MARIANO COMUNICA POCO

A pesar de haber sido vista por 3,2 millones de espectadores, la entrevista al presidente del Gobierno en TVE parece no haber servido para aclarar demasiadas dudas sobre el futuro de España ni sobre los planes del Ejecutivo. Consideraciones políticas aparte, expertos en comunicación y periodistas políticos han analizado la comparecencia del presidente en términos muy coincidentes. Rajoy ha sido él mismo a todos los efectos: prudente tirando a opaco, previsible en exceso y haciendo uso de sus tópicos habituales o echando mano de comparaciones domésticas para explicar las tempestades económicas globales. Aquí recogemos algunas opiniones.

Ignacio Martín Granados. Periodista

El Presidente no se ha prodigado precisamente en dar explicaciones del por qué de sus medidas y había cierta expectación en ver qué nuevo podía aportarnos. Sin embargo, ha dejado escapar una magnífica ocasión para poder explicarse ante los ciudadanos. Nos hemos encontrado con el Rajoy más auténtico: un discurso, por otra parte, muy bien aprendido, pero previsible en el que eludió responder directamente a lo preguntado, esquivando la formulación de cualquier compromiso; cultivando su storytelling personal de gobernante que está adoptando medidas que no le gustan pero no tiene más remedio que ejecutarlas; salpicado de giros de lenguaje coloquial y sus tradicionales coletillas (“vamos a ver”, “haremos lo que tengamos que hacer”, “no se puede gastar lo que no se tiene”, “actuaremos en defensa de los intereses de España”, “a mí tampoco me gustan las medidas que estoy adoptando”…) y que no nos ha aportado nada que no supiéramos, excesivamente prudente, aleccionado por las contradicciones de sus decisiones.

Carlos Elordi. Periodista

En  Televisión española dijo tan poco y ocultó tanto que hoy los medios extranjeros hacen interpretaciones disparatadamente distintas de lo que quiso decir. Para The Guardian, “Rajoy se contuvo sobre cuáles serán los términos del rescate”.  La edición online de la BBC dice que “Rajoy rechaza las condiciones del rescate”, mientras que el derechista diario alemán Die Welt entiende que “Rajoy prohíbe cualquier interferencia de la Unión Europea en España”. Pero lo más sugerente es lo que publica el New York Times. El artículo se titula “Los problemas políticos internos impiden que España tome una postura clara para salir de su crisis de deuda y dice “Los críticos advierten que si España espera demasiado corre el riesgo de reavivar los temores de los inversores que a principios de este verano elevaron los tipos de interés a niveles insostenibles”.

Javier Vizcaíno. Periodista

El prohombre de Pontevedra se tiró toda la entrevista de ayer despejando balones a la grada y batiendo el récord de decir que no se puede gastar lo que no se tiene.

Íñigo Sánez de Ugarte. Periodista

Mariano Rajoy no dio la precisamente la impresión de tener las ideas claras: “eeeeh, vamos a ver”. Pocas cosas hay en la política española que más preocupan o angustian a los españoles, incluidos los que votaron a Rajoy pensando en que su llegada al poder lo solucionaría todo. A todos ellos, Rajoy les dejó claro que no tiene una respuesta o la tiene y prefiere ocultarla.

Luis Arroyo. Experto en comunicación política.

Hemos visto al genuino Rajoy, poco comprometido  y sin arriesgar. Rajoy es como esos viejos coches soviéticos: duros para aguantar años, pero sin atractivo ni sorpresas.

Xesca Vidal, doctora en Ciencias Audiovisuales, psicóloga y experta en Comunicación Pública.

 Vio un cambio sustancial en su imagen pública al desarrollar un movimiento constante y de principio a fin con las manos y los brazos. He visto una gran evolución, “la persona lenta, aburrida y anticuada se transformó en vitalidad”. Por primera vez, añade, parece que ahora al fin “Rajoy ha dado realmente importancia a la comunicación no verbal”.

Tuvo eso sí un fallo al inicio del debate, explica cuando tras la primera pregunta y teniendo a su izquierda a la moderadora, giró su cabeza hacia la derecha, es decir huyó, luego tomó aire lo que demuestra que estaba nervioso, sacó la lengua y después empezó a titubear, es decir actuó como lo ha hecho siempre aunque después lo corrigió y no lo repitió más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s