BELÉN ESTEBAN ¿ACADÉMICA?

El periodista y académico colombiano Daniel Samper
El periodista y académico colombiano Daniel Samper
EFE – La Rioja – 02-06-2010
El periodista y académico colombiano Daniel Samper ha aludido hoy al uso del lenguaje en los medios de comunicación y señalado que si en ellos ‘Belén Esteban ha asumido el papel de Azorín, hemos perdido algo’.

Samper ha moderado hoy la primera mesa redonda del seminario internacional de lengua y periodismo ‘Los periodistas, maestros del español’, en la que han participado profesionales de la comunicación de España, Argentina y Chile.

Ha aludido a los medios digitales ‘que cambian la responsabilidad del periodista en el uso del lenguaje’, lo mismo que ‘la presencia en televisión de personajes anónimos y que los periodistas deleguen su magisterio en sus propios invitados’.

Por ello ‘el español que oímos ahora es el de una vecina o un preso’, dos de las personas anónimas que pueden aparecer en los medios ‘y también el de los publicistas, que son los mayores enemigos de la lengua’.

Por todos estos problemas y por ‘el periodismo convergente’ -que una persona realice el trabajo en varios soportes- los profesionales de la comunicación ‘estamos a punto de decir que esta responsabilidad nos la cargamos nosotros’.

El periodista Isaías Lafuente, de la Cadena Ser, ha repasado los ‘pecados capitales’ de los periodistas en el uso del lenguaje, entre los que ‘el principal es la ignorancia’.

Entre esos pecados ha citado la ‘falta de controles de calidad’ el ‘repetir errores de aquellos a los que admiramos’ y ‘devorar signos de puntuación o artículos’ (decir Moncloa en vez de La Moncloa). ‘Si nosotros dejamos de utilizar esas cosas, quienes se miran en nosotros también las dejarán de usar’.

Además, ha aludido a la ‘avaricia’ periodística de ‘acumular palabras para pensar que somos más cultos’ con expresiones como ‘planes de futuro, y los planes no pueden ser de pasado, o decir que alguien es favorito a priori’
También la ‘lujuria’ de ‘coquetear con términos importados desplazando palabras que tenemos’ y la ‘soberbia’ de pensar que ‘somos maestros de la palabra’.

Otro periodista y ex profesor universitario José Javier Muñoz ha defendido que ‘a los periodistas en ejercicio no hay que cargarles el muerto del mal uso del lenguaje’ porque ‘hoy la comunicación es un negocio y el periodismo también, un método de grandes empresas para obtener dinero’.

En ese contexto ‘se mezcla opinión e información’ y ‘es imposible distinguir qué opina el periodista, el político o el dueño de una cadena de televisión’.

Y a esos empresarios ‘no es que les interese desinformar, pero no les importa’ y ‘es más fácil manipular si no hay elementos de juicio’.

Además, del lenguaje ‘también la culpa es de la pésima educación’ porque hoy, los nuevos periodistas ‘saben más códigos tecnológicos, pero tienen menos medios para descifrar códigos de información’.

El periodista chileno Sergio Campos, de Radio Cooperativa, se ha referido al nivel de las facultades de periodismo, que en su país es superior en las públicas que en las privadas, paralelo al nivel de exigencia para ingresar en ellas.

Los periodistas ‘forman parte de la educación informal, no competimos con las universidades’, ha dicho Campos.

‘Nuestro medios -ha señalado- ofrecen una complementariedad en esa educación, permiten que salgan en antena o que se lean por internet a personas anónimas con sus propias maneras de hablar’.

Y así ‘los periodistas somos maestros del lenguaje y alumnos a la vez’, ha concluido.

Anuncios

2 pensamientos en “BELÉN ESTEBAN ¿ACADÉMICA?

  1. Marco

    Personalizamos -customizamos, se dice hoy en día- el teléfono móvil -vamos, el móvil-, nuestro aspecto -bueno, el look-, nuestro cuerpo… Sí, señoras y señores, servidor se encontró en su día un letrero en uno de esos establecimientos donde uno va a hacerse tatuajes con el siguiente mensajes: “Personaliza tu cuerpo”. Es que es verdad que estos cuerpos de serie con los que venimos al mundo son muy aburridos e impersonales. Y en este contexto de personalización absoluta, de reducción de todo lo que me rodea a parámetros simples, cercanos, a mi gusto, a mi medida, a mi alcance… ¿acaso el lenguaje debería librarse de la quema?
    Podremos lamentarnos, pero lo que ocurre es totalmente sintomático del tiempo que nos toca vivir. Un síntoma del hiperdemocratismo posmoderno. Ya no hay dioses, ya no hay maestros, ya no hay referentes. Ningún discurso prevalece porque no hay autoridad. Nuestro tiempo es el tiempo del ocaso de los modelos.
    Recibimos infinidad de mensajes, pero todos los recibimos al mismo nivel. Y ese es el problema, que nos da lo mismo Belén Esteban que Víctor García de la Concha, director de la Real Academia de la Lengua.
    Ocurre que en nuestro tiempo se produce una desinversión en el esfuerzo y el mérito necesario para crecer y aspirar a nuevos horizontes. Es más fácil utilizar escalas a nuestra medida para medirnos con el mundo. Y apreciamos esa reducción de las escalas como una disminución del valor.
    ¿Hablamos mal? ¿O hablamos como se habla en nuestro tiempo? ¿Estás dispuesto a quitar la foto de esa persona tan especial de la pantalla de tu teléfono móvil?
    Como decía una de las personas que más me influyó: “La vida, muchacho… la vida”.

    Responder
  2. Pseudolus

    Lo que vale para el periodismo podría aplicarse a casi cualquier gremio (al nuestro, sin ir más lejos). Sólo que en los medios se nota más.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s