ELOGIO DE LA DIFERENCIA

Fotografía de René Maltete

 

En el 33 un escritor nipón especulaba: ¿qué habría ocurrido si la cultura japonesa hubiera podido desarrollarse plenamente, sin injerencias de la cultura occidental? ¿Cómo sería una fotografía, una cinematografía o una arquitectura totalmente orientales?

El escritor se llamaba Junichiro Tanizaki y el libro (más bien un panfleto que no llega a las cien páginas), “El elogio de la sombra” (Siruela, 1ª edición: octubre de 1994). En él se contraponen la sombra, como aliada oriental de la belleza, y el gusto occidental por la luz plena y radiante.

Como imagino que todos correréis a vuestra librería más cercana para haceros con un ejemplar, no me entretendré mucho en destriparlo. Tanizaki plantea: “si Oriente y Occidente hubieran elaborado cada uno por su lado, e independientemente, civilizaciones científicas bien diferenciadas ¿cuáles serían las formas de nuestra sociedad y hasta qué punto serían diferentes de las que son?”.

El brillo superficial frente a la pátina del tiempo (en una cubertería, sin ir más lejos, o en el instrumental de un dentista). La luz suave y sugerente frente a la iluminación directa y reveladora. La asepsia frente a la suciedad entendida como “ingrediente de lo bello”. Lo gastado, lo sombrío, aquello que no se muestra en plenitud; todo lo contrario de nuestro canon, basado en la evidencia y la inmediatez.

De una concepción distinta de la belleza podría haber nacido una realidad distinta: otras técnicas, otros materiales. Una fotografía adaptada “a nuestro color de piel, a nuestro aspecto, a nuestro clima y a nuestras costumbres”. Una fonografía adaptada “a las cualidades de nuestra voz y de nuestra música”. La escritura, el diseño de los edificios,  la decoración… Si Tanizaki hubiera escrito su elogio en nuestros días seguramente se habría referido también a las estrategias publicitarias, a la informática, a la comunicación de masas…

Una especulación intelectual que cuestiona el imperio de la globalidad (en todas las facetas de la vida) y plantea la diferencia cultural como factor distintivo y enriquecedor. Un libro que era oportuno cuando se escribió. Ahora también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s