REFRANERO DE LA PUBLICIDAD (VIII)

8. Si la mona se viste de seda, más mona se queda.

Con un poco de seda, la mona tendrá como mínimo un tacto sedoso, ¿no?

Imaginemos ahora –aunque sea difícil de imaginar– que tu producto no es mejor que el de tu competencia. Eso no significa necesariamente que sea un mal producto. Pero ya tienes dos tareas pendientes: la primera, intentar mejorarlo. La segunda, procurar que a los ojos de tus potenciales clientes tenga alguna ventaja competitiva… Por ejemplo, que su tacto parezca más sedoso.

Justo eso es lo que la publicidad hace por tu marca. Y va como la seda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s