Archivos Mensuales: octubre 2013

Las redes sociales no son un canal de venta ni fueron concebidas para lanzar mensajes comerciales

vender-en-las-redes-sociales

(imagen: rampapublicidad)
Publicado por Marta Amanda García Martínez en PuroMarketing

Las redes sociales no se crearon para las marcas, se crearon para entablar relaciones entre iguales, para conocer gente, estrechar vínculos y ponernos al día de la vida de nuestros amigos. Twitter podría ser una reunión con compañeros del trabajo, Facebook e Instagram un café, una comida con amigos y Pinterest es como ir de compras todos juntos a unos grandes almacenes.
El adjetivo de “social” no fue puesto ahí por casualidad ni para aparentar. Es que las redes nacieron como nueva forma de socialización de las personas a través de un contacto virtual en lugar de físico. Y la esencia no puede desvirtuarse y esperar obtener buenos resultados.
Es frecuente escuchar a las marcas decir que el volumen de ventas que traen las redes sociales no es mucho o que no funcionan para un determinado sector. El error que les lleva a esas conclusiones está, ya no en el plan de social media, en la estrategia de la empresa, sino en el origen de estos, en el concepto mismo que la marca tiene de las redes sociales. Éstas no son un canal de venta, no han sido concebidas para lanzar mensajes comerciales.
La gente se refugia en Facebook en su tiempo de ocio (o en cualquier minutillo que tiene mientras espera el ascensor, de acuerdo) para poder hablar con quién quiere y de lo que quiere. No acepta que en SU tiempo, las marcas no hagan más que intentar venderles sus productos y bombardearles con mensajes publicitarios revestidos de buen rollito social. Cuando se aborda la estrategia en redes sociales desde ese prisma es fácil perderse y fracasar.
Los paralelismos con la vida real suelen ser bastante ilustrativos y nos aportan el punto de sentido común que a veces perdemos de vista cuando estamos enfrascados en las matemáticas y estadísticas del negocio. ¿Qué pensaría uno de un extraño que a mitad de una boda interrumpe una conversación de amigos, no para aportar su punto de vista, no, sino para hablar de sí mismo todo el rato? Quizá lo que piense se lo guardaría para sí, pero no tardaría en encontrar una excusa para abandonar esa tediosa conversación.
Por eso, lo primero que debe hacer una marca cuando entra en redes sociales es escuchar. Quizá encuentre gente dispuesta a comprar, pero intentar vender a alguien que no quiere que le vendan sólo consigue alejar aún más a la audiencia y dañar su propia imagen y reputación social.
Miremos si no a nuestro alrededor como profesionales del marketing digital. ¿Qué empresas consideramos que están teniendo éxito en redes sociales? Aquellas que han sabido conversar, que no hablar, que usan sus perfiles para inspirar y entretener a sus seguidores, que les han dado la posibilidad de que ellos tomen la palabra, que suban sus fotos, que publiquen lo que quieran en sus muros, que han sabido crear de verdad una comunidad virtual viva, sin trampas ni artificios, siendo honestas con los valores que representan sus siglas. Son las empresas que de verdad han comprendido la esencia de las redes, su componente social.
No quiere decir que las redes sociales no tengan ninguna repercusión en las cifras de negocio. Al contrario, bien llevadas siempre reman a favor. Son la cara visible de la empresa, las que ayudan a poner rostro y humanizar unas simples siglas, las que dan idea de los valores y las personas que hay detrás. ¿Son el reflejo del alma de una empresa? Tal vez sí, sería una buena expresión.
La clave para el éxito no es otra que dejar de concebir el social media como un canal de ventas y entenderlas como lo que son, un lugar estupendo para hacer amigos y encontrar defensores de nuestra marca.

Los 10 errores más comunes de un community manager de pacotilla

 

CORCHO

 

A través de Comunica o Muere

 

Hay frases que, se oyen una vez y, quedan, para siempre, grabadas en la mente. ¡Impactan! Por ejemplo, ésta que dice que

No hay nada más peligroso que un ignorante seguro de sí mismo.

 

Amén. Y es que esto pasa, sobre todo, en el mundo 2.0: el terreno pantanoso de las redes sociales.

La flauta suena y hay muchas empresas que, sin tener muy claro de qué va todo esto, se lanzan a la piscina con la confianza de que sabrán mantenerse a flote ¿En qué se basan?

