la Lotería 2013, pero una puesta en escena bastante cursi y un montaje fallido han tenido como consecuencia una repercusión no esperada. ¿De verdad vamos a creernos que la campaña de La Lotería es un éxito por provocar las carcajadas de la audiencia? No, la sorna no es la mejor viralidad que podemos obtener. Al menos el anuncio de Campofrío no provoca la carcajada. Pero… ¡ojo! Como hemos comentado antes, la campaña de Campofrío no está tampoco exenta de polémica.

#HazteExtranjero nos recuerda demasiado su ya de por sí polémica campaña de 2012…  ¿Podríamos decir que han encontrado una fórmula a repetir hasta que se agote? ¿Están apostando sobre seguro? ¿Demasiados estereotipos? ¿Cinismo social puro? A estas horas, están surgiendo en los Medios Sociales voces muy críticas con el anuncio desde un punto de vista social, como esta página de Facebook: Hazte Extranjero.  Un ejemplo de por donde va la polémica lo tenemos en la siguiente texto: “Campofrío, una empresa 45% mexicana y 37% china, paga un spot dirigido por Icíar Bollaín, residente en Reino Unido, que anima al conformismo y a la aceptación de la miseria con un poquito de patrioterismo para que te vengas arriba y les compres chorizo. Me pregunto si a toda la gente que conozco que ha tenido que marcharse lejos de sus casas porque no les ha quedado otro puto remedio se les pasará la pena montando un tablao flamenco por la calle”. El hecho de que Campofrío esté en manos de participación extranjera ha indignado a muchos espectadores y es que una empresa también ha de ser coherente con su propia biografía, especialmente en estos tiempos en que toda la información está a un solo clic.

Seguramente el anuncio provocará muchas reacciones en los próximos días, y los usuarios se posicionarán entre los que se han emocionado con la campaña y aquellos que consideran que hace flaco favor a la situación de nuestro país. Algo está claro: no deja a nadie indiferente y conecta con el sentir de mucha gente. Podrá gustar o no gustar, pero la viralidad obtenida no es la guasa, como en el caso de Lotería 2013. 

Vosotros, ¿qué opináis de la nueva campaña de Campofrío? ¿Os ha gustado? ¿Ha conectado con vosotros? ¿O creéis que están repitiendo una fórmula que tarde o temprano se agotará? ¿Os resulta cinismo puro y os provoca rechazo? 

– See more at: http://www.codigosocial.es/llegalapolemicaconcampofrioyhazteextranjero/#sthash.uBkv1xhp.3ApmPv6U.dpuf

Lo que aprendí de los blogs escribiendo blogs

refranes-blogger

A través de Yorokobu by Javier Meléndez Martín

Un blog funciona mejor que un currículum, la marca personal impide que te diviertas, el SEO atenta contra la originalidad y otras cosas que aprendí de los blogs escribiendo blogs.

Un blog vale más que un curriculum

La solución elegante es mi blog de guion. Mi primer blog. Lo comencé tras descubrir que una película con dos premios y dos menciones —la última que escribí— no me trajo nuevos trabajos. Así que el blog comenzó como una forma desesperada de llamar la atención. Quería decir “¡Busco curro!” sin decirlo.

Durante el primer año del blog escribí mucho, acabé quemado, no conseguí proyectos como guionista y los seguidores eran amigos y conocidos (la mayoría, ajenos al sector audiovisual). Realmente sabía por qué tenía pocas visitas: escribía “recetas de guion”, pero sin gracia; refritos de manuales que, realmente, no fueron de mucha ayuda en el desempeño de mi profesión. Quise abandonarlo.

“No lo dejes ahora”, dijo mi mujer.

Le hice caso, por una vez. Comencé a hablar de mí, comencé a escribir “mis recetas”, cómo veía las cosas y no cómo otros la veían, a escribir entradas donde las imágenes (viñetas ilustrativas) fueran tan importantes como las palabras, en vez de adornos. Poco a poco, el blog adquirió relevancia, y comenzó a ser seguido por profesionales y centros de enseñanza. Conseguí algunos trabajos como guionista, como consultor, charlas y talleres. También fue la “tarjeta de visita” que presenté a Yorokobu.

Ahora, mi currículum como guionista —que comienza en 1997— está a la sombra de La solución elegante. En el blog cuento lo que sé, cómo veo las cosas y lo que podría hacer.

Visto esto, recomiendo escribir un blog a todo profesional que inicia su carrera o que necesita visibilidad. En algunos casos, y para ciertos profesionales, un blog atractivo funciona mejor que un currículum. Si eres periodista, guionista, creativo publicitario o desarrollas cualquier otro trabajo donde la palabra es la base, el blog dice más de tus actitudes y conocimientos que las líneas en un currículum.

