Archivos Mensuales: abril 2011

BITTIA en el III Encuentro Internacional de Planificadores Estratégicos

Hoy comienza el III Encuentro Internacional de Planificadores Estratégicos en la Universidad Europea de Madrid. La UEM junto con la APG España (delegación española de la Asociación que aglutina internacionalmente a los planificadores estratégicos) organizan este encuentro de profesionales que trabajan en el ámbito de la planificación estratégica.

Algunos de los más reputados profesionales se reúnen durante los días 14 y 15 de abril para analizar el rol de la planificación estratégica dentro de los nuevos modelos de agencia de publicidad y valorar el uso de las nuevas tecnologías en los escenarios en los que se desarrolla actualmente el trabajo de la agencia. 

Este es el tercer año que se celebra este encuentro. El primero tuvo lugar en 2001, cuando el planificador estratégico o planner apenas era algo más que una figura virtual en España. El segundo encuentro se celebró en 2006. El tercer encuentro, que se celebra ahora, incorpora la importante novedad del Workshop, en el que los planners más destacados de la actualidad trabajarán con los participantes sobre casos prácticos.

Hasta allí se han desplazado Marco Fernández, planificador de medios de Bittia, y nuestra Directora Comercial, Carmen Alonso Cuervo.

¡Esperamos que nos traigan muchas novedades!

Anuncios

¿Los políticos tienen miedo al Social Media?

Publicado el 11 de abril en “Castilla y León económica”. Por Alfredo Vela.

La única respuesta posible es sí, y no me vengáis con el rollo de que generalizar es malo, que cierto es, pero no aplica. La afirmación “Los políticos tienen miedo al Social Media” es irrebatible, pero el problema no radica en el miedo que puedan tener, sino en cómo afrontan ese miedo. Es como lo de hablar en público, siempre nos causa temor, que se va superando con el tiempo, aunque seguro que conocéis a muchas personas que no lo han superado.

Si sois asiduos a Twitter, últimamente habréis visto hashtags como #nolesvotes, #eurodiputadoscarasduras, #leysinde, que seguro que a la clase política no han gustado, eso en el mejor de los casos, es decir, los políticos que tienen presencia real en los medios sociales (real de verdad, yo conozco a varios que las usan de manera adecuada, incluso no comulgando con sus ideas), porque me temo que el peor de los casos es aquellos que “pasan” de las redes sociales, o ni tan siquiera las conocen, que por desgracia es un número muy elevado, lo que dice poco de ellos.

A continuación voy a intentar resumir en 10 puntos, por qué creo que tienen miedo, qué deben de hacer para superarlo y el peligro que corren algunos al despreciar las redes sociales y no monitorizar que sucede en ellas:

1. El primer miedo es a decir lo que piensan en la red, ya que la disciplina mal entendida de los partidos coarta la libertad de expresión de sus miembros (sobre todo de puertas para fuera), y claro si a alguien se le va un tweet, en contra de la directriz del partido, se le puede caer el pelo. Así nunca conoceremos a las personas que hay detrás de los políticos, lo que es malo para ellos y para el resto de los ciudadanos.

2. El segundo miedo, meter la pata. La viralidad de la red hace que una metedura de pata corra como la pólvora, pero han de pensar que esa misma viralidad sirve para arreglar esa metedura de pata. Por cierto, la pata la metemos todos.

3. El tercer miedo, leer las críticas ácidas, corrosivas y a veces maleducadas. Entonces habéis elegido mal la profesión, ya que las críticas van a existir siempre, habrá que estudiar las que sean interesantes, pasar de las críticas estúpidas, pero siempre monitorizar lo que sucede, para poder actuar a tiempo.

4. El cuarto miedo, todo lo que se escribe en la red permanece a lo largo del tiempo. Vamos, que te da miedo cambiar de opinión con el tiempo, no cumplir una promesa electoral, decir digo donde dije Diego, qué mala pinta tiene eso, ¿no?

5. El quinto miedo, a decir NO, complicada cuestión, pero si un dirigente político solo sabe decir SÍ, tenemos un problema, hay que decir no cuando la ocasión lo merece, el decir siempre sí puede resultar más fácil, pero a medio y largo plazo es una catástrofe.

6. El sexto miedo, a la pérdida de intimidad, en las redes sociales se pierde la intimidad que quieres, igual que en la vida pública off line.

7. El séptimo miedo, a gustar más a la gente que mis superiores, a destacar. Si tienes ese miedo cambia de trabajo y consigue que tus superiores si se molestan porque le gustas más a la gente también lo hagan.

8. El octavo miedo, a descubrir que mis ideas y pensamientos están equivocados. Siempre se ha dicho que del error se aprende más que del éxito, el problema no es descubrir que estabas equivocado, el peligro es que no hagas nada al respecto.

9. El noveno miedo, a tener que dar la cara, no solo en épocas de elecciones sino siempre. Dar la cara es uno de los trabajos de un político, forma parte de su trabajo, incluso en momentos delicados como el caso de #eurodiputadoscarasduras, donde Twitter en unos minutos ha hecho cambiar de opinión sobre el “asuntillo” de los vuelos en turista o primera clase.

