Archivos Mensuales: junio 2012

PUBLICIDAD CON ALMA

 

BiTTia acaba de recibir el premio del Publifestival a la mejor Pieza Gráfica con una campaña dedicada a la erradicación del consumo de tabaco entre mujeres embarazadas. Esa pieza fue empleada en la campaña que realizó el Principado de Asturias con motivo del Día Mundial Sin Tabaco de 2011.

Que una agencia reciba un premio por el contenido social de un trabajo invita a hacer una reflexión sobre el valor real de lo que hacemos a diario, el valor de la publicidad, una tarea que lleva siendo objeto de disputa desde su aparición. Para muestra, dos frases. El gran historiador y filósofo Arnold Joseph Toynbee fue tajante al decir: “No se me ocurre ninguna circunstancia en la que la publicidad no sea un mal”. Queda claro que Toynbee desconfiaba, como algunos siguen haciendo, de la publicidad como herramienta para mejorar la historia o la vida.

Sin embargo, otro gran pensador casi contemporáneo a él, Marshall McLuhan afirmó con la misma contundencia que  “La publicidad es la mayor forma de arte del siglo XX”. ¿Somos tan inmorales como escribió Toynbee? ¿Tan artistas como dijo McLuhan? ¿Manipuladores? ¿Visionarios? ¿Qué somos los publicistas? Tal vez tengamos una pizca de cada cosa. Lo que sí es evidente es que nuestra sociedad cada  vez más informada y menos crédula exige buena publicidad, no sólo en cuanto su calidad estética, sus contenidos o su factura técnica. Los espectadores y los anunciantes quieren también publicidad con alma y con conciencia.

La publicidad, vende, asombra, entretiene, pero también puede mejorar el mundo, educar y dar un toque de belleza. No es lo mismo publicidad que simple propaganda, pero debe atraer la atención del consumidor. La publicidad no es información, pero también se alimenta de la actualidad. La publicidad no es mero ejercicio estético, pero busca el arte. La publicidad no debe adoctrinar, pero es un soporte que aproveche su amplia audiencia para transmitir mensajes constructivos. En resumen, caminamos sobre una tela de araña con muchos hilos que son caminos entrecruzados y muchos ojos que nos observan. La clave es tratar de hacer un trabajo equilibrado y que, llegado el caso, pueda incluir unos valores sociales positivos.

Sobre estas pautas hemos trabajado en biTTIa al pensar y ejecutar la campaña institucional del Día Mundial Sin Tabaco en Asturias titulada “el humo del tabaco no respeta a nadie”. Hemos querido sorprender, ser innovadores y hacerlo, además, con conciencia de que un buen trabajo sirve a un buen fin mejor que un trabajo mediocre u oportunista. Hemos usado este arte del siglo XXI como un instrumento a favor de una vida más sana, de la prevención de una de las plagas de nuestro tiempo: el tabaquismo.Este premio respalda  nuestro trabajo y muestran la publicidad en su faceta más humana, moral y artística, la muestra como un medio que puede hacernos mejores.

 

Anuncios