El SEO mata tu originalidad

El SEO (Search Engine Optimization) o cómo escribir para que la gente te encuentre en Google mata la originalidad que pueda tener un blog.

En primer lugar, el SEO destroza los títulos. Si las novelas se titularan conforme al SEO tendríamos cosas como éstas (en negrita, las recomendaciones):

Fahrenheit 451 —> El bombero pirómano del futuro
Las uvas de la ira —> Agricultores emigran por la crisis
El gran Gastby —> Rico extravagante da fiestas en las que no aparece
1984 —> Gobierno controla a los ciudadanos mediante videovigilancia

Muchos comienzan un blog sin reparar en el SEO. En mi caso me obsesioné a la hora de escribir los títulos y redactar el contenido. Los post eran “cinco cosas para…”, “cómo hacer…” y similares. Listas. A Google le gusta las listas, pero esto acaba matando un blog. Si hablas de lo mismo y de la misma manera que los demás, Google no te dará una medalla; para Google gana el primero que lo dijo. Sin embargo, si hablas de lo que realmente quieres hablar es probable que Google te premie.

Una entradas de blog contraria al SEO por título y contenido como El principio de incertidumbre de Gilligan está entre las 5 más leídas “de todos los tiempos”.

Nadie sabe nada

Escribiendo para Yorokobu me he llevado más de una sorpresa. Mientras que puedo intuir si un artículo de mi blog más o menos gustará a mis lectores, esto no puedo “predecirlo” para Yorokobu. No acierto si pienso “esto lo va a petar”, igual que no acierto cuando pienso “esto interesará a cuatro gatos”. Por ejemplo, un artículo como ‘Dates’ o quiéreme como soy sobre una serie que pocos habían visto, obtuvo repercusión en las redes. Quizá el “truco”, por llamarlo de alguna manera, fue utilizar Dates como excusa para hablar de las relaciones de pareja en la actualidad. Realmente es de lo que quería hablar. Así que supongo que la única regla válida es la que Hank Moody dice a unos de sus alumnos:

 

De hecho, hay blogs de ganchillo con más seguidores que algunos blogs que describen las características del último smartphone. Quien comenzó el primer blog de ganchillo lo hizo porque quiso, por pasatiempo, y luego descubrió que otras personas lo seguían. Visto esto, no conviene fiarse de los talleres que te prometen cómo hacer un contenido viral. Nadie sabe nada de lo que funcionará y lo que no.

La marca personal te limita

Los gurús de la “marca personal” dicen que hay que tener cuidado con lo que se dice en el blog y en las redes; que hay que ser profesional en todo momento; que solo los fines de semana puedes escribir “tuits ligeros que demuestren a tus seguidores que eres humano”. Seguir estos consejos solo conduce a convertirte en un bloguero soso. Por experiencia…

… Uno dice “uy, esto no lo puedo decir, yo”. Y así se pierde una oportunidad para hacer algo divertido. Lo más probable es que suceda esto: lo que a ti te parece una tontería, es lo que da el éxito a otro.

Otros blogueros caen en el “reverso tenebroso” de lo “políticamente incorrecto”. Para estos, la “marca personal” es actuar como malote en todo momento. Si muere alguien, chiste; si hay una tragedia, chiste…

Ser soso-para-gustar-a-todos como ser malote-porque-sí limita. Hay momentos para ser serios, otros para ser tonto, otras para gritar contra esto o aquello… Es posible que así no cultives “una marca personal”, pero serás tú, sin la esclavitud de los tuits programados y descubrirás nuevas formas de contar las cosas. Escribir un blog es descubrirnos a nosotros mismos, y decirles a los demás “así soy, quiéreme o déjame”.

 

Campaña-100-años-Oreo-600x344

A través de TCBlog Publicado por
Marta García
Judith Garijo

En 2012 se subieron 300 millones de fotos diarias a Facebook; Instagram crecía a una velocidad de 58 fotos por segundo según el informe Pingdom; y las redes sociales con un gran atractivo visual como Pinterest o Flickr, experimentaron importantes crecimientos. Ese poder y preferencia por las imágenes sigue aumentando más y más cada día. No hay más que ver las últimas actualizaciones de los canales más conocidos, como la nueva imagen de las cabeceras de Google+, la previsualización de los contenidos enlazados en Facebook, la posibilidad de compartir vídeos en Instagram o la previsualización de fotos en Twitter.