10. El décimo miedo, a tener que contestar sin un guión o sin un asesor que nos prepare el discurso, en Twitter con sus 140 caracteres y su velocidad, o dices lo que piensas rápido o se te ve el plumero.

El Social Media ha calado en la sociedad, y es un barómetro social imprescindible, medible y en tiempo real, despreciarlo o no utilizarlo es un riesgo que no se debe correr.

Por último con respecto a #nolesvotes, una reflexión: nuestro sistema actual consiste en votar a alguien que nos represente, no votar no es la mejor solución, primero habría que pensar qué otro sistema sería mejor e intentar implantarlo.

Un grupo asturiano en el espacio

Ya quedan pocos días para que la nueva canción que acompañará a los astronautas del Endeavour sea elegida. De entre las más de 1350 canciones participantes de todo el mundo, sólo 10 han sido pre-seleccionadas para someterse al veredicto del público. Todas las canciones escogidas pertenecen a grupos estadounidenses…¿todas? Sí, todas menos una.

Entre este selecto grupo ha conseguido colarse Sunrise Number 1, cuyos creadores, Stormy Mondays, son nada más y nada menos que de Oviedo, Spain. 

Las dos canciones más votadas, que serán anunciadas durante la misión, despertarán a los astronautas día tras día en el espacio.

Desde aquí, os animamos a votar su canción (sólo tenéis que hacer click aquí, buscar la canción bajo el título Sunrise Number 1, y votar tantas veces como queráis). Les vendrá bien una ayuda para mantener esa primera posición en la que ahora se encuentran.

Subid el volumen…¡os animará esta mañana de lunes!

httpv://www.youtube.com/watch?v=SeLWcCM5E4Y&feature=player_embedded#at=101

Más información en su blog . Aquí también podéis encontrar la letra y su traducción.

MAQUILLAJE DE IDEAS

J. PONCELA.

Parece evidente y aceptado, al menos en teoría, que la política sin ética es un paripé y un engaño al sistema democrático. Parece también que la publicidad sin ética cada vez tiene menos cabida en el mercado. La publicidad engañosa es, además de fraude perseguido por la ley, una puñalada trapera entre las costillas de una actividad fundamental en nuestra sociedad. La publicidad sin ética daña a la profesión y al cliente, además de poner en tela de juicio el valor del mercado  y de los fabricantes honrados. La política sin ética daña a los políticos, a todos: a los buenos y los mediocres, espanta a los electores y genera recelos generalizados contra la propia democracia. Aceptado todo lo anterior ¿qué grado de responsabilidad tienen los publicistas, los comunicadores en general, sobre la difusión de propuestas electorales de más que dudoso cumplimiento? Las campañas electorales son una orgía de lemas, frases y letra menuda que transportan mensajes de políticos de dudoso curso legal. ¿Se puede prometer pleno empleo? (yo se lo he escuchado a un candidato). ¿Se puede garantizar para un próximo mandato la solución de problemas que no se han solucionado en el actual? ¿Puede un partido de la oposición asegurar que si gana tomará ciertas medidas que no respaldó cuando las propuso el actual gobierno? ¿Se puede dar cabida a cualquier mensaje y a cualquier precio? ¿Se puede aceptar ser el maquillaje de cualquier promesa?

Josep Plá escribió que “la mediocridad es indestructible” y yo añadiría que es, además, puede ser contagiosa. La mediocridad que se ha instalado en ciertas capas de la “clase” política. La publicidad es comunicación y la comunicación, sea por la vía que sea, debe respetar unas normas mínimas. El “todo  vale” que parece imperar en las campañas políticas, en algunas al menos, no debería trasladarse a los comunicadores que trabajan en el ámbito de la publicidad. Las posibles mentiras del mensaje político no pueden esconderse tras los brillos de la creatividad.

Los comunicadores no son la conciencia de los partidos políticos, es cierto, pero tampoco pueden ser los alcahuetes de mensajes abiertamente falsos o de dudosa procedencia, ni embellecedores de programas imposibles o abiertamente falsos. Si no somos la conciencia de ellos, tengamos al menos conciencia propia. El foto-shop puede usarse para quitar alguna pata de gallo, pero no como maquillaje de la ausencia de ideas.

Gmail Motion

Hoy nos despertamos con una curiosa noticia. Según fuentes de Google, dentro de muy poco podremos enviar e-mails a través de Gmail utilizando el lenguaje corporal. El producto, bautizado como Gmail Motion, pretende seguir el camino que han marcado en los últimos tiempos los mecanismos táctiles. Para ello, además del ordenador y la conexión a Internet, sólo necesitaremos una cámara Web y aprender algunos gestos básicos.

YouTube ha sido la plataforma escogida para presentar este revolucionario sistema. Un vídeo tutorial que nos enseñará los movimientos esenciales, desde cómo enviar un e-mail hasta cómo añadir los destinatarios.

httpv://www.youtube.com/watch?v=Bu927_ul_X0

Aunque no dudamos que esto pueda convertirse algún día en realidad, hoy, 1 de abril, es el April Fools Day en muchos países de habla no hispana, ¡atento a las inocentadas!