Dedicamos el artículo de hoy a mencionar los errores más comunes cometidos por los community managers de pacotilla ¿Quiénes? Sí; los que van de algo que no son, también conocidos como vende-motos o intrusos en una profesión extremadamente delicada puesto que, la imagen y la reputación de las empresas a las que prestan sus servicios está en juego, corriendo un alto riesgo de ser gravemente perjudicadas.

¡Empezamos!

 

Es importante tener claro que, en todo momento, una empresa debe ser responsable de sus actos y, por tanto, el principal error llega por su culpa:

Tu sobrino, que está muy puesto en esto y tiene un móvil ultramoderno y perfiles en todas las redes sociales habidas y por haber, es una máquina y está perfectamente preparado para representar a tu empresa en Internet. ¡ERROR! Es imprescindible contar con profesionales capaces de estudiar y analizar las necesidades de tus clientes, reales y objetivos, y también, las de la empresa para, acto seguido, poder diseñar una estrategia correcta, con unos objetivos claros que serán alcanzados poniendo en marcha las acciones adecuadas y, posteriormente, sabrá medir los resultados y evaluar qué aspectos del plan de marketing mantendrá y cuáles serán sustituidos por nuevas acciones más afines a los objetivos marcados en la fase inicial del proceso o campaña.

 

Ahora sí, y sin ánimo de ofender a la familia de nadie, llega el momento de hablar alto y claro. Si te has sentido identificado con el primer error mencionado, lo sentimos pero, tu sobrino se ajusta totalmente al perfil común del community manager de pacotilla y por tanto, si tiene la paciencia de seguir leyendo, se sentirá identificado con la gran mayoría de los errores que tratamos a continuación.

¡Seguimos!

 

Ni objetivos ni estrategias. ¿Sabes por qué estás en las redes sociales? ¿Porque están de moda? ¿Porque todo el mundo está? ¿Sabés para qué sirven? ¿Para vender? ¿Para comunicar? ¿Para ambas cosas? Si no tenemos claro el destino al que queremos llegar, será imposible elegir el camino adecuado.

 

Lo importante es ganar seguidores ¡MAL! En las redes sociales, SIEMPRE, prima la calidad ante la cantidad. Mejor pocos y buenos seguidores que muchos fans que no interactúan, no conoces, no tienen ningún tipo de vínculo con tu empresa y por tanto, no hablarán de ella ni servirán para nada. ¿Sabés qué publicaciones son las que más interesan a tu audiencia? ¿Conoces los días y horas más optimas para publicar? ¿Te has preocupado en saber por qué y de dónde llegan los seguidores a tu marca? ¿Qué les ofreces? ¿Qué quieres de ellos? ¿Qué estás obteniendo? ¿Funciona lo que haces?¿Cómo lo sabes?

 

Las redes sociales son gratuitas. Es cierto que registrarse en cualquier red social y abrir un perfil en la misma no cuesta dinero pero, una cosa es tener presencia y otra, muy diferente, es saber gestionarla y, para lo segundo, es imprescindible invertir ¿Tienes un presupuesto específico destinado al marketing on-line?

 

Publicaciones esporádicas, cuando encarta. Acogerse a un plan de marketing es fundamental, entre otras cosas, para poder respetar una planificación que nos ayude a decidir cuáles son las mejores horas para publicar, teniendo siempre en cuenta la receptividad de nuestra audiencia. Cada tipo de negocio tiene sus particularidades, por eso, necesitamos contar con un profesional capaz de analizar y detectar éste tipo de detalles que, ¡No son ninguna tontería! Si sólo actualizas tus perfiles cuando te acuerdas, cuando tienes un hueco en tu apretada agenda o cuando encuentras en la red algo que te parezca curioso y apto para compartir ¡Lo estás haciendo mal! Los usuarios no visitarán tus sitios on-line con frecuencia ¿Por qué iban a hacerlo si cuando entran no encuentran contenidos nuevos e información de valor? Si siempre publicamos a las mismas horas, facilitaremos la labor del usuario pues sabrá cuándo entrar si quiere encontrar cosas nuevas, que no haya visto ya…

 

A la competencia, ni agua. Nuestros competidores o adversarios tienen algo en común con nosotros: el público objetivo ¡Casi nada! Andan a la caza y captura del mismo tipo de clientes que nosotros y por tanto, los conocen y suelen saber qué necesitan y cómo satisfacer sus necesidades. Si no sabemos en qué punto están, qué cosas hacen, cuál es su estrategia, qué le funciona y qué deben cambiar, no sabremos qué nos diferencia de ellos, qué nos hace mejores o qué cosas deberíamos cambiar nosotros… ¡Podemos aprender mucho de ellos! para bien y para mal… ¡No debemos perderles la pista! Por tanto, nuestra labor en las redes sociales jamás puede reducirse al ‘bla, bla, bla’. Escuchar y analizar lo que ocurre a nuestro alrededor es imprescindible.

