Archivos Mensuales: febrero 2012

LA BANDERA TRICOLOR

Rojo, blanco, azul…

Los colores de la bandera francesa, sí. Pero también –y sobre todo, para el caso que nos ocupa– tres colores que representan la pasión futbolística en el Reino de Pelayo. Los colores de una batalla antigua, inmisericorde y nada sorda, que –como casi todas, en el ámbito del deporte– tiene razones que la razón no conoce: la rivalidad Sporting-Oviedo, Oviedo-Sporting, que tanto monta, monta tanto (aunque ninguna de las dos partes estará, como es lógico, de acuerdo con esta manida frase hecha).

Mientras se escriben estas líneas, la hueste rojiblanca, esa impresionante y ejemplar “Mareona”, masca desde la tarde del sábado su penúltima desazón: un empate que pudo ser victoria en Santander. Un solitario punto que se antoja insuficiente porque sucede a otro empate en casa y a una larga y dolorosa serie de derrotas en una competición clasista y cruel que no respeta a los pobres. En la Liga de las Estrellas, el fútbol es así.

Un par de altísimos escalones más abajo –aunque apenas a 30 kms– el eterno rival blanquiazul pasa con cada jornada del frío al calor y viceversa, haciendo la goma para no descolgarse de los puestos de privilegio que conceden el derecho a soñar con la División de Plata, lo mínimo que debería merecer un estadio imponente como el nuevo Carlos Tartiere y una afición ejemplar que las ha visto de todos colores, menos azul, desde su dramático descenso de Primera en 2001 y dos años más tarde, con su descenso administrativo –tras una denuncia por impago de sus propios jugadores– al infierno de la Tercera División.

Llegado el caso  –San Enrique Castro (el icono sportinguista natural de Oviedo) no lo permita, por un lado, pero sí San Eduardo Herrera (el icono oviedista natural de Gijón), por el otro– de que ambas tendencias se mantuviesen a final de temporada, podríamos estar ante otro momento histórico: el alineamiento del Planeta Rojo y el Planeta Azul en la misma competición –la Segunda División– del fútbol español, algo que no se producía desde principios de este siglo.

Existe la fundada sospecha de que incluso algún sportinguista desea, sueña, que algo así ocurra. Un sueño húmedo y algo perverso, desde luego, pero, para que nos vamos a engañar: muchos disfrutamos (y sufrimos, que de eso se trata) más cabreando al contrario en el derby regional que cabreando a CR7. Y son ya demasiados años con el mono.

A la espera de ese hipotético reencuentro de dos aficiones y un destino, tal vez ya se estarán preguntando ustedes a qué viene tanto fútbol en el blog de una agencia de publicidad. Pues muy sencillo: a propósito de lo de la bandera tricolor. Porque, además de su indiscutible asturianía y de ese puñado de jugadores que vivieron la heroicidad –y la infamia, según se mire– de defender los tres colores (el rojo, el azul y, en cualquiera de los dos casos, el común color blanco), Sporting y Oviedo comparten también un curioso episodio de una parte muy importante de su historia, la de sus símbolos.

Esta historia de fútbol, diseño, identidad corporativa y pasiones desatadas en un paraíso natural comienza en 1999.

Aquel año, el entonces Presidente del Real Oviedo, Eugenio Prieto, elige para actualizar la identidad visual de la Sociedad Anónima Deportiva (SAD) un conocido estudio de diseño gráfico gijonés, Taller Gráfico Llanos y Heredia, que años más tarde sería parte fundamental en la creación de lo que hoy conocemos como Bittia.

Para ello, partimos del elegante diseño del escudo del Club que el gabinete Impreso Estudio (Helios Pandiella y Mariví Ocio) había realizado un lustro antes. Un diseño que revisamos, racionalizamos, completamos y estructuramos en un completo –y complejo– Manual de Identidad Gráfica, que aún hoy sigue vigente.

En los meses siguientes, Bittia desarrolló también la nueva denominación (naming) y la marca de la tienda oficial del Real Oviedo, “Planeta Azul”, las mascotas “Gelu y Gelín” (inspiradas en las dos figuras que sostienen la Cruz de los Ángeles, emblema de la ciudad de Oviedo), así como la identidad de la Fundación Real Oviedo y de la escuela de fútbol de El Requexón, donde se forman las futuras estrellas del primer equipo, la “cantera” del Club.

 

Pero, además, en 2001 Bittia recibió también el encargo de diseñar la marca y todas las aplicaciones de imagen del 75 Aniversario de la institución, fundada en 1926. El resultado armonizó la cifra “75” con la Cruz y la Corona propias del Escudo del Real Oviedo.

 

Ambos diseños, el Escudo oficial y la marca del 75 Aniversario, fueron en su momento seleccionados por Quim Larrea para ser incluidos en su “biblia” de la identidad gráfica en España, “Logos&Trademarks” (Gustavo Gili Ed., 2003).