¿Qué puede aportar una línea gráfica cuidada y bien definida a nuestra estrategia en Social Media? Sin duda, muchas mejoras positivas y, la más evidente: un mayor engagement. Existen herramientas para cuantificar el impacto específico que tienen nuestras imágenes en Instagram, como Statigram, pero en otras plataformas no es tan evidente. Con todo, las nuevas estadísticas de Facebook ahora permiten saber qué tipo de publicaciones funcionan mejor en función de su alcance e interacción media y, también, cómo han funcionado específicamente cada una de ellas, incluidas las imágenes.

Los datos hablan por sí mismos, las publicaciones acompañadas por imágenes son, por lo general, las que mayor alcance e interacción consiguen. Entonces, ¿por qué no apostar por una línea de contenidos más visual? Según Eduardo Punset, “poner imágenes a un concepto abstracto en el cerebro sufre un efecto inmediato” ya que la imagen es un instrumento de permanencia o duración de la memoria a largo plazo que ayuda a conseguir una reacción buscada, como por ejemplo una compra, la contratación de un servicio, o simplemente la predisposición positiva hacia un producto nuevo. Entonces, ¿qué ocurre cuando gestionamos la comunicación de marcas que ofrecen productos o servicios? Las imágenes son más necesarias todavía.

Además, no sólo las herramientas de medición del impacto en Social Media refuerzan la teoría de que expresar una idea a través de una imagen resulta mucho más efectivo. Son muchos los datos científicos según Connecting Brains, los que aportan explicaciones tan relevantes como que el 90% de la información que llega a nuestro cerebro es visual, que la mente procesa imágenes 60.000 veces más rápido de lo que procesa el texto o que el dibujo sirve para razonar ideas con más claridad, estimulando, además, la imaginación.

Por todo ello, el uso de material gráfico fácilmente asociable a una marca y bien planteado, ayuda a transmitir y reforzar la identidad y los valores de la entidad, muestra sus productos o servicios, favorece la creación de la necesidad, fomenta el engagement y aporta valor. Sin embargo, un mal uso de las imágenes puede desencadenar el efecto contrario. ¿Cómo conseguir potenciar la presencia de nuestra marca a través de las imágenes? Podemos seguir unas sencillas pautas como las que proponemos a continuación:

  1. Menos es más. Un diseño bien fundamentado,      claro y que exprese una sola idea es mucho más potente. Debemos huir de      las imágenes confusas y mal estructuradas o llenas de elementos que no      sirvan para reforzar el mensaje.
  2. Simplifica, simplifica,      simplifica.      Comunicamos mejor con menos elementos, pero bien elegidos. Por ello, no      conviene abusar de demasiados colores o tipografías disonantes que      entorpezcan el mensaje que pretendemos transmitir.
  3. Buscamos la identidad. Además de comunicar y gustar,      pretendemos que nuestro material gráfico se identifique fácilmente con      nuestra marca. Para ello podemos emplear los elementos que nos      identifiquen corporativamente: los colores, la tipografía, el estilo y el      tono.
  4. Queremos interesar, sugerir,      sorprender, enseñar y compartir. Para ello, debemos interesarnos por aquello que      interese a nuestro público y apostar por el ingenio o la originalidad para      romper esquemas. Así facilitaremos que nuestros contenidos sean      viralizados y tengan un mayor alcance.
  5. Estamos al día. Una buena oportunidad de      demostrar que estamos actualizados es anticiparnos a los acontecimientos.      Celebrar con imágenes los días festivos, las fechas importantes y todos      aquellos acontecimientos que podamos ilustrar, es una oportunidad potente      para sorprender con un buen diseño.

Un buen ejemplo de todo lo anterior es, sin duda, la línea gráfica que usa Oreo. La famosa marca de dulces no dejó de asombrarnos durante todo un año con las brillantes gráficas que elaboraba con sus galletas. Durante 100 días celebró el centenario de su fundación publicando divertidas imágenes en sus canales sociales que evocan acontecimientos de actualidad.

Por todo esto, ¿estás de acuerdo en que las imágenes son una de las claves para conseguir un gran ratio de engagement y de awareness con nuestra comunidad en Social Media? ¿Crees que podemos lograr el secreto del éxito con nuestras campañas gráficas? De lo que no cabe duda es que están revolucionando nuestra forma de comunicarnos, de compartir emociones y de contar nuestras experiencias y las marcas quieren estar ahí, formando parte de esas sensaciones y anécdotas.

Así que no lo dudes: dispara, emociona, retoca, sonríe, apunta, enfoca y diseña hasta clavar esa imagen, tu imagen.