 

Los empleados de la empresa no tienen por qué estar implicados en la estrategia ¿Y la atención al cliente?. El equipo de profesionales que trabaja para ti conoce muy bien tu marca, tu producto e incluso, tus clientes y por tanto, su punto de vista es importante y pueden aportar mucho. Si además, manifiestan sus opiniones públicamente a través de los canales sociales en los que estáis presentes, beneficiarán mucho la imagen de vuestra marca. Otro aspecto que no hay que descuidar es la oportunidad que las redes ofrecen a las empresas para ser usadas como una vía más para prestar servicios de atención al cliente ¡No olvidemos que estamos aquí para comunicar y facilitar la vida a los clientes y usuarios! Estos podrán hacer preguntas, plantear dudas, comentar sugerencias… pero, claro ¡Deben obtener respuestas! y tienen que ser rápidas, precisas, directas y adecuadas. Por favor, en un tono cercano pero correcto ¡Nada de abreviaturas, ni faltas de ortografía, ni colegueo excesivo! Estamos trabajando…

 

¿Monitorizar? ¿Te miras el ombligo? ¿No te preocupa qué se dice de ti en las redes? Volvemos a incidir en lo que comentamos en el apartado dedicado a la competencia: ¡Debes hacer un seguimiento exhaustivo sobre todo lo que se dice sobre tu marca! Para bien y para mal… ¿Cuáles son las tendencias que se están detectando en tu sector? ¿Cuáles son las cosas que tus clientes más admiran de tu empresa? ¿Qué cosas hacen que se quejen y por tanto, debes plantearte corregir? En esto consiste la escucha; un ejercicio que aunque, ahora pienses que no sirve para nada, nos dará muchísimas pistas sobre el camino que debemos tomar ¡Nos ayudará a mejorar y nos inspirará ideas para crear y publicar los contenidos más óptimos!

 

Si dicen algo que no me gusta, lo borro y a volar. ¡No, no y no! Esto es casi lo peor que podemos hacer. Una de las máximas del Social Media es admitir que toda crítica puede resultar constructiva. Hay que dar la cara, enfrentarse a los problemas, encontrar su raíz y aprender a solucionarlos. Esto, precisamente, será lo que nos haga ser mejores. Nuestra imagen está en juego y una crisis en nuestra empresa, también. Los usuarios de Internet son clientes con los mismos privilegios que los que acuden físicamente a nuestro negocio, por tanto, hay que tratarlos igual de bien. Si hay que pedír disculpas, se piden ¡Nunca responderemos a la defensiva! Si tenemos que ponernos en contacto con algún departamento de nuestra empresa para solventar las dudas o quejas que recibamos a través de las redes, lo haremos. ¡Lo que sea antes de arriesgarnos a perder un cliente o que éste hable mal sobre nosotros! Si por ejemplo, tienes un restaurante y escriben una crítica mala sobre algún plato que han degustado en nuestro negocio, le pediremos sugerencias para mejorarlo y, si es preciso, lo invitaremos a una ración para compensarlo o haremos lo que esté en nuestras manos para enmendar nuestro error ¿Entendido? El cliente siempre lleva la razón y eso no es algo nuevo que haya llegado a nuestras vidas con las nuevas tecnologías ¡Eso lo entendemos todos! O, eso espero…