Pero, naturalmente, esto es solo la mitad de la historia, la mitad “azul”.

La mitad rojiblanca de esta película se rodó a finales de 2004 en la muy gijonesa y céntrica calle del Instituto. Concretamente, en la sede de la agencia Bitácora, la otra mitad del alma de la actual Bittia.

El Real Sporting de Gijón nos solicitó el diseño de la marca y todas las aplicaciones de imagen para su Centenario. Y quería que ésta representara, sobre todo, un homenaje a su afición. Trabajamos sobre la base de una reinterpretación ad-hoc del escudo del Sporting (diseñado, en su actual configuración, por el estudio gijonés Cyan), con el mensaje de los 100 años y unos trazos que sugieren la silueta de dos aficionados en plena celebración de un gol, bajo una estilización de la corona del escudo del Club.

 

La marca del Centenario y, naturalmente, todos los eventos y acciones relacionados con él fueron presentados por el Club en la temporada 2004-2005 y se desarrollaron en plenitud en la temporada 2005-2006. La nueva imagen fue acogida con un grado de reconocimiento y entusiasmo casi unánime por la afición y por la ciudadanía, como atestiguan tanto las hemerotecas como el señor Google.

En nuestro curriculum de agencia brillarán siempre con luz propia, juntos pero no revueltos, los tres colores de la bandera del mejor fútbol que uno puede ver y vivir en Asturias: los colores del Real Oviedo y del Sporting de Gijón. Y que sea por muchos años.

Así que en Bittia ya estamos preparados para diseñar las marcas del Centenario del Real Oviedo y del 125 Aniversario del Sporting de Gijón.

¡Aúpa Sporting! ¡Hala, Oviedo!

(P.D. Por si todo esto no os hubiese parecido suficiente, aún hay más: en 1999 Cromosol, un experimentado especialista en coleccionables y productos para venta en kioskos, nos encargó el diseño y la producción de dos de sus más exitosas colecciones de cromos… Sí, lo habéis adivinado: los álbumes oficiales del Real Oviedo y el Real Sporting de Gijón, orgullosos representantes ambos, en aquel entonces, del fútbol asturiano en la División de Honor del Fútbol Español. Los niños se los quitaban de las manos)

La Comunicación de la Prevención

Charles C. Ebbets fotografió en 1932 a los trabajadores que construían el GE Building, que es el nº 30 de la Rockefeller Plaza, sede actual de los estudios centrales de la NBC. En la imagen se veía un grupo de trabajadores en la pausa del bocadillo subidos a una viga con la única protección de su ángel de la guarda.

Afortunadamente esa imagen sería impensable a día de hoy. Términos como equipos de protección individual, líneas de vida, etc. que forman parte del día a día de cualquier trabajador en cualquier obra, hacen que los ángeles de la guarda tengan más tiempo libre.

     
En biTTia, el tener cerca de nosotros a un grupo industrial como el Grupo ISASTUR nos ha permitido trabajar con cierta frecuencia en un campo que no es muy habitual para una agencia de publicidad: La Prevención de Riesgos Laborales (PRL). Diseñar materiales para tratar de que las personas reflexionen sobre la forma segura en la que se debe acometer un trabajo es un reto muy gratificante, primero por lo inusual del trabajo y luego porque el objetivo último de un trabajo de este tipo es salvar vidas humanas.

Hemos diseñado manuales como el Prevenow en los que se han descrito mediante ilustraciones la práctica totalidad de situaciones de riesgo de tal manera que fuesen entendibles fácilmente por trabajadores de diferentes nacionalidades.

Hemos realizado campañas como la titulada “Recambia tu actitud” en la que se jugaba con el hecho de que para las partes del cuerpo de un ser humano no hay recambios. El mensaje decía: Tú vales mucho… y No tienes recambio. Eres la “herramienta de trabajo” más sofisticada y capaz. Pero también la más sensible y vulnerable. No la pongas en peligro.
Esta campaña se distribuyó en carteles en los centros de trabajo y se reprodujo en el reverso de naipes que se regalaban a los trabajadores.


Y también hemos realizado simuladores virtuales para el entrenamiento de los trabajadores que operan en subestaciones, en los que se podía simular, sin riesgo, las tareas que se realizan en una subestación insistiendo en las pautas de actuación necesarias para evitar accidentes.

Resumiendo, utilizamos desde los soportes más convencionales hasta los más actuales para conseguir un único objetivo: salvar vidas humanas. Y en ese camino que recorrimos al lado del Grupo ISASTUR se recogieron un montón de premios (que podéis ver en este post del blog del Grupo ISASTUR http://goo.gl/ZlndF) que reconocían su actividad en relación con la PRL y de los que nos gusta sentirnos un poco partícipes.

