REFRANERO DE LA PUBLICIDAD (II)

2. Que hablen de ti, aunque sea bien.

Esto es ya un clásico. Sin un mínimo de notoriedad en el ámbito adecuado no hay marca que se aguante. Hasta el punto de que tal pareciera que es mejor que se hable de ti, aunque sea mal, que languidecer en el desierto del anonimato.

Dejémonos de tonterías: siempre es mejor que lo que se diga sea bueno. Pero para eso primero tendrán que conocerte, ¿no?… ¿Haciéndote un poco de publicidad, tal vez?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s