 COMMENT

Hablar por hablar. No nos referimos al programa radiofónico de la Cadena Ser ¡Qué va! Quizás, somos pesados pero es que no nos cansaremos de repetir que una buena planificación resulta imprescindible a la hora de gestionar un perfil profesional en Social Media, exactamente igual que la tarea de ESCUCHAR. Sólo así sabremos qué publicaciones funcionan mejor, originan más interacciones, son más compartidas, comentadas… ¿Qué tipo de contenidos son los que más interesan a nuestra audiencia? ¡Esos son los que hay que fomentar! A veces, publicamos cosas que pasan totalmente desapercibidas, nadie habla de ellas, no hacen nada de ruido ¿Seguiremos usándolas? ¡No! Si ya sabemos que no funcionan pues, fuera… ¿Nuestro negocio empieza a tener pérdidas y, sin embargo, otro similar está subiendo en ingresos? Será por algo… hay que averiguar qué es y cómo hacerlo ¡Tenemos que superarlo! Innovar, ser los primeros, ir un paso por delante al resto… ¡Es la única forma! Porque nuestro objetivo no es ser uno más, sino… ¡Ser los mejores! Para terminar, diremos que a nadie le cae bien la gente egocéntrica y prepotente y que, gracias a las redes sociales, las empresas son cada vez más juzgadas por su personalidad, formada por los diferentes carácteres que pertenecen a las distintas personas que hay detrás, y delante, de cada negocio; por tanto, nada de hablar siempre de nosotros mismos, de lo buenos que somos … No nos haremos pesados con la publicidad agresiva, no pegaremos nuestros contenidos en muros ajenos, ni nos dedicaremos, en exclusiva, a publicar promociones, ofertas, precios… ¡Contenido de valor!

¡Basta de lecciones por hoy! Espero que estos tips os hayan resultado interesantes y que, si en algún momento os habéis sentido identificados con la figura del community manager de pacotilla, en vez de tomar este artículo como una ofensa, lo interpretéis como un regalo que puede ayudaros a corregir errores y hacer las cosas bien ¡Os beneficiará!

Besos y sonrisas… ¡No podemos estar callados! Ya se sabe… Comunica o Muere

 

Ya tengo el Facebook y el Twitter y esto no funciona

haddock-cabreado

 

A través de Redes&Marketing y el blog de Inma Jiménez

Con esta frase me han recibido muy frecuentemente distintos clientes. Cuando finalmente he ido a verlos, lo primero en decirme ha sido: “Inma, a ver. Mi cuñado me dijo que me abriese un Facebook y un Twitter, que iba a vender más, pero esto no funciona”. 

Por otro lado, las Redes Sociales son esencialmente, comunicación, interacción, y, con frecuencia, las pymes y los autónomos se centran en la autopromoción, el autobombo, ignorando a los demás. Esto es percibido por los demás usuarios como un comportamiento unopuntocero, lo que generalmente desemboca en el aislamiento. Las Redes Sociales son un canal bidireccional donde se comparte, se escucha y se habla. Si solo hablamos nosotros, al final, nadie nos escuchará.

Bueno, por desgracia, esto es más común de lo que cabría esperar.

Como ya he dicho en posts anteriores, el tener éxito en las Redes Sociales pasa por tener una cuenta en Facebook y en Twitter, por supuesto que sí, pero no podemos esperar que por el simple hecho de llamarnos @aluminios pepe y tener 100 fans vamos a tener éxito.  No me canso de repetir que estas herramientas nos pueden ayudar, pero integradas en una estrategia de Social Media.

Un ejemplo para aquellos que no me creais. Imaginad que estamos en guerra. Somos los generales de uno de los ejércitos y, contra el otro entero sólo enviamos a luchar a un soldado de infantería y a otro de artillería. ¿Cuál creéis que sería el resultado? ¿Saldríamos ganadores?, más aún, ¿qué conseguiríamos? Salvo una pérdida de dos vidas y tiempo, absolutamente nada.

Pues en las Redes Sociales es exactamente lo mismo: funcionan, sí, pero no por sí solas, combinadas con otras herramientas y utilizándolas de forma adecuada.

Este es el primer error. Si no nos marcamos un objetivo, ya podemos hacer lo que queramos, pero seguro que no tendremos éxito.

Según el objetivo que nos marquemos usaremos unas u otras herramientas, y eso serán los indicadores que mantendremos bajo observación, para, periódicamente, ir evaluando la marcha de nuestra estrategia y ver si funciona o no.

Además, como consecuencia de no tener un objetivo bien definido, no podemos saber cómo poner en marcha nuestro plan.¿Necesitamos Facebook, Twitter, LinkedIn?, ¿sería bueno para mí usar un blog?

