Tribunas y tribunales. La reflexión.

  Los tribunales han dado la razón a esta empresa y a uno de sus consejeros, Luis Arias de Velasco, antiguo propietario de Bitácora y presidente de la Cámara de Comercio. Ni el señor Arias ha obrado mal, ni esta empresa fue beneficiada de forma irregular.  Ello nos alegra y, de paso, suscita en nosotros algunas reflexiones.

 Los tribunales no siempre han dado la razón a ISERTIA o a BITTIA, pero aquí siempre se han respetado las decisiones de jueces y fiscales sin tratar de malversar, retorcer o manipular los fallos y veredictos. En otras palabras, BITTIA, ahora, e ISERTIA antes, no han caído nunca en la tentación de hacer los tribunales tribunas de opinión, o, al revés, convertir las tribunas de opinión en tribunales para la realización de juicios paralelos. Este respeto por la Justicia nos ha costado dinero, prestigio y tener que aguantar empujones injustificados y agresivos, manipulaciones informativas con diversa denominación de origen y la inefable costumbre española de esconder la envidia tras la careta de la virtud ofendida.

Mientras BITTIA (IserTIA+BITacora) se convertía en la mayor agencia de Asturias, luchaba contra la crisis (como las demás), buscaba mercados, ganaba premios nacionales e internacionales y, en fin, se centraba en trabajar con seriedad y calidad, un puñado de esforzados “colegas” dedicaba buena parte de sus esfuerzos a organizar tribunales de pega con aspecto de tribunas de opinión y, viceversa, tribunas de opinión con las que se trataba de dar a entender que la presunción de inocencia no importa nada. En esta lamentable batalla de envidias, zancadillas y maledicencias todos hemos perdido algo, sobre todo hemos perdido el tiempo porque ni BITTIA (ISERTIA entonces) ni el señor Arias eran culpables de nada, excepto de haber ejercido y dejado ejercer el derecho de la libre competencia y romper lo que algunos creían que era un monopolio: la gestión de la publicidad en la Cámara de Comercio de Gijón. Llama la atención, como se explica en el auto de archivo de la denuncia, que el denunciante fue el anterior beneficiario de la gestión de dicho servicio percibiendo por ello unos 11.000 euros al año.

 No conviene confundir publicidad con propaganda, ni información con opinión, ni tribunas con tribunales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s