Esperamos seguir teniendo la oportunidad de realizar más campañas y materiales tanto para el Grupo ISASTUR como para otros clientes y colaborando en que el trabajo sea menos peligroso para todos… ah, y en reducir el stress de los ángeles de la guarda, que los riesgos psicosociales darían para otro post.

El orgullo del buen mercenario

En nuestro post del 3 de febrero “Los 10 NO-Mandamientos de la Creatividad” hablábamos sobre la singular –y, con frecuencia, incomprendida– condición del creativo, ese animal que muchos, por ignorancia o mala fe, imagináis a medio camino entre el pavo real (por su pluma colorista, su beligerante orgullo y su indestructible autoestima) y la cigarra (por su proverbial inclinación hacia la improvisación, la temeridad y la molicie).* 

 

* (Nota de la redacción: creativos del mundo, absteneos de abarrotar este post de comentarios injuriosos, que esto lo ha escrito uno de los vuestros)

Nos referíamos, claro está, al creativo publicitario en particular.

Y ya en el Primer NO-Mandamiento quisimos poner negro sobre blanco uno de los principios fundamentales del movimiento creativo, a saber:

“NO te creas un artista. Porque eres un (honrado) mercenario al servicio de Su Majestad El Cliente”.

Una vez que han madurado, los artistas, los del Arte con mayúsculas, son –al menos en su ideal– radicalmente libres. Hacen lo que les viene en gana, cómo y cuándo deciden, sin esperar ni aceptar instrucción o consejo de nadie. Y sólo una vez terminada someten su obra al escrutinio y la crítica. El público podrá entonces, sí, aplaudirla o denostarla, comprarla o ignorarla, pero eso no influirá necesariamente en la determinación del artista para persistir en su exploración de un determinado territorio o lenguaje creativo. Son abundantes en la Historia del Arte los casos de artistas empecinados que eligieron vivir  –y morir– en la miseria y el anonimato antes que renunciar a sus convicciones creativas.

Sin embargo, son de otra naturaleza la vocación y el oficio del creativo publicitario o el diseñador (gráfico, industrial o de moda). Las nuestras son “artes aplicadas”, disciplinas creativas al servicio, antes que nada, de un cliente y de sus necesidades e intereses. Y sin ellos no tienen razón de ser, porque trabajamos por –y gracias a– su dinero.

Bueno, una vez más, seguro que ya habéis pillado la idea, ¿a que sí?

Trabajar por dinero no es malo. Si acaso, yendo muy a la raíz del asunto, lo malo es tener que trabajar (ya lo dice el chiste: “bueno no debe ser porque es la única cosa por la que te pagan”)… Pero no nos vayamos ahora por las ramas del árbol de la filosofía.

Casi todo el mundo que trabaja lo hace, principalmente, por dinero. Y casi nadie se avergüenza de ello. Nosotros, desde luego, no lo hacemos.

Desde siempre, desde los buenos y viejos tiempos, en Bittia presumimos de los clientes que tenemos. Y nos sentimos identificados con ellos, porque apreciamos en lo que vale su esfuerzo, su interés, su valentía y, como no podría ser de otra manera, su confianza. También su dinero, ya ha quedado dicho, aunque luzca más feo puesto así, por escrito.

A cambio del dinero, la confianza, la ilusión y el tiempo que depositan en ella, los clientes esperan de su agencia –además de profesionalidad y pericia, claro– identificación, compromiso y complicidad. Porque sólo si agencia y cliente van a medias en esa inversión el balance final satisfará a ambas partes y, lo más importante, a su público objetivo.

Por todas estas razones, decíamos, en Bittia estamos orgullosos de ser o haber sido, en distintos momentos, “la agencia de la SRT”, “la agencia de HC Energía”, la de Esquelas de Asturias, la del Grupo ISASTUR, la de Ternera Asturiana o la del Centro Comercial Los Fresnos… O, desde hace muchos años, la de Cafento y la de Cafés El Globo.

Éste último caso resulta especialmente revelador para el asunto que nos ocupa. Y nos gustaría detenernos en él un momento.

Cafento y El Globo son dos empresas familiares con orígenes muy similares y, además, geográficamente cercanos, en dos municipios limítrofes del Principado de Asturias. Pero es que, además, su negocio principal es el mismo: el tueste, envasado y distribución de café para hostelería.

Su principal diferencia es el tamaño: Cafento es hoy el mayor tostador de España, con presencia en prácticamente todas las comunidades autónomas. El Globo, en cambio, eligió mantener su vocación artesanal para atender a un selecto grupo de clientes en Asturias.

Su principal punto en común: el amor por el buen café.

La primera en llegar a Bittia –cuando aún no teníamos este nombre– fue El Globo, allá por 1991 ó 1992. Un par de años más tarde, Cafés El Gallego, el germen de la actual Cafento.