Otro error que suelen cometer las empresas es no usar el contenido como forma de posicionarse. Ya ha quedado claro que el contenido es el rey, y que crear y compartir contenido de calidad es fundamental, al igual que saber viralizarlo de forma que nuestra audiencia pueda llegar a él fácilmente. Si tenemos algo que decir pero no se lo contamos a nadie, ¿de qué nos sirve?

Para tener éxito en una estrategia de Social Media es fundamental controlar qué pasa a nuestro alrededor, y eso es algo que muchas pymes ignoran. Si no sabemos qué o quién habla de nosotros, nos encontraremos casi con toda seguridad, con problemas que pueden derivar en una crisis de reputación que nos pueden dañar muy seriamente. Estar en el mundo dospuntocero supone saber qué pasa en el ecosistema social, de manera que así podremos evitarnos disgustos y saber qué puntos de nuestra estrategia funcionan y cuáles debemos mejorar.

Un error muy habitual es pensar que entrar en las Redes Sociales es fácil y gratis. Si bien no requiere inversión inicial ya que sólo necesitamos un ordenador y conexión a internet, necesitamos tiempo que dedicar a crear una imagen fuerte y de confianza, lo que empieza por construir perfiles adecuadamente. He tenido que explicar en muchas ocasiones la importancia de tener un perfil 

en Facebook o en Twitter completo, sin campos en blanco, ya que esto denota desgana y desinterés en presentarte al resto de los usuarios, además de añadir una foto profesional. Una vez creados los perfiles y, al ver que esto de los Social Media requiere más tiempo del que estamos dispuestos a invertir en ellos, es común actualizar cada vez menos, hasta que al final, caen en desuso.

Otro error. Si no tienes tiempo de gestionar tus perfiles sociales, bórralos, no los mantengas por el simple hecho de que tu pyme esté en internet, puesto que, los clientes, si ven tu perfil no actualizado, no sentirán la misma confianza para acercarse a nosotros.

Ya hemos dicho que la clave del Social Media es la conversación, y, cuando conseguimos crearla debemos vincularnos estrechamente, no dejar que vaya a la deriva sin que participemos. Esto hará parecer que sólo nos interesa generar tráfico y no interactuar con nuestra audiencia. A todos nos gusta que se sepa quién somos. Por tanto, intenta que tus seguidores sean tus amigos, llámalos por su nombre, deja que aporten contenido: no olvides que ellos son la parte fundamental del Social Media.

Muchos usuarios prefieren la cantidad a la calidad, es decir, tener muchos amigos aunque no interactuemos con ellos, porque piensan que les ayudará a tener más éxito, pero lo cierto es que es mejor tener menos amigos y mantener el diálogo y conversar activamente y formar una buena comunidad. No olvidemos que el hecho de tener más amigos en Facebook no nos garantiza tener más ventas.Pero, por desgracia, en una conversación siempre hay alguien que nos dice algo que no nos gusta, también en las Redes Sociales, y, bajo ningún concepto debemos borrar los comentarios negativos, sino que debemos intentar revertirlos y conseguir que un usuario descontento se convierta en un prescriptor.

Por tanto, no pensemos que por tener un perfil social vamos a duplicar las ventas inmediatamente o que nuestra marca será mucho más fuerte en dos semanas. Hay que tener siempre que todo requiere su tiempo, vísteme despacio que tengo prisa, como decía mi madre.
El Social Media, como afirma Dolores Vela en un post muy interesante, no es magia, y el Community Manager es el alquimista que transforma los materiales gracias al conocimiento, la paciencia y la constancia.

Muchas empresas todavía no cuentan con una política sobre el uso redes sociales

 

 

rrss

 

 

3 de cada 4 empresas están preocupadas por la privacidad de sus datos, aunque no hacen nada para evitarlo

A través de Puromarketing

El 71% de las empresas está preocupado por los riesgos que reporta actuar en las redes sociales, aunque únicamente el 36% se preocupa por formar a su plantilla adecuadamente. La actuación en redes sociales implica una exposición pública, y el tratamiento de información confidencial, que las marcas deben saber gestionar y controlar.

El estudio sobre riesgos de las redes sociales en las empresas, elaborado por Grant Thornton pone de relieve la conciencia por parte de las organizaciones sobre los riesgos de su actividad en los Social Media. 3 de cada 4 empresas mostró su inquietud por los efectos colaterales de su presencia online, aunque consideran que dichos riesgos pueden ser paliados, e incluso evitar que se produzcan. Según los datos de Grant Thornton, únicamente un 13% de los encuestados permanece impasible ante este hecho, bajo la creencia de que su marca no está expuesta por el hecho de estar presente en las redes sociales.

 

¿Qué temas son los que más preocupan a las empresas?

 

Entre los temas más importantes, los encuestados destacan su preocupación por cómo las redes sociales pueden perjudicar su reputación online, la publicación de información confidencial, la suplantación de identidad corporativa y el incumplimiento de la normativa vigente. Un 36% de las marcas está preocupado por los comentarios negativos que puedan aparecer sobre la marca, seguido de la exposición pública de datos confidenciales (32%), o privados (14%). Un 43% no está seguro de que este tipo de información esté lo suficientemente protegida.

¿Qué hacen para mitigar estos riesgos?

Pese a que el grado de interés es elevado, la mayor parte de las empresas no hace nada para evitar los riesgos. Un 59% de las empresas reconoce que no cuenta con un plan de evaluación y análisis de su situación en los Social Media, ni de una política de recomendaciones y buenas practicas en estos canales.

Además, el nivel formativo en este área es realmente escaso entre el personal de estas corporaciones. Solamente el 36% cuenta con un plan de formación para sus empleados, mientras que un 19% directamente desconoce si lo tiene. La nota positiva está en que en los últimos 2 años el porcentaje de empresas que se preocupan por la formación de su plantilla en este aspecto ha aumentado un 15%. 

En cuanto a la existencia de un política interna que regule el uso de las redes sociales y la privacidad de los datos, únicamente está presente en el 33% de las empresas, aunque conviene añadir  que es un área en pleno desarrollo. El 40% de las empresas tiene previsto crear esta política en un futuro próximo, o ya cuenta con una serie de medidas relacionadas. 

 

¿Tiene tu empresa un plan de evaluación de su actividad en las redes sociales? ¿ha desarrollado una política interna de uso de las redes sociales?

 

5 mitos falsos sobre la creatividad

cerebro creativo

 

A través de Marketing Directo

Muchos creen que la creatividad es algo innato con lo que se nace o no se nace. Sin embargo, lo cierto es que nadie viene al mundo sin un ápice de creatividad en sus entrañas. Nuestro yo creativo está dentro de nosotros. ¿El problema? Que para que ese yo creativo termine saliendo a flote,nuestra personalidad juega un papel clave. Todos tenemos la semilla de la creatividad en nuestro interior, pero esa semilla esta irremediablemente conectada con nuestra propia personalidad, de ahí que hacer generalidades sobre el fenómeno de la creatividad sea realmente inútil. Como creativos, cada uno de nosotros somos un mundo. Esta es la idea central del libro Creative You: Using Your Personality Type to Thrive, una obra en la que David B. Goldstein desmonta los siguientes 5 mitos sobre la creatividad:

1. Salir de nuestra zona de confort es la mejor manera de prender la chispa de la creatividad
La creatividad en realidad sale a nuestro encuentro cuando hayamos nuestra zona de confort y permanecemos en ella. Cuando sentimos cómodos y actuamos en base a nuestras preferencias personales, tenemos el valor de asumir riesgos. En cambio, si nos sentimos incómodos, tenemos menos probabilidades de “cazar” grandes ideas.

2. Las sesiones de brainstorming son la mejor manera de alumbrar ideas brillantes
Algunas personas, especialmente las extrovertidas, se sienten más “vivas” y creativas cuando están rodeadas de otra gente. Todo lo contrario les sucede, sin embargo, a las personas extrovertidas, cuyas ideas terminan a menudo “ahogándose” cuando se encuentras rodeadas de otras personas.

3. Ser creativo significa ser espontáneo
A veces las ideas más creativas e inspiradoras nacen de la planificación más cuidadosa. La meticulosidad y la previsión no están ni mucho menos reñidas con la creatividad.

4. La gente creativa debe inventar algo nuevo
Desafortunadamente sólo un 30% de la población pertenece a la élite de las personalidades intuitivas, una élite reservada para eminencias como Einstein o Edison. Que no todos podamos ser Einstein o Edison no nos convierte, de todos modos, en menos creativos. Simplemente somos creativos de forma diferente.

5. La creatividad implica tener un producto terminado
Las personas con personalidades perceptivas rara vez ponen punto final a sus ideas creativas. En lugar de finalizar sus ideas, se empeñan en modificarlas, editarlas y revisitarlas constantemente.