Durante un tiempo trabajamos ocasionalmente para ambos, hasta que, al aumentar el volumen, la frecuencia y la trascendencia de los encargos, consideramos necesario cuestionarnos de forma abierta y honesta la conveniencia de compartir agencia entre dos marcas que, con sus diferencias, competían en el mismo mercado. Sin embargo, resultaba evidente para todas las partes que en Bittia hacíamos siempre, en cada caso, el mejor trabajo del que éramos capaces. Y, desde luego, que respetábamos escrupulosamente la debida confidencialidad. Las posibles dudas desaparecieron, entonces, tan rápidamente como surgieron. Hoy, seguimos trabajando para ambos. Y seguimos estando igual de orgullosos por ello.

El negocio del café es un mundo muy competitivo, nadie lo duda. Pero ¿y el de la política? ¿Sería posible semejante fair play entre una agencia y un partido político, llegado el caso?

Bien, hace apenas unos meses –en la última campaña de las Elecciones Generales (noviembre de 2011)– fuimos, como en otras ocasiones durante los últimos años, “la agencia de Izquierda Unida en Asturias”. Del mismo modo que, en 2007, fuimos “la agencia del PP en Gijón” o, antes, a mediados de los ’90, el estudio de diseño gráfico para algunos materiales de la candidatura de Vicente Álvarez Areces (PSOE) en esta misma ciudad.

Todos los trabajadores de Bittia tenemos más de 18 años. Por lo tanto, todos tenemos derecho a votar en las elecciones y la mayoría, seguramente, lo hacemos… Y, también seguramente, por partidos distintos.

Sin embargo, no puedo recordar más que el mismo entusiasmo, la misma dedicación y la misma entrega de cada uno de nosotros en cada una de estas campañas (Obrar de otro modo sería reprobable).

Cuando esa forma de hacer las cosas consigue, además, público reconocimiento el premio es doble. Como nos ocurrió hace unos días con este spot publicitario creado y producido en Bittia para Izquierda Unida, que obtuvo el Premio Creasturias al Mejor Spot de 2011. Con el orgullo añadido de que era la primera vez que una pieza de contenido político llegaba a lo más alto en cuatro ediciones de estos galardones.

Aquí puedes ver un vídeo-resumen de la campaña integral que Bittia realizó para este cliente con ocasión de la convocatoria electoral del 20-N Campaña de Publicidad Izquierda Unida ASturias 2011 

En Bittia, no te quepa ninguna duda, somos “buenos mercenarios” al Servicio de Su Majestad El Cliente. De ti, seas quien seas.

Y estamos MUY orgullosos de ello.

Los 10 NO-Mandamientos de la Creatividad

Que te digan lo que NO tienes que hacer puede convertirse en un poderoso estímulo para hacer las cosas. A veces incluso para hacerlas bien.

Ya nos lo dijo IKEA en el primer anuncio de su celebrada campaña “La República Independiente de Mi Casa”: “Esto no se toca, en el salón no se juega…”.

A ti te lo han dicho muchas veces cuando era niño-a: “Ni se te ocurra meter la mano OTRA VEZ en el tarro de las galletas”.

Y luego, cuando te enamoraste: “Nunca nos ocultemos NADA: contémonoslo TODO”.

Pero, claro, luego resulta que todo lo que te gusta es ilegal, es inmoral o engorda.

En fin, seguro que ya lo has pillado. Al grano:

Hace unas semanas, la Universidad de Oviedo, a través de su Departamento de Empleabilidad, invitó a Bittia a impartir una conferencia para alumnos de los últimos cursos de distintas carreras (próximos licenciados en ciencias jurídico-sociales, ingeniería, humanidades y ciencias), en el marco de un seminario sobre creatividad titulado “Del espacio en blanco al producto”.

Se trataba de dar, desde nuestra experiencia en el ámbito de la creatividad gráfica y publicitaria, algunas pistas sobre cómo se supone que funciona –y cómo NO funciona– el proceso creativo.

Así que, desdeñando el riesgo que supone decirle a un puñado de jóvenes inteligentes y valientes dispuestos para cambiar el mundo lo que, en nuestra opinión, NO deberían hacer si quieren ser creativos y que esa temeridad pudiese empujarlos hacia el mal, en Bittia preparamos una –esperamos– entretenida y edificante disertación, que ahora te presentamos, en exclusiva primicia, aquí:

http://www.slideshare.net/GrupoBITTIA/los-10-mandamientos-del-creativo

Naturalmente, falta la parte del orador, cuajada de anécdotas, ejemplos muy bien traídos y chistes copiados de Twitter. Eso tendrás que imaginártelo.

(Ningún estudiante resultó herido ni fue maltratado durante el desarrollo de esta conferencia)